Presidente del COI no descarta al béisbol y al softbol para los Olímpicos 2020

El béisbol fue incluido como disciplina por primera vez en los Juegos de Barcelona de 1992.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, se mostró en Tokio abierto a la posibilidad de que el béisbol y el sóftbol vuelvan a incluirse como disciplina olímpica en los Juegos de la capital nipona en 2020.

"Yo estoy abierto a que el programa de los JJOO sea más flexible", explicó Bach en una concurrida rueda de prensa en el centro de Tokio al ser preguntado por la posibilidad de que se vuelvan a incluir ambos deportes, que estuvieron ausentes en los Juegos de Londres y lo estarán también en los de Río de 2016.

El nuevo presidente del COI, nombrado el pasado mes de septiembre en sustitución del belga Jacques Rogge, recordó que entre sus propuestas electorales "ya incluía la posibilidad de revisar el programa olímpico".

"Sin embargo, aún debo ver qué opinan sobre esto mis colegas del COI y también las federaciones internacionales implicadas", añadió el alemán.

Bach recordó que la cuestión se tratará primero en la reunión de diciembre de la junta ejecutiva del organismo que preside y que después será analizado en profundidad en la sesión plenaria que el COI celebra en Sochi (Rusia) en febrero.

"A partir de ahí se formará una comisión que transformará esta discusión en una recomendación o propuesta", añadió.

El béisbol (que sólo se juega en categoría masculina en los JJOO) fue incluido como disciplina por primera vez en los Juegos de Barcelona de 1992, mientras que el sóftbol (jugado solo en categoría femenina) entró en los de Atlanta, que tuvieron lugar cuatro años después.

Ambas disciplinas se incluyeron también en los eventos de Sidney, Atenas y Pekín antes de ser retiradas.

Con respecto a la reciente reunión del COI y los responsables de la candidatura tokiota para revisar el proyecto de 2020, Bach afirmó que en el organismo se sienten "muy satisfechos, porque todo ha ido en la dirección correcta".

"Ahora ya esperamos ansiosos la creación del comité organizador", agregó.

Al ser preguntado por el nuevo estadio olímpico, que ha sido criticado por su excesiva envergadura y coste (podría superar los 2.200 millones de euros), se mostró convencido de que si Tokio 2020 se amolda a las demandas planteadas, el recinto como "instalación deportiva en su conjunto" no se verá afectado.

"Lo importante para nosotros es que si se hace un cambio en el diseño, no se vean perjudicados el aforo y los servicios ofertados inicialmente", añadió por su parte el vicepresidente del COI y presidente de la Comisión Coordinadora de Tokio 2020, John Coates.

Temas relacionados