¡Los Astros, campeones por primera vez de la Serie Mundial!

La novena de Houston ganó el último partido del Clásico de Otoño. Venció 5-1 a los Dodgers de Los Ángeles.

Carlos Correa y José Altuve se abrazan después de que los Astros lograran su primer título de Serie Mundial. AFP

Las series cortas en el béisbol la definen los lanzadores. El equipo con mejores brazos tiene una ventaja sobre su rival, porque el buen pitcheo tiene la capacidad de apagar a los mejores bates. Pero en la Serie Mundial de 2017 que jugaron los Astros de Houston y los Dodgers de Los Ángeles, la ofensiva fue la que marcó diferencia. Mientras que por el primero aparecieron los bates de hombres como George Springer, Carlos Correa, José Altuve y Yulieski Gurriel en momentos claves, por el equipo angelino el corazón de la ofensiva compuesto por Justin Turner, Yasiel Puig y Cody Bellinger fueron constantemente silenciados.

En el séptimo encuentro de la Serie Mundial, que se disputó en el Dodger Stadium, la ofensiva de los Astros fue oportuna. Anotaron cinco carreras en las primeras dos entradas, sacaron del juego a los fanáticos de Los Ángeles y además le pasaron la presión a los Dodgers. George Springer y Alex Bregman fueron los primeros en pisar el plato en el primer inning, pero fue en el segundo en el que los bates terminaron de hundir a los locales: Brian McCann anotó gracias a un roletazo de Lance McCullers y después Springer con un cuadrangular enorme por el jardín central impulsó a Marwin González, quien había conectado doblete.

Springer (quien fue nombrado MVP de la serie) conectó su quinto jonrón en esta Serie Mundial e igualó la marca en esta instancia, que estaba en manos de Barry Bonds (2002) y Chase Utley (2009). Además, gracias a ese batazo, sacó del juego al abridor del encuentro por los Dodgers, el japonés Yu Darvish. Esas cinco carreras allanaron el terreno a favor de los Astros y también al manager A.J. Hinch, quien tenía claro que para este encuentro, con su bullpen agotado, iba a apostar por sus lanzadores abridores, si así lo requería. Y como en el séptimo juego contra los Yanquis de Nueva York en la Serie por el Campeonato de la Liga Americana contó con Lance McCullers y con Charlie Morton, en esta ocasión Morton fue el que se encargó de sacar los últimos outs.   

Los Dodgers nunca dejaron de batallar. Abrieron la segunda, tercera y sexta entrada conectando imparable, pero el batazo oportuno no apareció sino hasta la sexta, en la que el bateador designado Andre Ethier conectó un sencillo al jardín derecho que impulsó a Joc Pederson. De resto, los bates de Los Ángeles no respondieron. La novena californiana fue superada en todos los aspectos ofensivos, a excepción de las carreras anotadas (34 por bando). Los Astros conectaron nueve hits más (56 contra 47), seis extrabases más (28 contra 22) y cinco cuadrangulares más (15 contra 10).

La Serie Mundial es el trofeo esperado por las 30 organizaciones de las Grandes Ligas. Es el objetivo de todas. Pero para llegar allá hay que tener un plan, bien sea con inyección económica o apostando por jugadores jóvenes como lo hizo la organización de Houston, que con la contratación de Jeff Luhnow como gerente general, empezaron la renovación del equipo. Las reglas eran claras: no hay dinero para contratar grandes figuras, así que hay que desarrollar el talento dentro de la organización. Una tarea difícil, pero no imposible. El camino no empezó de la mejor manera. En 2011, 2012 y 2013 tuvieron temporadas con más de 100 derrotas. Pero supieron aprovechar esos años difíciles para fortalecer su talento joven.

En 2011 hicieron debutar a José Altuve, quien estaba descociendo la bola en Ligas Menores. Mientras que en el draft de jugadores de ese año adquirieron a George Springer; en 2012 a Carlos Correa y a Lance McCullers y en 2015 a Alex Bregman y a Daz Cameron, quien fue pieza en el cambio por Justin Verlander. Todos estos jugadores ahora son parte fundamental de la alineación que utiliza el mánager A. J. Hinch. En 2014 las derrotas ya no fueron 100, sino 92 y en 2015 tuvieron su primera campaña ganadora. Ese año avanzaron a la postemporada, aunque perdieron en la serie divisional frente a los Reales de Kansas City.

Para 2015 ya contaban con nombres como los de Evan Gattis, quien llegó de Atlanta, y Marwin González. Posteriormente llegaron a un acuerdo de cambio con los Phillies de Filadelfia por el cerrador Ken Giles y después adquirieron a Carlos Beltrán y a Brian McCann. Los Astros combinaron veteranía y juventud para 2017, año en el que por segunda vez en su historia lograron finalizar con más de 100 victorias, primera vez en 19 años y en el que por fin se coronaron campeones de las Grandes Ligas.

@J_Delahoz

[email protected]

 

últimas noticias