"Colombia tiene un futuro promisorio": Édgar Rentería

El mánager general de la selección nacional de béisbol que participa en Panamá por un cupo al Clásico Mundial augura que en los próximos años habrá muchos colombianos jugando en las Mayores.

El histórico Édgar Rentería, hoy a sus 40 años, es el mánager general de la selección de béisbol de Colombia. Gustavo Torrijos - El Espectador

Consistencia y laboriosidad, esos fueron los fundamentos que Édgar Rentería aplicó a lo largo de su trayectoria en las Grandes Ligas. Fueron 16 temporadas de batear y fildear. Años de agotamiento físico y mental, pero en los que siempre logró superarse entregando todo de sí. “El primer consejo que me dieron fue ser siempre muy aplicado. Ese fue el que seguí a lo largo de mi carrera y el que me llevó a ser lo que soy ahora”, dice el barranquillero, quien intenta inculcar eso en los jugadores de la selección de béisbol de Colombia.

“Tienen que disfrutar al máximo, es el juego que los apasiona, así que no deben estresarse”, le recalca a cada uno. Siempre se toma su tiempo para dialogar con la persona a la que tiene al lado. Y el mensaje queda claro. Cuando no aconseja, con El Niño de Barranquilla se habla de todo: experiencias, vivencias y anécdotas. A todo le saca chiste y tiende a hacer analogías beisbolísticas con lo que dice.

En una de las bancas del estadio Rod Carew de Panamá, donde Colombia compite por un cupo al Clásico Mundial, se le ve sonriente. Vuelve a donde es feliz, un campo de béisbol. Mientras los jugadores de la selección entrenan, él no puede quedarse quieto. Siempre está buscando qué hacer. Se mueve insistentemente de lado a lado. Parece un mánager buscando una sustitución para un jugador. Pero lo cierto es que es el calor el que lo tiene inquieto. Rentería no se atreve a salir, debido a que el sol está pegando fuerte. Apenas se asoma para saludar a sus conocidos. Con una sonrisa hace un gesto con la cara y pregunta por la familia y cómo están saliendo las cosas.

Cuando el sofoco baja gracias a la brisa y las nubes empiezan a cubrir el cielo, su gesticulación se vuelve más armoniosa, se ve la cara de aquel jugador que en el quinto juego de la Serie Mundial de 2010 conectó ese batazo de cuadrangular contra Cliff Lee, que a la postre sería la diferencia para que los Gigantes se coronaran campeones. Las sonrisas son más espontáneas e incluso deja el banco para responder algunas preguntas.

Este exbeisbolista, que durante el clasificatorio del Clásico Mundial de Béisbol se ha desempeñado como mánager general de la selección de Colombia, habló con El Espectador sobre su trayectoria, el presente del béisbol nacional y el equipo tricolor en el campeonato que se disputa en Ciudad de Panamá.

¿No le dan ganas de meterse al terreno de juego y batear?

No, la verdad es que no. Ya acepté que estoy retirado, tengo la confianza plena en los jugadores, quienes están haciendo el trabajo que deben hacer.

¿Cómo ha visto esta selección?

Antes de comenzar la eliminatoria para el Clásico se lo dije a los muchachos. Esta es una selección a la que da gusto ver jugar. Me emocioné desde el primer día que los vi en prácticas y vi el talento que cada uno tiene. Me doy cuenta de que este grupo de jugadores es mucho mejor que aquel de la eliminatoria de 2012, porque en ese momento teníamos menos prospectos. En cambio, esta es completa, a pesar de que no están los jugadores de Grandes Ligas.

¿Cuál es el consejo que les ha dado a estos jóvenes?

No he hablado mucho con ellos, la verdad. Ellos saben muy bien cómo son las cosas y cómo manejarse dentro del campo. Solo les recomiendo que se relajen antes de cualquier partido y que disfruten el juego. Esto es béisbol, es lo que hacen, lo que les apasiona, y deben disfrutar cada momento. Eso es lo más importante.

¿Cuál fue el primer consejo que recibió?

Me recalcaron que hay que portarse bien, ser disciplinado, porque la persona que quiera triunfar en este deporte tiene que tener buena disciplina y trabajar mucho, porque eso es lo que lo lleva a uno a superarse. Ese fue el primero que recibí, el que seguí a lo largo de mi carrera y el que me llevó a ser lo que soy ahora.

¿Cómo fue su proceso para llegar a Grandes Ligas?

Me descubrió el scout venezolano Levy Ochoa. Él trabajaba en ese momento con los Marlins, me dijo que tenía potencial para jugar en Grandes Ligas, así que él fue hasta Colombia para que yo firmara con el equipo de Florida.

¿Algunos recuerdos de sus primeros años en los Marlins?

Los mejores. Allí salieron mis mejores amigos en el béisbol, esa fue la organización que me formó como jugador y la que me abrió las puertas para llegar a ser quien soy. Entre otros, recuerdo a Tony Taylor, quien fue la persona que más me enseñó, él fue coordinador del cuadro interior. Tuvo experiencia muy grande en las Mayores (20 años). De él aprendí mucho.

¿Algún momento difícil en su primer año con los Marlins?

Si lo hubo no me acuerdo. El béisbol es un deporte en el que, si brillas hoy, tienes que superarlo rápido y seguir tu camino. No puedes pensar si hiciste algo bueno o malo, solo aceptarlo, aprender y continuar. Lo único que me quedó de ese primer año es que fue muy bueno, tanto así que estuve seleccionado al premio Novato del Año.

Además del hit de oro en 1997, ¿qué recuerdos tiene de esa temporada?

La serie contra los Expos de Montreal. Fue muy reñida, teníamos que ganar dos de tres juegos para clasificar a postemporada y lo logramos. Para después jugar con San Francisco y Atlanta. Recuerdo que Jim Leyland siempre nos aconsejaba hacer nuestro trabajo, jugar día a día, y así logramos el objetivo final.

¿Qué extraña de San Luis?

Muchas cosas. Fue una etapa espectacular en mi carrera, allí gané mi primer guante de oro, crecí como jugador. Me sentía como en casa. Fue una ciudad que me acogió muy bien y los fanáticos siempre me apoyaron.

Defina a Albert Pujols…

Poder. Es el mejor bateador que he visto en mi paso por el béisbol. Tiene potencia, rapidez, es un jugador inigualable.

¿El momento más triste con los Cardenales?

Cuando perdimos la Serie Mundial de 2004 contra Boston, no solo fue con los Cardenales, sino de toda mi carrera. Teníamos la esperanza de hacer un mejor papel, pero en este juego nada está escrito. Los Medias Rojas nos barrieron y nos ganaron en cuatro juegos.

Precisamente después de esa Serie Mundial llega a Boston, ¿cuál fue su problema en Fenway Park?

El terreno. No era como los otros, que son de fácil adaptación. El problema estaba en la tierra, que no se podía cambiar por la longevidad del estadio, por eso nunca me adapté allí.

¿El cambio de liga afecta a los jugadores?

Un poco. El béisbol es un deporte de conocimiento y de hacer ajustes. Cuando no se hacen en una temporada, se hacen en la siguiente, pero eso no pasó. En la Liga Americana nunca pude establecerme, porque duré un año. Por ejemplo, cuando estuve en Atlanta lo hice bien, logré destacarme con el equipo. Pero cuando pasé a Detroit no fue así. Ni siquiera pude adaptarme a la ciudad. Después llegué a los Gigantes, donde logré volver a tener una buena actuación.

Precisamente ahí fue donde logró una de las gestas más importantes de su carrera, el jonrón contra Cliff Lee…

Sí, fue un momento muy especial. Lamentablemente ese año no tuve mucha continuidad, debido a que Juan Uribe era el campocorto titular, pero cuando me dieron la oportunidad, supe aprovecharla. Era el final de mi carrera, fue maravilloso.

¿Cuándo tomó la decisión de decir no más?

Hace cuatro años aquí en Ciudad de Panamá. Después de que quedamos eliminados contra el equipo local, sabía que ya era hora de decir adiós.

¿Se ve en el Salón de la Fama?

Sería un sueño, pero es algo que yo no decido, así que no me mortifico.

¿Habría algo que cambiaría en su carrera?

No. La dejo como está.

¿Cómo es su día a día?

Tranquilo, ver pasar los días. No me quejo.

¿Sigue a los colombianos en Grandes Ligas?

Sí. Generalmente estoy en contacto con ellos. Creo que tenemos una buena camada. Cada vez van saliendo más y los que están se superan día a día y eso es lo que se quiere. A Colombia en un futuro lo veo con muchos jugadores en Grandes Ligas. Creo que de esta selección van a salir muchos jugadores.

Temas relacionados
últimas noticias

¿Y qué se hicieron los estafadores de bases?

¡Una mirada a los novatos en las Grandes Ligas!