Los Dodgers de Los Ángeles, a recuperar su grandeza

Este viernes arranca la serie de campeonato de la Liga Nacional, en la que enfrentarán a los Cerveceros de Milwaukee

Clayton Kershaw, as de la rotación de los Dodgers de Los Ángeles. / AFP

El 20 de octubre se cumplirán 30 años desde la última vez en la que los Dodgers de Los Ángeles se coronaron campeones de la Serie Mundial del béisbol de las Grandes Ligas. Ese día vencieron en el quinto partido del Clásico de Otoño de 1988 a los Atléticos de Oakland, de la mano del inspirado lanzador Orel Hershiser. En esa campaña no aparecían como los grandes favoritos para ganar. El mánager Tommy Lasorda tuvo que afrontar varias adversidades. Debió rearmar su equipo por las lesiones que sufrieron algunos pilares de la alineación: los jardineros Kirk Gibson y Mike Marshall, el abridor John Tudor y el receptor Mike Scioscia. Y a pesar de los infortunios y ante la incredulidad de muchos, se coronaron campeones por sexta vez.

Desde entonces las frustraciones han sido pan de cada día. En 2012 la esperanza renació después de que Frank McCourt vendiera la franquicia por US$2.000 millones a la compañía Guggenheim Baseball Management LLC, en la que sobresale el nombre de la exestrella de la NBA Magic Johnson. Los nuevos dueños le inyectaron recursos económicos importantes y el equipo de Los Ángeles dio un salto de calidad, pasó de ser una novena que desde el título de la Serie Mundial en 1988 hasta 2012 solo había clasificado en seis ocasiones a la postemporada a una que se convirtió en habitual en los playoffs de las Grandes Ligas.

El año pasado regresaron a un Clásico de Otoño gracias a la inversión económica de sus nuevos dueños: hace dos temporadas establecieron un récord con la nómina más valorada de las Mayores. Pagaron US$270 millones. El año pasado esa cifra bajó a US$234 millones y en esta campaña nuevamente se redujo a US$225 millones, el presupuesto más bajo de la franquicia desde 2013. Aun así pagan el salario más alto de un beisbolista en toda la liga. Clayton Kershaw, lanzador zurdo, se gana anualmente US$33 millones y es el jugador mejor pagado por tercer año seguido.

A punta de dinero, los Dodgers armaron un equipo para conquistar nuevamente el título. Liderados por Kershaw también aparecen grandes peloteros como Matt Kemp, Yasiel Puig, Justin Turner y Enrique Hernández, o los lanzadores Alex Wood, Kenley Jansen y Hyun-Jin Ryu. A lo que se suma la llegada de algunos prospectos para fortalecer la alineación. Entre esos jóvenes sobresalen los nombres de Cody Bellinger, Joc Pederson, Corey Seager y Walker Buehler. La mayoría con un aporte importante para el equipo. El único que no pudo sobresalir en esta temporada fue el campocorto Seager, quien se recupera de una operación de reconstrucción de los ligamentos del codo.

La lesión de Seager le abrió las puertas de Los Ángeles al estelar dominicano Manny Machado, quien desde su llegada ha aportado tanto en la ofensiva como en la defensiva. Un pelotero élite que se acopló de buena manera a los requerimientos del mánager Dave Roberts. Llega un equipo potente, que supo despertarse en un momento adecuado y venir de atrás, rehacerse de los 4,5 juegos abajo que estaba de la punta en la división Oeste de la Liga Nacional el 22 de agosto, para terminar quedándose con el banderín.

Llegan a esta serie por el Campeonato de la Liga Nacional por lo alto. Dejaron en el camino a los Bravos de Atlanta en la serie divisional y ahora enfrentan a unos encopetados Cerveceros de Milwaukee, que vienen de eliminar a los Rockies de Colorado. El único objetivo que tiene la novena de Los Ángeles es dejar en el pasado 30 años de sequía, de sinsabores, de amarguras. Revivir en grande ese 20 de octubre de 1988 y volver a dibujar una sonrisa en el rostro de los seguidores de los Dodgers.

@J_Delahoz

[email protected]