Julio Teherán será el lanzador del día inaugural de los Bravos

El abridor colombiano fue elegido por el manager de Atlanta, Brian Snitker, para liderar al equipo desde el montículo contra los Phillies de Filadelfia. el jueves 29 de marzo.

Julio Teherán lanzador de los Bravos de Atlanta. AFP

Cuando Julio Teherán debutó en las Grandes Ligas en 2011, el manager en esa temporada de los Bravos de Atlanta, el cubano Fredi González dijo a los medios de comunicación: "Aprendan bien como se pronuncia Teherán porque van a tener que mencionarlo muy seguido por aquí". Y no se equivocó. Desde entonces, el colombiano ha ganado 58 partidos y se convirtió en el 'as' de la rotación de la novena de Atlanta. Este lunes fue elegido por el manager Brian Snitker como el abridor del partido inaugural.

Será el quinto año consecutivo en el que el cartagenero será el encargado de lanzar la primera bola por los Bravos. Lo hace desde 2014, cuando por las lesiones de Brandon Beachy y Kris Medlen, emergió como el número uno de la rotación. A partir de ese año el equipo no ha dejado de contar con él y a su manera ha respondido. En esas cuatro aperturas previas en partidos inaugurales, Teherán tiene foja de una victoria y una derrota con una efectividad de 1.88. En 2017 lanzó seis entradas en blanco y se quedó con el triunfo contra los Mets de Nueva York.

El nombre de Julio Teherán se une a los de Phil Niekro, Greg Maddux y Rick Mahler como los únicos lanzadores en la historia de los Bravos de Atlanta (desde 1966), que tienen al menos cinco aperturas en el Día Inaugural. El colombiano se ganó ese puesto en los entrenamientos primaverales, en los que ha tenido una presentación sorprendente: ha ganado cuatro partidos, no tiene derrotas y tiene una efectividad de 0.87 en cinco encuentros. La última joya la lanzó este lunes contra los Azulejos de Toronto, a quienes blanqueó en 6.2 entradas, tan solo les permitió cuatro imparables y ponchó a cinco bateadores.

La figura de Julio Teherán aparece como una de las claves de la temporada de los Bravos en 2018. El año pasado el colombiano tuvo la que ha sido hasta ahora la peor campaña en su carrera: 11 victorias, 13 derrotas y una efectividad de 4.49. De esos baches se aprende, es lo que siempre ha dicho el derecho de 27 años. Ahora en sus hombros, en los yacen cinco temporadas de experiencia, recaen además la responsabilidad de ser uno de los líderes (junto a Freddie Freeman y Nick Markakis) de un equipo joven en el que sobresalen grandes talentos como Ozzie Albies, Johan Camargo y Dansby Swanson.

Inicialmente en la rotación de cinco que manejará el manager Snitker, Teherán estará acompañado por Mike Foltinewickz, Brandon McCarthy, Sean Newcomb y Scott Kazmir. Será un grupo de abridores que contará con la experiencia de Teherán, McCarthy y Kazmir para potenciar las habilidades de Foltinewickz y Newcomb. El partido inaugural de los Bravos de Atlanta será el 29 de marzo contra los Phillies de Filadelfia, equipo en el que se espera que el también colombiano Jorge Alfaro se gane un puesto dentro de la lista de 25 jugadores.  

Frieri, sin equipo

Después de que en 2013, Ernesto Frieri tuviera una temporada de ensueño, en la que logró 37 salvamentos con los Angelinos de Anaheim, el mundo se le vino encima. Su recta se volvió predecible y le bateaban con mayor facilidad. A partir de 2014 se convirtió en un nomada en las Grandes Ligas. Pasó por los Piratas de Pittsburgh, Rays de Tampa Bay, Phillies de Filadelfia, Yanquis de Nueva York, Rangers de Texas y Cerveceros de Milwaukee. En ninguno logró mantenerse. 

Aunque en clase Triple A sus números fueron buenos, en Grandes Ligas su repertorio no hace daño. Es facilmente descifrable y le conectan sin mucho esfuerzo. En estos entrenamientos primaverales buscaba pelear por un cupo en el bullpen con Milwaukee, pero no lo logró. "No lancé bien. Soy honesto conmigo mismo", dijo Frieri en declaraciones reproducidas por la página oficial de la MLB. "Voy a llamar a mi agente, y con suerte conseguiré una oportunidad en algún lado. Tengo una familia que mantener, así que tengo que hacer algo. Seguirá tratando. No voy a dejar el béisbol", añadió.

Frieri, de 32 años, dejó 7.94 de efectividad y 3.18 de WHIP en ocho presentaciones en la Liga del Cactus para los Cerveceros.  "Esta primavera ha sido una lucha constante para él", dijo el manager Craig Counsell. "Y él lo sabe. Le costó tirar strikes, más que nada. Ese fue el gran problema. Este es un tipo que ha tenido mucho éxito, y tuvo una muy buena temporada (en las menores) el año pasado que nos llevó a firmarlo. Él dice sentirse bien, pero simplemente no estaba lanzando suficientes strikes".

 

últimas noticias

¿Y qué se hicieron los estafadores de bases?

¡Una mirada a los novatos en las Grandes Ligas!