Periodista se olvida del dolor de un pelotazo para transmitir en vivo