Julio Teherán, de menos a más en la temporada 2016

El cartagenero lanzó blanqueada de un imparable contra los Mets de Nueva York. Sumó su tercera victoria de la temporada y tiene números de estrella en una campaña regular de los Bravos de Atlanta.

Julio Teherán lanzó juego completo de un imparable en las Grandes Ligas. Foto: AFP

Julio Teherán tiene una temporada de ensueño en las Grandes Ligas. Tal vez el récord de victorias y derrotas (3-7) no permitan que se vea así. Pero es una campaña brillante. El cartagenero está llegando a ese punto de madurez que el equipo requiere para conformar la nómina de 2017 alrededor de él. Y es que sus números son fantásticos. El WHIP (promedio de bateadores que se le embasan por partido) es de 0.91, segundo mejor en las Grandes Ligas y la oposición le batea para promedio de .184, solo es superado por Clayton Kershaw (Los Ángeles Dodgers) y Jake Arrieta (Chicago Cubs).

Su trabajo ha ido de menos a más esta temporada. En sus primeras cuatro aperturas permitió 15 carreras. Fue un inicio complicado. Los bateadores no lo apoyaban ofensivamente y perdió dos encuentros. Desde el 25 de abril todo cambió. Lanzó una joya monticular contra los Medias Rojas de Boston. Le permitió seis imparables y una carrera a uno de los equipos más fuertes ofensivamente de todas las Grandes Ligas y ponchó a ocho. Fue su tercera derrota, pero tuvo una presentación maravillosa.

A partir de esa fecha Julio Teherán ha tenido 11 aperturas en las que tan solo permitió 17 carreras. El cambio ha sido notorio. En los últimos 28 días le batean para promedio .137 y tiene un WHIP de 0.64. Es el AS de la rotación de los Bravos. Pero su futuro en el equipo es una incógnita. Se ha especulado mucho sobre un posible traspaso. Los Medias Rojas de Boston, el destino que más se repite. “No es fácil que lo cambien”, dice Orlando Palma, narrador de Grandes Ligas de Win Sports, pero en este negocio no hay nada dicho.

Lo cierto es que, por ahora, Teherán es la clave de la renovación de los Bravos. Él y Freddie Freeman. Los dos son los llamados a liderar el proyecto de la novena de Atlanta en 2017 – año en el que estrenarán estadio – para esa temporada, el equipo dirigido por Brian Snitker apostará por regresar a las primeras planas del béisbol de Estados Unidos, después que saliera de la mayoría de sus estrellas tras la temporada 2014 en busca de una renovación. Una apuesta arriesgada, pero han obtenido peloteros de calidad: Dansby Swanson, Sean Newcomb, Touki Toussaint, Tyrell Jenkins, entre otros.

La joya contra los Mets

En junio Teherán había permitido ocho carreras en sus tres aperturas. No obstante contra los Mets en el Día del Padre realizó su mejor apertura de la temporada. Lanzó juego completo y permitió un hit. Fue dominante. El imparable se lo conectó Michael Conforto en la tercera entrada. Su equipo ganó por quinto día consecutivo y además barrieron a los Mets en Nueva York, un equipo llamado a ser nuevamente protagonista de las Grandes Ligas.

En la tarde del domingo el cartagenero estuvo inspirado. Nada lo sacó de concentración. “Llegué a este juego y solo quería hacer mi parte. Aportar mi granito de arena. Sabía que el equipo lo estaba haciendo bien en las últimas salidas”, dijo el lanzador una vez finalizado el encuentro. Su presentación fue elogiada por el manager de los Mets, Terry Collins. “Hay que darle crédito al hombre de la lomita, lanzó de manera fenomenal”, afirmó.

Para el colombiano fue su primer juego completo y blanqueada desde el 20 de mayo de 2014, fecha en la que derrotó a los Cerveceros de Milwaukee. Pero es el primero partido completo, en el que le conectan un imparable, sin permitir carreras, en su carrera. Es un hecho notorio para un lanzador que viene de un año para el olvido. Sin embargo, este 2016 pinta para que Julio Teherán se establezca en el béisbol de Grandes Ligas.