Baltazar Medina: "Podemos soñar con el oro olímpico"

El directivo da un parte de victoria tras las 22 doradas de Colombia en los Panamericanos de Guadalajara, una cifra con la que el país superó su registro histórico en las justas continentales.

Se salió con la suya. Su pronóstico (acertado, realista, premonitorio) se cumplió cabalmente. Sin embargo, Baltazar Medina es cauto. Antes que a la euforia desmedida, el presidente del Comité Olímpico Colombiano (COC) prefiere acogerse a una prudente calma.

“Es una satisfacción y un gran orgullo para el país”, afirma el dirigente. “Pero a la vez sentimos la responsabilidad de saber que eso implica unas metas más ambiciosas a futuro”.

Tras estos 22 oros históricos, ¿qué balance hace?

Es un logro que quiero compartir con todos los que tienen que ver con él: el Gobierno, Coldeportes, los entes territoriales, las federaciones y, desde luego, los actores principales, que son los deportistas. Es un premio a la constancia y a la forma planificada como Colombia ha venido proyectando su desarrollo deportivo.

¿En qué consiste esa planificación?

Desde hace diez o doce años, el COC y Coldeportes se comprometieron a la planeación del deporte de altos logros, basada en concentrar buena parte de los esfuerzos en las llamadas disciplinas estratégicas, que son justamente las que hoy nos están dando todos estos resultados. Y, si bien es cierto que se lograron algunas medallas que no estaban previstas, para mí ninguno de los resultados es sorprendente.

¿Cómo se planifica? ¿Hay acompañamiento a los nuevos talentos?

Con el esfuerzo de todos. En esto hay un trabajo que se viene realizando desde la dirección deportiva del COC, conjuntamente con los metodólogos de los entes departamentales, con Coldeportes y, como ustedes lo dicen, los talentos deportivos. Los niños con condiciones que van surgiendo en los intercolegiados y los nacionales son incluidos en un programa de apoyo; en este momento son más de 200 que reciben una subvención del Estado.

A estos deportes atípicos para nuestro país, que lograron medallas en Guadalajara... ¿los ve ganadores a mediano plazo?

Indudablemente. Creo que en esa lista de disciplinas estratégicas venimos observando con mucho detenimiento a la gimnasia, por los progresos que ha tenido. A mí particularmente no me sorprenden para nada esos resultados. Por el contrario, sabía que se tenían que dar en algún momento, y afortunadamente fueron en estos juegos.

¿El respaldo económico de parte del Gobierno ha mejorado?

Desde luego, y, de hecho, quiero reconocer y dar públicamente gracias al Gobierno y a los entes territoriales. Para el deporte colombiano es muy importante que sus gobernantes se interesen en los deportes.

¿Con cuánto presupuesto cuenta el Comité Olímpico?

Es una cifra que hay que consolidar, porque hay ejecuciones presupuestales que están dentro de las autonomías territoriales. Pero es indudable que el Gobierno incrementa esos recursos. Este año, en la preparación para el ciclo olímpico, fueron más de 12 mil millones de pesos, aparte de los que se le han girado a cada federación. Todo eso, sumado, está por el orden de los 20 mil millones de pesos.

Usted fue enfático al afirmar que esta vez no había excusas...

Sí, porque históricamente, cuando los resultados no se nos han dado, la disculpa que encontramos es la falta de recursos. En esta oportunidad, tenía que reconocer que los deportistas tenían lo suficiente para una buena preparación y por eso me anticipé a decir, con el gran riesgo que eso suponía, que en caso de un resultado adverso la excusa no podía ser esa.

¿Qué siente en lo personal?

Una satisfacción y un gran orgullo, pero a la vez sentimos la responsabilidad de saber que eso implica unas metas más ambiciosas, que tenemos que seguir trabajando con humildad y claridad en el sentido de que estos procesos deben mantenerse, porque no podríamos dar cuenta de un resultado diferente, no sólo en los próximos Panamericanos, sino en todos los eventos del ciclo olímpico. En el plan de desarrollo deportivo 2009-2019 tenemos consignado que Colombia se convertirá en esos diez años en una potencia continental.

El atletismo volvió a ganar un oro tras 20 años. ¿Cuál fue la clave?

Hay que reconocer que es el trabajo de la Federación. No solamente por la participación que tiene en eventos internacionales, buscando que sus atletas estén en competencia, sino por la forma como el apoyo del Gobierno se traduce en condiciones favorables.

Lo del tenis fue inesperado...

Reconozco que fue una grata sorpresa para todos, porque es un deporte impredecible, como quiera que uno no sabe cómo pueden venir los países. Colombia nunca había tenido ese compromiso tan claro que tuvo la Federación: enviar un equipo de su mejor élite. Y bueno, gracias a Dios nos sorprendieron con un resultado que no teníamos pronosticado.

¿El tiro fue la decepción en estos Panamericanos?

La verdad, el tiro está en un proceso de recomposición en su trabajo. En lo que tiene que ver con la promoción de nuevas figuras, en esta disciplina hemos estado supeditados a unos muy pocos deportistas, pero creo que tenemos cómo. Hay una Federación que está haciendo un buen trabajo, y creo que muy pronto vamos a tener al tiro en el nivel de siempre.

Todavía falta consolidarnos en los deportes de conjunto...

Mucho. Yo diría que ahí es donde tenemos que hacer un trabajo muy fuerte. Tenemos talentos, pero emigran rápidamente a otros países, a competir en ligas profesionales, y allí tenemos que buscar un plan que nos permita, en el mediano plazo, colocar al país en un nivel alto, al menos en nuestra región.

¿Se puede soñar entonces con un oro en Londres?

Esa es la meta. No me comprometo con resultados en unos Olímpicos, pues estamos hablando de palabras mayores. Pero tengo que decirlo, con toda tranquilidad, los colombianos podemos empezar a soñar con la posibilidad de obtener en Londres un buen número de medallas.

¿En qué deporte?

Si pudiera soñar con un oro, apuntaría al levantamiento de pesas, al ciclismo y, de pronto, al atletismo, porque lo que viene haciendo Catherine Ibargüen da para pensarlo.