El Mundial de España, una cita con notables ausencias

Jugadores de la talla de Kevin Durant, Blake Griffin, Tony Parker , ´Manu´ Ginóbili y Carlos Delfino no estarán en el máximo torneo organizado por la FIBA.

AFP

Son todos los que están, pero no están todos los que son. La Copa del Mundo, la mayor competición que organiza la FIBA, arranca el próximo sábado sin algunas de las principales estrellas de este deporte. De hecho, de las primeras potencias del baloncesto mundial, solo España, el equipo anfitrión y uno de los claros aspirantes al título, acude a la cita con todos sus efectivos, algo muy difícil de lograr cuando la NBA está de por medio.

El caso más significativo es, lógicamente, el de Estados Unidos, vigente campeón olímpico y mundial, que en esta ocasión no podrá contar con algunos de los jugadores que han formado parte de sus éxitos recientes, como Kevin Durant, Blake Griffin, Kevin Love o Russel Westbrook. Tampoco estará Kawhi Leonard, MVP de la última final de la NBA y ganador del último anillo con San Antonio Spurs, que ha renunciado a participar en el torneo.

Caso diferente al de los cinco anteriores jugadores es el de Paul George, ya que el alero de Indiana Pacers sí acudió al llamado de su país, pero sufrió una grave lesión de tibia en un partido de preparación que lo alejará, como mínimo, un año de las canchas.

Para suplir la ausencia de grandes estrellas como LeBron James, Kobe Bryant, o Dwyane Wade, quienes hace tiempo no actúan con la selección de Estados Unidos, los norteamericanos tienen en los exteriores James Harden, Derrick Rose y Stephen Curry a sus mejores hombres para luchar por el título mundial.

Ausencias y mala suerte, protagonistas en las selecciones de Argentina y Francia.

Argentina, otra de las aspirantes a medalla, tampoco podrá contar con tres jugadores claves. Los Spurs han vetado la participación del escolta Manu Ginobili quien, a sus 37 años, aspiraba a disputar el último gran torneo de su carrera.  Julio Lamas, entrenador del equipo ‘gaucho’, tampoco podrá contar con el alero Carlos Delfino y el pívot Juan Gutiérrez, quienes no se han recuperado a tiempo de sus respectivas lesiones. Dirigirá, por lo tanto, una albiceleste con ilustres ausencias.

El caso de Tony Parker es diferente al de Ginobili, pues mientras el argentino mantenía su deseo de participar en el Mundial de España, el francés tenía claro que prefería descansar este verano. Los Spurs no han tenido que hacer valer, en el caso de Parker, la cláusula que permite impedir a sus jugadores con contrato vigente disputar cualquier otra competición distinta a la NBA.

La selección francesa tampoco contará con el pívot Joakim Noah, de los Chicago Bulls, pues el jugador ha renunciado voluntariamente a España 2014. Para colmo de males, el escolta Nando de Colo se ha lesionado durante la preparación, dejando a la selección francesa aún más mermada.

Otro de los jugadores que se perderá el evento contra su voluntad  es el pívot del Barcelona Erazem Lorbek. Las inestables rodillas del esloveno le han vuelto a jugar una mala pasada y esta vez la lesión podría hacer peligrar incluso su carrera. Cabe recordar que ya se perdió el pasado Eurobasket por someterse a múltiples artroscopias.

Por los lados de Serbia, a su técnico, Sasha Djordevic, también se le acumulan varios problemas. Primero renunció Novica Velickovic, luego se confirmó la lesión de Vasilje Micic y ahora tiene que solventar la baja de última hora del jugador de Golden State Warriors Nemanja Nedovic, lesionado en un pie durante la fase de preparación.

Ni si quiera selecciones emergentes como Australia o República Dominicana se libran de las ausencias, y tampoco podrán contar con sus jugadores franquicia: el base de los Supurs Patrick Mills y el ala-pívot de Atlanta Hawks Al Horford, respectivamente.