LeBron James vivió una jornada agridulce en Atlanta: Los Lakers volvieron a perder

El alero estrella del quinteto de Los Ángeles logró un triple doble, pero no pudo evitar la caída de su equipo frente a los Hawks.

Los Lakers son décimos en la Conferencia Oeste de la NBAAFP

LeBron James le tocó vivir otra jornada agridulce después de ver como a pesar de conseguir un nuevo triple-doble tampoco podía evitar la derrota. Pero esta vez aderezada con el rechazo por parte de los seguidores de los Hawks de Atlanta, el equipo que esta noche venció por 117-113 en duelo de perdedores.

Desde las gradas del State Farm Arena, que no se llenó para ver a James, con una asistencia oficial de 16.824 espectadores se pudo escuchar el cántico de "Kobe's better" (Kobe es mejor), en referencia a la exestrella de los Lakers, ya retirado.

Nada de eso le inmutó a James en su juego y al final del partido tenía en su haber un triple-doble de 28 puntos, 16 asistencias y 11 rebotes, pero no podía evitar la derrota ante unos Hawks que disfrutaron del crecimiento como líder que comienza a mostrar el base Trae Young, que compitió de tú a tú con el cuatro veces ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga.

James lograba su quinto triple-doble en lo que va de temporada, el segundo en los tres últimos partidos pero los Lakers, se colocaron con marca perdedora de 28-29, a dos juegos y medio por detrás de los Kings de Sacramento en la lucha por el octavo puesto de la Conferencia Oeste, el último que da derecho a estar en los playoffs.

Cuando si se mostró "frustrado" y poco expresivo fue al llegar al vestuario tras haber disputado 43 minutos, empatando así el mayor tiempo que había estado esta temporada en un partido, y al ver que cosecharon otra derrota más. "Está claro que podemos jugar o no los playoffs", comentó James con tono serio. "Pero no ha que preocuparse por ello".

Tras haber superado las primeras preguntas de rigor en cuanto a la manera como el equipo jugó durante el partido, James cambió el discurso del lenguaje meramente técnico para decir lo que realmente deseaba y que no era otra cosa que una "denuncia" diplomática y suavizada sobre el comportamiento de algunos de sus jóvenes compañeros de equipo. "Algunos muchachos (compañeros) no han jugado antes en la competición de playoff", comentó James. "No puedes enseñarles esa realidad y experiencia".

James se refería a la falta de intensidad que en determinados momentos del partido tuvieron algunos de los jóvenes valores que hay dentro de la plantilla de los Lakers. "Eso es muy importante para entender lo transcendental que es cada partido en la competición y más, cuando estás ya en la segunda mitad de la temporada", subrayó James. "Lo anterior significa que no importa contra el rival que te enfrentas, sino que debes competir al máximo desde el primer minuto".

No lo hicieron los Lakers, como les sucedió ante los Sixers de Filadelfia, quienes el sábado los humillaron por 143-120, y el equipo angelino volvió a sufrir una derrota, que a diferencia de la anterior, no se la esperaban, y que les alejan aun más del objetivo de los playoffs.

 

últimas noticias

Los Warriors clasificaron a la final de la NBA