Dilson Herrera, el colombiano que quiere brillar en los Mets

El jugador de cuadro de la novena de Nueva York en la noche del miércoles conectó su primer cuadrangular en la temporada 2015 de las Grandes Ligas.

Dilson Herrera, pelotero colombiano de los Mets de Nueva York. Foto: AFP

A comienzos de la temporada 2013 de las Grandes Ligas, Dilson Herrera era uno de los prospectos de los Piratas de Pittsburgh, con West Virginia Power fue uno de los jugadores más importantes, conectó 11 cuadrangulares, impulsó 56 carreras lo que lo llevó a ser nombrado para ser parte del juego de Futuras Estrellas por primera vez.

Su futuro en el equipo parecía estar asegurado, era el segunda base del futuro para la novena de Pittsburgh, teniendo en cuenta los problemas al bate que constantemente presenta Neil Walker (actualmente titular de la posición), que tuvo como mejores años las temporadas 2010 y 2012, donde terminó con promedio de bateo por encima de .280 e inclusive llegó a conectar 14 cuadrangulares e impulsar 69 carreras. Pero 2013 fue una temporada especial para los Piratas, cuando estaban en pelea para clasificar a postemporada por primera vez en 20 años, el 27 de agosto accedieron a reforzar la nómina con dos bates poderosos para terminar con esa racha negativa: John Buck y Marlon Byrd llegaron a Pittsburgh, en cambio por los ligaminoristas Dilson Herrera y Vic Black.

Dilson de inmediato comenzó a brillar en las divisiones menores de los Mets, en 2014 se convirtió en el primer jugador de posición en la historia de la franquicia de pasar de clase A, a AA y dar el salto a las Mayores. Las lesiones permitieron que el cartagenero debutara en el equipo grande el 29 de agosto de 2014, “lo que he hecho en ligas menores ha sido a base de sacrifico. Todo eso me lo he propuesto trabajando duro. Gracias a Dios hoy estoy aquí porque ellos lo han decidido y de verdad que no he conseguido nada todavía”, afirmó en su momento el segunda base colombiano en diálogo con ESPN Deportes. Su primera estancia en la Gran Carpa la finalizó con tres cuadrangulares, 11 carreras impulsadas, seis anotadas y un promedio al bate de .220, con apenas 20 años.

Tal vez le faltó demostrar un poco más su calidad con el madero por lo que la organización decidió dejarlo madurar un poco más en ligas menores. Después de un paso con pocos juegos en la Liga invernal de República Dominicana con los Tigres del Licey, el segunda base hace parte del roster de 40 de los Mets y durante los Juegos de Primavera es enviado a AAA, donde en el primer mes rompe con todos los registros al bate, promedio de .370, un cuadrangular, 11 carreras impulsadas, 18 anotadas, tres bases robadas y un OBP de .402, números que nuevamente abren los ojos de los dirigentes, quienes lo escogen como primera opción para subir al equipo grande después de conocerse la lesión de David Wright.

Ya en 2015 jugó cinco partidos, tuvo un inicio difícil, bateó de 13-1 con cuatro ponches para un promedio al bate de .077, pero en la noche del miércoles contra los Orioles de Baltimore, último campeón del Este de la Liga Americana, tuvo una jornada magistral, bateó de 3-3 con un cuadrangular y tres carreras impulsadas y fue una de las piezas claves para la victoria 5-1, “su swing es muy bueno, sin duda es capaz de hacer más, no sólo batear con poder”, indicó sobre el colombiano el manager de la novena de Nueva York, Terry Collins.

Este puede ser el despertar de uno de los bateadores colombianos más promisorios en las Grandes Ligas, aunque aún tiene mucho que aprender a sus 21 años Dilson Herrera es el segunda base del futuro de los Mets, equipo que con base a la experiencia de algunos peloteros y con sus jóvenes prospectos quiere volver a ser una de las novenas a vencer en la Liga Nacional, “solamente el equipo y Dios pueden controlar si me quedo o no. La idea es seguir trabajando y seguir ayudando al equipo para poder quedarme aquí por largo tiempo”, finalizó Herrera.

Dato: Daniel Murphy, segunda base titular de los Mets, está en su último año de contrato con los Mets de Nueva York y puede convertirse en pieza de cambio. Brian Sabean, gerente general de los Gigantes de San Francisco, ha mostrado su interés por el jugador.