El difícil camino para llegar a Grandes Ligas

Los jugadores deben pasar por seis equipos de formación antes de llegar a las Mayores. Muchos se quedan en el camino.

Jorge Alfaro, receptor de los Phillies de Filadelfia, fue el vigésimo colombiano en debutar en la MLB. / AFP

Precisión, determinación, consistencia. Todos estos son factores fundamentales para llegar a lo más alto en el béisbol y lograr el sueño de subir a las Grandes Ligas de los Estados Unidos. En toda la historia de la MLB solo 21 colombianos han disputado por lo menos un partido. Fue un camino que arrancó con Lou Castro en 1902 y se ha extendido hasta la época actual, en la que el último jugador en llegar a las Mayores fue Meybris Viloria, un receptor de 21 años que debutó esta temporada con los Reales de Kansas City.

El béisbol es un deporte que lleva la mente al límite y que tiene a la frustración esperando ansiosa un desliz para empezar a calar en lo más profundo del cerebro. Por eso se repite una y otra vez que es una práctica 90 % mental y 10 % fuerza. Si no es fuerte de la cabeza, el jugador va a fracasar, porque para eso está diseñado el juego. ¿En qué disciplina una superestrella ofensiva tiene el 30 % de efectividad? En ninguna. Así como se entiende el deporte se manejan las organizaciones de las Grandes Ligas cuando se trata de contratar jugadores jóvenes.

Todo comienza con la mirada de los cazatalentos, quienes se enfocan en jóvenes entre los diez y trece años. “Ya estamos viendo beisbolistas elegibles para los años 2022 y 2023. Así que viajamos por diferentes ciudades de Colombia en las que se realizan torneos infantiles, prejúnior, júnior y juvenil: Medellín, Cali y sobre todo por la costa atlántica, que es de donde salen la mayor cantidad de peloteros”, le dijo a El Espectador José ‘Tito’ Quintero, scout de los Atléticos de Oakland en el país, quien además explicó que solo a partir de los 16 años se puede firmar a los jugadores.

La idea en ese proceso de selección es apostarle a la cantidad por encima de la calidad, porque apenas entre un 20 % o 30 % de los peloteros que firman llegan a Grandes Ligas. “Existen entre 70 y 90 beisbolistas en los equipos de las mayores de República Dominicana o Venezuela y esto se da porque cada una de las 30 franquicias firman todos los años en esos países entre diez y quince peloteros. En total contratan alrededor de 300, de los que, por lo menos, llegarán 20 a un equipo grande”, afirmó Orlando Covo, cazatalentos de los Piratas de Pittsburgh en Colombia.

La selección de estos jugadores no se hace al azar, sino que se enfoca en cinco herramientas (bateo, poder con el bate, fildeo, brazo y velocidad), que son fundamentales para el desarrollo del juego. Esto es lo que evalúan los cazatalentos al analizar a los jóvenes que están observando. “Esas fortalezas se califican de 30 a 80. El pelotero promedio se encuentra ranqueado en 50. Pero si muestran inclinación por alguna de estas cualidades se puede incrementar hasta 60, que es bueno, o 70, que es excelente. Son pocos los que obtienen 80, eso es de superestrellas”, agregó Quintero. Cada posición en el terreno de juego necesita de una de estas herramientas.

Pero debutar con un equipo de Grandes Ligas requiere de un camino largo, empedrado y difícil. Como bien lo recalcó Jair Fernández, hoy mánager de la selección de Colombia sub 23 y quien estuvo trece años en las ligas menores del béisbol estadounidense. “El talento es el que habla por ti y lo que puedas hacer en las diferentes categorías depende de la disciplina. Además, se trata de una difícil competencia, porque se está en un mano a mano constante con jugadores de todas partes del mundo para pelear por un cupo en el equipo grande”.

El camino comienza con la firma, un bono y el paso a República Dominicana para jugar la Liga de Verano, en la que se realizan alrededor de 72 partidos. Dependiendo del desarrollo del jugador, este es llamado a participar en las ligas de novatos en Estados Unidos, como lo son Arizona o la Liga de la Costa del Golfo. Muchos no pasan de este nivel. “Es un proceso que no tiene un límite de años definido. Los jugadores pueden durar cinco, seis años o tardar más tiempo. Dependiendo de la calidad que vayan demostrando van ascendiendo. Siguen las categorías A corta, media y fuerte (que se distinguen por la cantidad de partidos); doble A y triple A. Cada escalón los acerca a Grandes Ligas”, señaló Hamilton Sarabia, cazatalentos de los Rangers de Texas. Llegar a las mayores depende de los números y el reporte de los mánager.

Los peloteros colombianos se están desarrollando mucho más temprano que antes, gracias a la masificación del béisbol en el país. Los jugadores lo ven como una forma de vida y un medio para sacar adelante a sus familias. Aún hay que seguir mejorando, pero con las organizaciones de la MLB con sus ojos puestos en Colombia, existe la esperanza de que con el tiempo salgan prospectos de mayor calidad y el béisbol de las Grandes Ligas cuente con un número mayor de beisbolistas criollos.

Los 98 jugadores colombianos en las organizaciones de Grandes Ligas

Yanquis de Nueva York: Carlos Vidal, Reyver San Martín, Edwin Tordecilla, Gustavo Campero, Brayan Emery y Giovanny Urshela.

Azulejos de Toronto: Harold Ramírez, Álvaro Galindo, Pedro Padilla, Juan Pizarro y José Theran

Orioles de Baltimore:

John Peluffo

Tampa Bay Rays: Ronaldo Hernández y Luis Pérez

Medias Rojas de Boston: Jerry Downs, Brainer Licona y William Cuevas (colombovenezolano)

Reales de Kansas: Rafael Romero, Guillermo Quintana, Meibry Viloria y Jesús Román

Mellizos de Minnesota: 0

Tigres de Detroit: 0

Medias Blancas de Chicago: Kevin Escorcia y Tito Polo

Indios de Cleveland: Roger Marmol, Daniel Aguilar, Gaspar Palacio y Jhon Vergara

Atléticos de Oakland: Brallan Pérez, Jean Ruiz, Jordan Díaz y Marshall Cantillo

Astros de Houston: 0

Rangers de Texas: Edilberto Mendoza, José Guardo, Daniel Quiceno, Isaias León

Angeles Angels: Dayán Díaz

Marineros de Seattle: 0

Nacionales de Washington: Jhon Romero, Adrián Sánchez (colombovenezolano), Jhonatan Solano y Leandro Emiliani

Bravos de Atlanta: Julio Teherán, Carlos Martínez, Víctor de Hoyos y Leonardo Vargas

Miami Marlins: Miguel Peña, Elkin Alcalá y Tyron Guerrero

Mets de Nueva York: Nabil Crismatt, Ezequiel Zabaleta, Anderson Bohorquez, Fidel Almario y Onil Lozano

Phillies de Filadelfia: Jorge Alfaro, Juan Escorcia, Victor Vargas, Hernando Mejía, Alberto Torres y Santy Prada

Cachorros de Chicago: José Quintana, Fabián Pertuz, Danis Correa, Erling Moreno y Carlos Ocampo

Cardenales de San Luis: Jhon Torres, Enrique Pérez, Wilman Madera y Derek Díaz

Piratas de Pittsburgh: Luis Escobar, Santiago Flórez, Luis Arrieta, Andrés Arrieta, Yandi Vega, Carlos Arroyo, Francisco Acuña y Edgar Barrios

Rojos de Cincinnati: Dilson Herrera, Jeter Downs, Valentín Martínez, Jeffry Niño y Daniel Vellojín

Cerveceros de Milwaukee: 0

Los Ángeles Dodgers: Jair Camargo, Juan Camilo Zabala, Guillermo Zúñiga, Andrés Noriega, Hugo Beltrán, Carlos de Ávila, Héctor Martínez y Donovan Solano

Padres de San Diego:

Luis Patiño

Gigantes de San Francisco: Luis Moreno, Jasier Herrera, Carlos Mario Díaz, Martín Doria y Santiago Ángulo

Arizona Diamondbacks: Jesús Marriaga, José Cárdenas, Andy García

Rockies de Colorado: Erick Julio, Luis de Ávila

* No se cuentan los jugadores firmados después del 2 de julio de 2018 (nueva temporada de fecha de firmas) ni el tercera base de la organización de los Cardenales de San Luis, Evan Mendoza (de padres colombianos). 

[email protected]

@J_Delahoz