En la Liga Americana: ¡todo puede cambiar!

Los Reales son los actuales campeones pero no son los grandes favoritos. Hay dudas en muchos clubes que sobre la marcha, pueden mejorar. Y otros equipos no alcanzan buenos pronósticos.

Los Orioles de Baltimore en el Día Inaugural de 2014. Foto: AFP

Este 2015 puede ser el año de las sorpresas en la Liga Americana, no tanto por la forma en que cada una de las novenas han integrado sus nóminas, sino porque en cada una de ellas, el balance deportivo puede convertirse en la hoja de ruta, especialmente si los peloteros que llegan para conformar las plantillas de esas sus nuevas divisas, rinden de manera proporcional a como lo hicieron en sus equipos de donde proceden.

Se muestra la división Este como la más pareja; la más cerrada podría ser la Central, y en el sector Oeste, cualquier cosa puede pasar, cuando concluyan las acciones de la temporada regular.

Hay ciertamente muchas dudas con relación a la capacidad de juego que pueda ofrecer la famosa novena de los Yanquis de Nueva York, en donde la fortaleza dependerá de la rotación de sus lanzadores abridores y del cuerpo de relevistas, sobre todo ahora cuando ya no están Bernie Williams, Jorge Posada, Andy Pettite, Mariano Rivera y el gran capitán, Derek Jeter, la última legión de una jugosa cosecha de la finca que tantos dividendos le produjo a la organización.

En el Este

Al momento de escribir estas líneas, tenemos que señalar que, dadas las circunstancias, los traspasos y adquisiciones que han rodeado a los equipos de la división, los Orioles de Baltimore tienen en sus manos la ventaja en los pronósticos, pese a que perdieron al ‘’vuelacercas’’ dominicano Nelson Cruz, al jardinero Nick Markakis y al relevista zurdo Andrew Miller, pero que en líneas generales, cuentan con una grupo explosivo de buenos peloteros.

Steve Pearce, Chris Davis, Manny Machado, Matt Wieters, pueden hacer olvidar a los que ya se fueron, apoyándose en una rotación con la calidad de Chris Tilman, Bud Norris, Wei-Yin Chen, Miguel González, y el técnico Buck Showalter tiene con qué demostrar que lo del 2014 no fue cosa de suerte y que la novena está para mejores cosas.

Los Azulejos de Toronto con el arribo del receptor Russell Martin y del tercera base, Josh Donaldson, saben que han adquirido dos piezas claves para integrar una divisa con muchas pretensiones, pese a que perdieron para toda la temporada, al lanzador novato Marcus Stroman, por una lesión que deja con algunas dudas a la rotación abridora.

Pero José Bautista, Edwin Encarnación y José Reyes, el dinámico trío dominicano, con el apoyo de Martin y de Donaldson, suman puntos suficientes para aspirar a romper su largo ayuno de 21 años sin poder llegar a la disputa del titulo de la liga, especialmente si los abridores R. A. Dickey, Mark Buehrle y Drew Hutchison, arrojan los resultados esperados, y si Marco Estrada y Daniel Norris complementan el cupo de la rotación, John Gibbons, el gran capataz de Toronto, puede esperar una formidable cosecha.

Los Medias Rojas de Boston tienen por delante el compromiso de cambiar por completo la horrorosa página perdedora de la campaña pasada, y con la contratación de Hanley Ramírez y Pablo Sandoval, y la confianza depositada en que el cubano Rusney Castillo ofrezca lo que se espera de él, John Farrel puede darse por bien servido.

Es que Boston tiene una nómina envidiable de abridores con Clay Bucholtz, Rick Porcello, Justin Masterson Wade Miley, y un soporte ya consagrado con David Ortiz, Dustin Pedroia, Mike Napoli, Jackie Bradley Jr., Daniel Nava y Shane Victorino, su repunte es esperado con ansiedad por sus seguidores.

Empero los Yanquis tienen que pensar en todo, y por eso Joe Girardi con la frialdad que lo caracteriza, sabe a ciencia cierta que, todo dependerá de la salud del grupo, empezando por su lanzadores estelares, Masahiro Tanaka, C.C. Sabathia, Michael Pineda, y del nuevo Nathan Eovaldi, así como del comportamiento del novato en el equipo Didus Gregorius, el hombre que remplaza en el campocorto a Derek Jeter, y la fortaleza ofensiva que deben ofrecer Mark Teixeira, Brian McCann, Carlos Beltrán, Stephen Drew, Chase Headley, Jacoby Ellsbury y Brett Gardner, al tiempo que el veloz dominicano Dellín Betances y el zurdo Andrew Miller, tendrán bajo su responsabilidad la custodia del noveno episodio, cuando el juego así lo exija, y nada se puede anticipar de Álex Rodríguez, que dados los pasos que ha dado hasta el momento, quiere adueñarse de la posición de bateador designado.

En cuanto a los Rayas de Tampa, con muchos cambios en su nómina, se podría pensar en que una vez más su fortaleza será el grupo lanzador abridor, cuyo desempeño puede ser decisivo, pero si no funcionan los bates, muy poco pueden ser sus pretensiones en la campaña.

Los Rayas perdieron desde su capataz, Joe Maddon, hasta peloteros de la talla de Ben Zobrist, Wil Myers, Matt Joyce, Yuniel Escobar, Ryan Hanigan, Jeremy Hellickson y Joel Peralta, para sumar a su plantilla al venezolano Asdrúbal Cabrera, al boricua René Rivera, al colombiano Ernesto Frieri, a John Jaso y Kevin Jepsen, además de la contratación para estar al frente del grupo, de Kevin Cash, todo un novato como estratega en la mayores. Desde luego, jugadores como Evan Longoria, James Loney, David De Jesús y Desmond Jennings, pueden ser la base indiscutida en los triunfos, pero su profundidad no les dará mucha opción para disputar la corona de la zona.

En la Central

Hay una verdadera conciencia sobre las cualidades de los Tigres de Detroit, por lo menos, para señalarlos como rivales de calidad. Empero, ahora las cosas no le van a ser tan fáciles como ha ocurrido en los últimos años.

Los Reales de Kansas City, además de ser los actuales campeones del circuito, muestran solvencia en el juego, por lo que puede ser la novena a derrotar. Y desde luego, los Medias Blancas de Chicago, con mejores hombres en su nómina, conjuntamente con los Indios de Cleveland, pueden terciar con calidad en la contienda, mientras los Mellizos de Minnesota pueden estar consolidándose, pero para dentro de un par de años.

Ned Yost el estratega de los Reales, está contento con lo que tiene y por los frutos que pueda cosechar en esta campaña. Si bien es cierto que James Shields ya no está en la rotación, el dominicano y veloz Jordano Ventura es su as para la nómina, con el respaldo de Jason Vargas, Jeremy Guthrie, Edinson Volquez y Chris Young o Danny Duffy, con quienes espera completar la solidez serpentinera de hace un año, cuando dieron mucho de qué hablar, especialmente en la ronda de la postemporada.

Ciertamente se fueron Shields, el designado Billy Butler y el guardabosques japonés Nori Aoki, pero llegaron Volquez como lanzador, Alex Ríos para patrullar los jardines y el cubano Kendrys Morales, para ser bateador designado. Bajo una mirada imparcial Ríos, Morales y Volquez mantienen la fortaleza de la novena, especialmente si hablamos de que el demoledor trío de cierre para los juegos, con Kelvin Herrera, Wade Davis y Greg Holland, debe volver a rendir muchísimo desde el punto de vista estratégico.

Los Indios, nos parece a nosotros, puede ser el equipo del gran cambio en la Central, dependiendo del trabajo defensivo que debe ajustar, pues es el punto débil de la novena.

Terry Francona, el gran capataz del equipo, busca que sus abridores, con Corey Kluber como as y ganador del Cy Young del año pasado en la Liga Americana, sean capaces de ofrecer el dominio de aquella gran recta final de 2014, cuando en los dos últimos meses dejaron boquiabiertos a sus seguidores y a los rivales, con actuaciones memorables que, sin embargo, no les alcanzó la gasolina para llegar a la postemporada.

Kluber, el venezolano Carlos Carrasco, Trevor Bauer y T.J. House, con el apoyo que seguramente ofrecerán Zach McAllister y Josh Tomlin, brazos para ocupar los puestos secundarios de la rotación, ante la ausencia momentánea del dominicano Danny Salazar, pero en donde Michael Brantley, debe ser la bujía para guiar la ofensiva del club, muchas cosas buenas se espera de la tribu, en donde además, una buena producción del recién adquirido Brandon Moss, bien como inicialista bien como bateador designado, posiciones que seguramente compartirá con el dominicano Carlos Santana, y de la ofensiva que ofrezcan Yan Gómes, Jason Kipnis y Lonnie Chisenhall, la cuenta a favor de los Indios es un hecho.

Los Tigres de Detroit han sido parte del gran juego en las últimas campañas, pero lentamente esas ganancias pueden perder terreno en este 2015, pese a que Miguel Cabrera, parece estar en plenitud de facultades físicas, al lado de Víctor Martínez, el fijo bateador designado, quien también viene de superar una lesión, es la dupla venezolana que carga con la gran responsabilidad a la ofensiva, al lado del latino-norteamericano J.D. Martínez, quien lo ha hecho muy bien.

Pero la salida de Max Scherzer de la nomina abridora, deja a los felinos en una posición desventajosa frente a los rivales, pese a que tienen a Justin Verlander, al venezolano Aníbal Sánchez, ambos con algunos altibajos el año pasado, a Shane Green y a Alfredo Simón en la linea de la rotación, con la esperada profundidad del zurdo David Price, quien puede ser la gran diferencia.

Los Tigres y Brad Ausmus, su estratega, además de los dos Martínez y de Cabrera suman a Ian Kisler, a Nick Castellanos y a Rajai Davis para cuadrar la caja ofensiva, sumándose ahora el cubano Yoenis Céspedes, que tiene con qué ofrecer buenos numeritos.

Los Mellizos de Minnesota, por su lado, parece que van a sumar más derrotas que victorias, y la presencia del Salón de la Fama, Paul Molitor, como gran capataz, no asegura nada distinto a pensar que la divisa puede mejorar en un par de años.

Joe Mauer, Torii Hunter, Brian Dozier y el japonés Kurt Suzuki, responden a las exigencias del equipo, pero hace falta mucha producción en los venezolanos Oswaldo Arcia y Josmil Pinto, en el dominicano Danny Santana y en el boricua Kennys Vargas, lo mismo que al norteamericano Aaron Hicks. El trabajo serpentinero abridor con Phil Hughes, el dominicano y nuevo en la plantilla Ervin Santana, el uno-dos de la rotación, tienen que sumar con una buena cosecha en los brazos de Ricky Nolasco, Mike Pelfrey y Kyle Gibson, para pensar en grande, algo probable pero nada asegurado por el momento.

Finalmente, los Medias Blancas de Chicago, con Robin Ventura en el timón, tienen a su favor vientos de cola para pensar en que la postemporada puede ser una meta alcanzable y la disputa del titulo de la liga, una opción nada despreciable.

Chris Sale, Jeff Samardzija, nuevo en la rotación, el colombiano José Quintana, John Danks y el dominicano Héctor Noesi, con el respaldo de un cerrador de quilates como David Robertson, tienen para ofrecer un espectáculo de categoría, pues con el arribo del zurdo Adam LaRoche y del dominicano Melky Cabrera, muchas cosas pueden cambiar, y el decidido apoyo ya conocido de los cubanos José Abreu y Alexei Ramírez, del dominicano Emilio Bonifacio, y lo mucho que se espera del venezolano Avisail García, los Medias Blancas hacen cambiar los pronósticos de la división y desde luego, de la propia Liga Americana.

En el Oeste

En los últimos años, los Angelinos de California siempre han sido favoritos. Pero al lado de ellos, los Atléticos de Oakland. Pero igualmente, los Vigilantes de Texas han hecho parte de los candidatos con buenas opciones. Sin embargo, los Marineros de Seattle, pueden hacer la diferencia, mientras los Astros de Houston piensan en el futuro.

Los Angelinos de Mike Scioscia, tienen que lidiar a fondo con el caso de Josh Hamilton, el pelotero que llegó con muchas pompas a la novena y lentamente se ha ido desvaneciendo, como consecuencia de la disipada vida privada que lleva; mientras que Albert Pujols tiene que seguir al pie del cañón para mostrar su capacidad, al lado de Mike Trout, indiscutiblemente, el bombillo que irradia gran capacidad de juego, para apoyar a Erick Aybar y David Freese, mientras que Jered Weaver, Garred Richards, C.J. Wilson, Matt Shoemaker y Héctor Santiago, tendrán que repartirse el trabajo a fondo desde la loma de los sustos.

Los Astros por su lado, mantienen conciencia de que todo está por verse y que pueden estar dispuestos a cambiar mucho la tabla de ganados y perdidos en este 2015, teniendo como cabeza visible al nuevo estratega A.J. Hinch, y esos cambios se pueden dar gracias al respaldo del formidable venezolano José Altuve, campeón de bateo del circuito; de Chris Carter, el hombre fuerte con el bate; de George Springer, cuyo porvenir es muy brillante; y con la llegada de Evan Gattis y de Colby Rasmus, se sienten mejores vientos en la novena, y desde luego con una rotación que tiene para ofrecer garantías, en los brazos de David Keuchel, Scott Feldman, Collin McHugh, Brett Oberholtzer y Brad Peacock.

En cuanto a los Atléticos, que siempre están en función renovadora, dejaron ir a piezas claves en el engranaje del equipo como Brandon Moss, Josh Donaldson y Derek Norris, aparecen ahora con Ben Zobrist, Brett Lawrie, Billy Butler, Ike Davis, Marcus Semien y Tyler Clippard, algo sobre lo cual ha trabajado intensamente el capataz del equipo, Bob Melvin, esperando que estos nuevos miembros del club respondan a su capacidad de juego, para que la rotación con Sonny Gray, Scott Kazmir, Jesse Hahn y Drew Pomeranz, manejen los hilos de las victorias en lo que puede ser una campaña con altibajos para Oakland.

Nelson Cruz, el dominicano que hace sonar el bate a todo vapor, llega a los Marineros de Seattle para apoyar a Robinson Cano, en busca de cambiar el ayuno de más de una década que no clasifican a la postemporada, y para cuyo trabajo, han adquirido a Austin Jackson, Justin Ruggiano y Mike Zunino, entre otros, para que Lloyd McClendon, el estratega del equipo, encuentre esa opción con la tarea encomendada a sus lanzadores, el sensacional venezolano Felix Hernández, Hishasi Iwakuma, James Paxton y el zurdo J.A. Happ.

Finalmente, sin Yu Darvis, cabeza de la rotación abridora, y la ausencia también por lesión de Jurickson Profar, los Vigilantes se vuelven a alejar de los pronósticos a ganador, aun cuando Jeff Bannister, el nuevo estratega de la tropa, cree que nada es imposible hasta cuando se lleven a cabo los partidos; pensando seriamente en que su nómina con Prince Fielder, el dominicano Adrián Beltré, el venezolano Elvis Andrus, Sin-Soo Choo y Mitch Moreland, respondan a la ofensiva y que el grupo abridor con Derek Holland y Colby Lewis, con los recientemente adquiridos Yovani Gallardo, Ross Detwiller y Anthony Ranaudo, laboren con la intensidad necesaria para conquistar más victorias que derrotas.

Arriesgándonos en estas cosas del béisbol, que siempre da sorpresas, nos atrevemos a escoger a seis de cinco equipos que pueden ir a la postemporada. Y en esas opciones, los Orioles, los Azulejos, los Reales, los Indios, los Angelinos y los Marineros, ocupan nuestra predilección, aun cuando los otros contrincantes del circuito tengan tan buenas o mejores aspiraciones que los señalados por nosotros para ir a la final de este 2015, en donde todo puede cambiar.