Opinión

Cuando los análisis van en contra de la realidad en las Grandes Ligas

Novenas como los Marineros de Seattle, los Rayas de Tampa, en la Liga Americana; y los Padres de San Diego, en la Liga Nacional, están ofreciendo un suculento menú con sus respectivas actuaciones. Por el contrario, los flamantes campeones de la Serie Mundial, los Medias Rojas de Boston, están de capa caída.

AFP

Bobby Cox, el legendario e inmortal estratega del béisbol de las Grandes Ligas, sostenía, una y otra vez, que en las temporadas hay que disputar ‘’juego a juego, y esperar ganar hoy sin pensar en el mañana’’.

Más que cierto, es decir que en muchas ocasiones los análisis que se hacen antes de empezar cada campaña, corresponden a la situación objetiva que se está viviendo en el momento de escribir, disertar o comentar sobre un equipo, que por lo que realmente puede suceder sobre los diamantes.

‘’Gana hoy, mañana puede llover’’, esgrimía el famoso e inolvidable Casey Stengel, uno de los capataces más lúcidos con que ha contado el Béisbol Organizado, pensando siempre en que en 24 horas, cualquier cosa puede suceder.

Y eso, precisamente, está ocurriendo con la iniciación de la actual campaña beisbolera, cuando novenas como los Marineros de Seattle, los Rayas de Tampa, en la Liga Americana; y los Padres de San Diego, en la Liga Nacional, están ofreciendo un suculento menú con sus respectivas actuaciones.

Por el contrario, los flamantes campeones de la Serie Mundial, los Medias Rojas de Boston, están de capa caída, y no encuentran fácilmente el camino que los conduzca a posiciones destacadas, cuando es uno de los clubes que cuenta con un buen favoritismo para, por los menos, ir una vez más a la postemporada.

Algunas consideraciones

Desde el punto de vista deportivo, muchas consideraciones hay que tener en cuenta, a la hora de mirar fríamente los numeritos que arrojan las dos largas semanas de la temporada, para casi todos los equipos.

Se anticipó, por parte de los expertos, que novenas como los Marlins de Miami y los Rojos de Cincinnati, en la Liga Nacional; y los Azulejos de Toronto con los Vigilantes de Texas, en la Liga Americana, no estarían en la línea de partida para esperar que conquistaran más victorias que derrotas. Esas conjeturas, son por el momento, parte de la realidad.

En cambio, que los Yanquis de Nueva York tomaran la partida con cinco de sus peloteros titulares en la lista de lesionados, no estaba en la cuenta de nadie. Didi Gregorius no fue citado para empezar con las alineaciones de los Yanquis. Pero a él se le sumaron Miguel Andújar, el novato dominicano y tercera base, quien tuvo una sensacional campaña el año pasado; Giancarlo Stanton, el bateador designado, de quien se espera un mejor accionar este año; Aaron Hicks, el guardabosques central que tiene mucho por ofrecer tanto a la defensiva como a la ofensiva; el dominicano y receptor titular, Gary Sánchez, también por fuera de juego; y el recientemente adquirido Troy Tulowitzcki, fuera de acción; sin incluir al estelar miembro de la rotación, el dominicano Luis Severino; al relevista intermedio y también dominicano Delfín Betances, y paremos de contar.

Tampoco aparecía en los planes de los críticos que los Rayas de Tampa, en el Este de la Liga Americana; y los Marineros de Seattle, en el Oeste del mismo circuito, estuviesen exhibiendo un béisbol de tanta calidad, que los mantienen en la cima de sus respectivas zonas, ofreciendo las primeras gratas sorpresas del año.

Para esas dos novenas, como para los Padres de San Diego, en la Liga Nacional, este comienzo de temporada ha sido, por decir lo menos, con muy buenos augurios, ofreciéndole a sus seguidores tardes emotivas desde los diamantes y una dosis de confianza singular.

En casa y de visita

Scott Servais, el capataz de los Marineros, seguramente lo pensó en su momento, como seguramente muchos de los analistas lo hicieron, que la ausencia de tres de sus pilares en la nómina, como los dominicanos Nelson Cruz, su bateador designado y Robinson Cano, el segunda base titular y destacado bateador; y su crédito cerrador boricua, Edwin Díaz, podría causarle sinsabores a la hora de conformar sus alineaciones regulares.

La ausencia de esos tres formidables peloteros, por el momento, no le han hecho mella a la clase de juego de la novena de Seattle, que es por el momento, el equipo más ganador como visitante, al conseguir 8 triunfos y una derrota en los partidos fuera de casa.

Pero los Bravos de Atlanta, siempre los Bravos, están demostrando que su espectacular actuación del 2018, no fue producto de la casualidad sino del juego a conciencia, día a día, para llegar a la postemporada luego de adjudicarse la corona del Este de la Nacional.

Con muy pocos cambios, y sin contar hasta el momento con su lanzador-abridor Mike Foltynewicz, los pupilos de Brian Snitker están demostrando una calidad indiscutible de béisbol, haciendo respetar su casa, hasta ser la mejor novena en este aspecto, al conseguir siete victorias en 10 presentaciones en su parque de pelota.

Poderosa reacción

Detrás de la poderosa reacción de los Astros de Houston de las dos últimas semanas, pese a que el boricua Carlos Correa, su torpedero titular no ha estado a la altura de las exigencias ofensivas hasta la fecha, ha estado el pequeño gigante venezolano, José Altuve, quien en las primeras de cambios, muestra su envidiable fortaleza con el uso del bate, especialmente en los últimos desafíos de su club.

Altuve, de manera contundente, le ha dado qué hacer a los lanzadores rivales, bateando en los últimos siete partidos, para ofensiva de 448, con 13 indiscutibles en 29 turnos; con 6 tablazos de circuito completo y remolcando 11 carreras para el club.

Eso confirma por qué los Astros han ganado 9 de sus últimos 10 desafíos, incluyendo tres frente a los Yanquis de Nueva York, jugando en su casa, para convertirse en la mejor novena de las últimas presentaciones en la Gran Carpa. Sin embargo, su estratega, A.J. Hinch espera mucho más antes de que llegue el Juego de las Estrellas.

Claro está que eso hace parte de las proyecciones de Hinch, porque lo primero que debe hacer, es conseguir que los Astros se trepen al primer lugar de la tabla del Oeste de la Liga Americana, en donde los Marineros son los líderes.

Los Marineros tienen 13 ganados y 5 perdidos, a un juego por encima de los Astros, que suman 11 triunfos y 5 reveses, hasta el domingo 14 de julio de este año.

En los otras divisiones de la Liga Americana, los Rayas están dominando el Este del circuito, con 12 victorias y 4 derrotas, a cinco y medio juegos por encima de los Orioles de Baltimore, que no están entre los favoritos para ganar la zona, que compilan 7 ganados y 10 perdidos. Luego aparecen los Yanquis, con 6 y 9;los Medias Rojas de Boston, con 6 y 11; y los Azulejos de Toronto, 5 triunfos y 11 derrotas.

En la división Central de la Americana, los Mellizos de Minnesota están adueñados de la primera posición, con 8 ganados y 4 perdidos, a juego y medio sobre los favoritos, Indios de Cleveland, que suman 8 victorias y 7 derrotas, igualados con los Tigres de Detroit. Después, los Medias Blancas de Chicago con 5 y 9, y finalmente, los Reales de Kansas City con 5 triunfos y 10 reveses.

En San Diego

Andy Green, el piloto de los Padres de San Diego, mostraba gran entusiasmo por la firma del consagrado dominicano Manny Machado, para darle al equipo una imagen ganadora.

Pero Green encontró en Machado el aliciente básico para que peloteros como el novato Fernando Tatis Jr., y el veterano Eric Hosmer, se sintieran dentro del plan grande para que se le cambiara la cara a la divisa de los ‘’frailes’’, en momentos en que todo está para desarrollar una espectacular temporada.

Los Padres encabezan la tabla del Oeste de la Liga Nacional, en donde los Dodgers de Los Ángeles, son los inmensos favoritos para conquistar una vez más ese banderín.

Los muchachos de Green muestran una tarjeta con 11 triunfos y 6 reveses, a dos juegos por encima de los Dodgers, que acumulan 9 victorias y 8 derrotas, mientras que los Cascabeles de Arizona, los Gigantes de San Francisco y los Rockies de Colorado están cediendo mucho terreno.

En el Este de la Nacional, los Filis de Filadelfia, como se esperaba, han tenido una buena actuación, colocándose en el primer lugar de la tabla, con 9 triunfos y 5 reveses, apenas a medio juego por encima de sus dos grandes rivales, como lo son los Bravos y los Mets de Nueva York, club este favorito en la zona para conquistar el banderín, que están igualados en la segunda casilla, con 9 ganados y 6 perdidos cada uno.

Todo el mundo da como favorito en la división Central de la Nacional, a los Cachorros de Chicago, cuyo comienzo de temporada ni ha sido lo esperado. Y de paso digamos, que es la zona más complicada y quizás será la más disputada del Viejo Circuito. Si miran la tabla de posiciones, fácilmente pueden observar que los muchachos de Joe Maddon aparecen en la última posición de la tabla en su sector, al lado de los alicaídos Rojos de Cincinnati.

Son los Cerveceros de Milwaukee, al mando de Craig Counsell, los que están comandando la zona, con 10 triunfos y 6 derrotas, a medio juego de los Cardenales de San Luis, que ocupan la segunda posición, con 9 victorias y 6 derrotas.

Después aparecen los Piratas de Pittsburgh con 8 ganados y 6 perdidos, a un juego de distancia de los Cerveceros. Y cierran, los Cachorros y los Rojos, con 5 ganados y 9 perdidos, a 4 juegos de los líderes.

Cuando la temporada de este 2019 apenas comienza, hay que decir, con mucha sinceridad, que cuando los análisis se hacen cuando se cierran los campos de entrenamientos son una cosa distinta, muy diferente, a lo que se esta viendo en la realidad, apenas en las dos largas primera semana de este año en las Grandes Ligas

Temas relacionados

 

últimas noticias