A-Rod seguirá con los Yankees gracias al contrato más caro en la historia del béisbol

<p>El jugador Alex Rodríguez firmó un contrato de 10 temporadas con el equipo más ganador en la historia de las Grandes Ligas, por una suma de 275 millones de dólares, pero con la condición de dejar a un lado a su agente, Scott Boras.</p>

El agente libre más poderoso que hay en el béisbol profesional, nada menos que el "intocable" Scott Boras, fue marginado por A-Rod, por petición de los dueños del equipo de la gran manzana.

Rodríguez, de 32 años, reconoció en el programa de televisión de la CBS "60 Minutes", que dejó a un lado a Boras para ser el mismo quien llevase las conversaciones con los directivos de los Yanquis, después que de mutuo acuerdo habían decidido y convertirse en agente libre.

La estrategia y la decisión de Boras de anunciar durante la Serie Mundial que Rodríguez se convertía en agente libre, no acabó de gustar al tercera base titular de los Yanquis.

Aconsejado de varios amigos relacionados con el mundo de los negocios de la Bolsa de Nueva York, se fue directamente a ver al vicepresidente de los Yanquis Hank Steinbrenner, el hijo mayor del dueño del equipo, George Steinbrenner, y de inmediato llegaron a un acuerdo para firmar un nuevo contrato.

La única condición que Hank y su hermano Hal Steinbrenner le pusieron a Rodríguez fue que si quería negociar un nuevo contrato tendría que hacerlo al margen de su agente Boras.

Rodríguez no tuvo ningún problema en aceptar la condición impuesta y el resultado ha sido la firma del nuevo contrato multimillonario, mientras que su relación con Boras ha quedado rota por completo.

El hombre que dirigió sus intereses desde que le faltaban 19 días para cumplir los 19 años, que se ha ganado la fama del agente libre más duro en la historia del béisbol de las Grandes Ligas, vio como su cliente más prestigioso, al final lo dejó no sólo en evidencia, sino que también lo marginó.


Rivera, el mejor pagado en la historia de las Grandes Ligas

Mayor fidelidad ha mostrado el cerrador estelar panameño Mariano Rivera, que a pesar de haber entrado al mercado de los agentes libres cerró un nuevo contrato con los Yanquis, el equipo al que siempre ha pertenecido, a pesar de que los Bombarderos del Bronx no se lo quisieron ofrecer durante la pasada temporada.

Pero Rivera ha visto como los Yanquis, a su honestidad y fidelidad, también le respondieron con un contrato por tres años y 45 millones de dólares, que lo deja como el cerrador mejor pagado en la historia del béisbol de las Grandes Ligas, con más de cuatro millones de dólares de lo que pueden ganar otros taponeros.


Rivera, de 38 años y con los Yanquis desde 1990 cuando firmó como aficionado, se declaró agente libre al final de la temporada y el mes pasado le informó al equipo que aceptaba su oferta.

El lanzador derecho panameño es el tercero en la lista histórica de rescates con 443 y lució su mejor serpentina en la competición de la fase final.

Rivera, que fue fundamental en las cuatro Series Mundiales ganadas por los Yanquis entre 1996-2000, estaba listo de irse con los Dodgers de Los Angeles, donde ahora tienen como nuevo manejador a Joe Torre, quien lo dirigió las 12 temporadas que fue el piloto de los Yanquis.

El cerrador estelar durante la pasada temporada logró marca de 3-4, con 30 salvamentos en 34 oportunidades, más 3.15 de efectividad. Fue la última de un contrato de tres y 31,5 millones de dólares.

La permanencia de Rivera permite a los Yanquis seguir adelante con su plan de poner al novato de la pasada temporada Joba Chamberlain en su rotación de abridores, que impresionó la pasada temporada.

Rivera, también en su línea de apoyar siempre a los compañeros, nada más firmar su nuevo contrato dijo que respaldaba a su compañero Andy Pettitte, cuyo nombre apareció en la lista de los 86 peloteros que fueron incluidos en el "Informe Mitchell" sobre el dopaje en las Grandes Ligas.

Pettitte reconoció haber consumido la hormona de crecimiento humano, aunque sólo lo hizo para recuperarse cuanto antes de una lesión.

"Lo que más le admiro es que salió y dijo lo que había hecho, aunque fuese algo equivocado" , indicó Rivera, mientras que reconoció que le había sorprendido la presencia del nombre de Pettitte y Roger Clemens, junto a otros peloteros en el informe del ex senador demócrata George Mitchell.

"Al margen de los 11 nombres de peloteros de los Yanquis en el informe, su legado está a salvo", subrayó Rivera.


Clemens, la gran sorpresa negativa en el "Informe Mitchell", quiere que toda la opinión pública y fanáticos del béisbol tenga el mismo pensamiento abierto y comprensivo de Rivera con relación al asunto de su posible dopaje.

"Después de 25 años de una carrera y trayectoria pública está claro que para los aficionados no me merezco ni el beneficio de la duda, pero también entiendo que el ‘Informe Mitchell' genera muchas interrogantes, que espero contestar, en el tiempo y la manera apropiada", declaró Clemens a través de su agente Randy Hendricks.

Sin embargo, lo que Clemens, no dijo a través del comunicado de su agente, fue que Mitchell, como al resto de los jugadores incluidos en la lista de los peloteros que consumieron substancias prohibidas, recibieron el ofrecimiento del ex senador demócrata para que pudiesen dar su versión de los hechos.

Clemens, no lo hizo, como el resto de los jugadores incluidos en el informe, menos el toletero de los Yanquis, Jason Giambi, ni tampoco salió de inmediato a defender su nombre.

El "Cohete" prefirió contratar al poderoso abogado de Houston, Rusty Hardin, para que lo defendiese y lo primero que hizo fue "cuestionar" la credibilidad de Brian McNamee, el entrenador personal que Clemens tuvo a su lado desde la década de los noventa, que actualmente para las autoridades es más válida que la suya.

Temas relacionados