El baloncesto se toma Quibdó, con la Liga Suramericana

Cimarrones de Chocó enfrentará entre martes y viernes a Hebraica Macabi de Uruguay, San Martín de Argentina y a Flamengo de Brasil.

El actual campeón de la liga colombiana, Cimarrones de Chocó. / Cortesía

El coliseo de Quibdó, la capital del departamento del Chocó, se llama Wladimiro Garcés Machado, pero todos lo llaman La Caldera. Y es, desde siempre, el templo del baloncesto de esa región.

Fue allí en donde crecieron varios de los mejores jugadores del país, quienes lamentablemente emigraron a ciudades grandes para buscar un mejor futuro en el deporte de la pelota naranja.

Durante décadas, Chocó fue la despensa que aprovecharon los clubes semiprofesionales en Colombia. Hasta que hace cuatro años apareció el quinteto de Cimarrones y, de la mano de Édgar Moreno, comenzó a reunir a las figuras que se habían marchado.

Como era de esperarse, pronto llegaron los éxitos. Apenas en su segunda temporada lograron el título de la Liga Directv, en una vibrante final contra Guerreros de Bogotá. Y hace apenas un par de meses conquistaron su segundo título, ahora de la Liga Profesional de Baloncesto, al superar en la serie definitiva a Fastbreak de Cali.

Gracias a eso, se ganaron el derecho de representar a Colombia en la Liga Sudamericana, cuyo cuadrangular A se disputará precisamente en Quibdó.

Cimarrones enfrentará este martes a Hebraica Macabí de Uruguay, el miércoles a San Martín de Argentina y el jueves a Flamengo de Brasil. Las dobles jornadas comenzarán a las 5:45 p.m. y tendrán como juego de fondo el del combinado local. Las boletas cuestan $30.000 y el abono para los seis juegos sale por $75.000.

Los dos primeros avanzarán a uno de los dos cuadrangulares semifinales, en los que estarán los clasificados de los grupos B, C y D, que se disputarán Montevideo (Uruguay), Salvador de Bahía (Brasil) y Potosí (Bolivia).

“Para nosotros es un orgullo representar al país. Chocó es Colombia y vamos a dar lo mejor para avanzar a la siguiente fase, pero además para organizar bien el torneo y dejar en alto la imagen del país. Es un torneo complicado, con los campeones de cada liga, pero tenemos con qué dar la pelea, para eso nos preparamos”, explicó el experimentado Édgar Moreno, jugador, entrenador, dirigente y, sobre todo, buscador de patrocinios. “No ha sido fácil conseguir recursos. Nunca lo es. Nos ayudan nuestro público, pagando su boleta y Supergiros, empresa que siempre nos ha colaborado. Los jugadores locales llevamos 15 días de trabajos y los refuerzos extranjeros llegaron este fin de semana. Tenemos la base que ganó la liga local y eso nos ayudará a compenetrarnos mejor y más rápidamente”, agregó.

Cimarrones estará dirigido por Plinio Rosero, en compañía de Abimael Palacios, otro hombre de la tierra, quien justamente era el entrenador de Fastbreak en la final de hace dos meses.

Los jugadores foráneos del quinteto chocoano serán el venezolano José Gregorio Rodríguez y el estadounidense Amir Carraway, una de las figuras de la pasada Liga Profesional.

Los quintetos de Flamengo y Macabí llegaron el lunes en la mañana a Quibdó, mientras que el San Martín de Argentina tenía planeado hacerlo en la tarde.