Luto en el béisbol colombiano: murió Abel Leal Díaz

El bolivarense, protagonista de un inolvidable batazo en el torneo nacional de 1972, falleció en una clínica de Cartagena a los 79 años de edad.

Abel Antonio Leal Díaz era conocido como "El Tigre".Facebook: Abel Antonio Leal

Cuando eran las 3:50 de la madrugada de este sábado, falleció Abel Antonio Leal Díaz en la clínica Blas de Lezo de Cartagena, donde se encontraba hospitalizado hace 46 días. “El Tigre”, como era conocido, fue operado hace tres años tras habérsele descubierto un cáncer de colon, y el pasado jueves fue intervenido por un problema en los intestinos.

(Galería de imágenes: los hombres que han marcado la historia de la Fórmula 1)

El bolivarense Leal Díaz cumplió 79 años el 28 de marzo anterior, día en el que departió con sus amigos en la clínica. Bailó salsa y rió. Era un hombre alegre que fue reconocido como un gran toletero por los seguidores del béisbol colombiano, quienes recuerdan su batazo en la final del torneo nacional de 1972, representando a Bolívar.

El 30 de septiembre de ese año conectó un imparable con dos outs, dos bolas y dos strikes en la pizarra, en la novena entrada. Igualó el marcador contra Atlántico. Fue 2-2 y en extrainning Bolívar logró la carrera que les dio el triunfo. Abel Leal Díaz se hizo eterno en la memoria de quienes aman el béisbol por aquel episodio.

(Boris Burov, el ruso que genera discordia en la Federación de Pesas)

“Era una final y ante el encarnizado rival de siempre como lo es Atlántico. No venía haciendo un gran torneo, pero el mánager, ‘el Loco’ Díaz, un cubano, me mantenía la confianza para poder definir. Estaban colgados dos outs, perdíamos dos por uno en el cierre del juego, la baja del noveno. De repente me paro en la caja de bateo frente a Ascensión Díaz, un lanzador muy bueno que tenía el Atlántico. Era de Turbaco. Estaba en la cuenta de dos bolas y dos strikes. En el quinto lanzamiento la mandé fuera del estadio de Santa Marta”, le dijo a El Heraldo “El Tigre” en 2015.

Leal también contó: “Esos partidos entre Bolívar y Atlántico eran como los de fútbol hoy en día. Como los clásicos. Se paralizaban las ciudades para seguirlos por radio. Cuando regresamos a Cartagena para la celebración, escuché la historia de una persona que había fallecido del corazón por el impacto emotivo que significó eso”. Hoy el que se va es él, pero sus hazañas en el béisbol quedarán para siempre.

 

últimas noticias