El renacer de los Yanquis de Nueva York

Después de cinco años los Bombarderos del Bronx regresaron a una Serie por el Campeonato de la Liga Americana. Perdieron contra los Astros, pero tienen jugadores jóvenes talentosos que le permitirán a la organización ser contendientes en los próximos años para llegar a la Serie Mundial.

Aaro Judge, Gary Sánchez y Didi Gregorious fueron el corazón del orden al bate de los Yanquis de Nueva York. AFP

Un elevado al jardín central del primera base Greg Bird acabó con las ilusiones de los Yanquis de regresar a una Serie Mundial. Fue el último out del 2017 para la novena de Nueva York, que se quedó a un partido de avanzar por primera vez en ocho años al Clásico de Otoño. Estuvo cerca de lograr el objetivo. Pero perder la Serie por el Campeonato de la Liga Americana frente a los Astros de Houston no es un descalabro para los Yanquis, que esta temporada llegaron más lejos de lo que muchos proyectaban en el mes de abril.

Se esperaba que compitieran por el cetro de la Liga Americana en unos dos o tres años, pero este grupo de jugadores jóvenes adelantó el proceso y llevó al máximo la serie de campeonato contra unos claros favoritos como los Astros de Houston. En Nueva York, a una novena como los Yanquis, siempre les exigen ganar. Eso es lo único que vale. Pero esta despedida de la temporada en 2017 puede ser el comienzo de una nueva era de títulos para los Bombarderos del Bronx. Así como lo fue el equipo de 1995 que perdió la Serie Divisional en cinco partidos frente a los Marineros de Seattle, un año antes de que se iniciara la dinastía que logró los títulos de 1996, 1998, 1999 y 2000.

El trabajo del gerente general Brian Cashman y de los dueños de la organización, Hank y Hal Steinbrenner está dando sus frutos. Esta temporada contó con la maravillosa demostración de Aaron Judge, quien se convirtió en el novato con mayor cantidad de cuadrangulares conectados en la historia de las Grandes Ligas (52). Al estelar jardinero se le unen jugadores como el receptor Gary Sánchez, el campocorto Didi Gregorious y el primera base Greg Bird, quien se perdió gran parte de la temporada debido a una lesión en el tobillo, pero en la postemporada demostró las cualidades que tiene con el bate.

Esa es la columna vertebral de la alineación de los Yanquis. Actualmente, tienen en tercera base a Todd Frazier, quien tras la Serie Mundial será agente libre, y a Chase Headley, quien en 2018 cumple su último año de contrato con la organización; en segunda está Starling Castro y en los jardines están Brett Gardner, Jacoby Ellsbury y Aaron Hicks. Algunos pueden ser ficha de cambio en temporada muerta para abrirle espacio a los prospectos que la organización tiene en los equipos de Ligas Menores, como hicieron con Brian McCann en 2016 para dejarle ese puesto a Sánchez.

Los Yanquis cuentan con una buena cantidad de jugadores jóvenes que avanzan a pasos agigantados en sus fincas. Después de que Headly termine su contrato con Nueva York esa posición puede quedar en manos del dominicano Miguel Andujar o del venezolano Gleyber Torres, este último el prospecto número uno de las Grandes Ligas. Torres, quien este año cumple 21, iba a hacer su debut esta temporada en las mayores, pero una lesión de codo y posteriormente la operación Tommy John, lo obligaron a perderse el resto de la campaña.

En Ligas Menores también se destacan jugadores como Clint Frazier, quien seguramente en 2018 será el cuarto jardinero del equipo. Un poco más abajo está el haitiano Estevan Florial, quien a sus 19 años está abriendo los ojos de la organización. Mientras que para fortalecer la rotación abridora tienen a Chance Adams, quien el próximo año podría hacer su debut en la gran carpa y también a Justus Sheffield. Ellos se sumarían a un cuerpo de lanzadores que cuenta con Luis Severino (23 años), Jordan Montgomery (24 años) y Sonny Gray (27 años). Está en duda la continuidad de Mashahiro Tanaka, quien puede salirse del contrato que tiene con el equipo. Dentro de los prospectos de los Yanquis también se destacan los lanzadores Domingo Acevedo, Albert Abreu y Dillon Tate, además de los jugadores de posición como Nick Solak y Billy McKinney.

A esto se le suma, que para 2018 el equipo de Nueva York ya no tendrá en su nómina de pago los salarios de Alex Rodríguez y de C.C. Sabathia. Por lo que puede ir por un buen lanzador para fortalecer la rotación abridora del equipo. Tal vez, no por uno estelar de la liga, sino más bien volteen a mirar a Japón y apuesten por el derecho Shohei Otani, quien ha dominado tanto en bateo como en pitcheo en la liga nipona.

Así que ese último out en la Serie por el Campeonato de la Liga Americana puede que haya significado la eliminación de los Bombarderos del Bronx en 2017, pero más allá de eso deja claro, que en los próximos años será un equipo contendiente para llegar a la Serie Mundial y por esos jugadores jóvenes con los que cuenta ilusiona para que vuelva a convertirse en esa franquicia poderosa que dominó el béisbol a finales de los 90.

@J_Delahoz

[email protected]

 

últimas noticias