Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 3 horas

San Francisco acortó distancias en la Nacional

Barry Zito mantuvo a raya a los Cardenales y ahora la serie final está 3-2 a favor de San Luis.

La figura del abridor estelar zurdo de los Gigantes de San Francisco, Barry Zito, brilló en el momento que su equipo más lo necesitó para conseguir la victoria que les permite seguir en la lucha por el banderín de la Liga Nacional.

Todo lo contrario de lo que sucedió con el derecho Lance Lynn, que por segunda vez en lo que va en la fase final, no respondió a la gran oportunidad que tuvo de guiar a su equipo de los Cardinales de San Luis a conseguir el triunfo que les hubiese puesto por segundo año consecutivo en la Serie Mundial.

Lynn cometió un error en el cuarto episodio que marcó el inicio de un racimo de cuatro carreras y los Gigantes vencieron 5-0 a los Cardenales en el quinto juego de la serie por el banderín de la Nacional.

Mientras que Zito cumplió las expectativas que tenía su equipo y condujo la victoria de los Gigantes, que obligan al sexto juego, en su campo del AT&T Park, el domingo, cuando se enfrenten Ryan Vogelsong (1-0) por San Francisco, y el abridor de los Cardenales, Chris Carpenter (0-1).

El ganador de la serie deberá enfrentar a los Tigres de Detroit, que una noche antes "barrieron" 4-0 a los Yanquis de Nueva York y ganaron el título de la Liga Americana.

"Esto definitivamente era para mí", declaró Zito, quien agregó que "venir aquí, haciéndolo vestido con el uniforme de los Gigantes, era especial para mí, y aunque mucha gente hablaba de mí sobre los años que jugué para los Atléticos, para mí lo más importante era hacer las cosas bien para los Gigantes".

Zito lució sobre el montículo como cuando ganó el premio Cy Young de la Liga Americana, lanzando para los Atléticos, al retirar a 11 bateadores en fila, permitió seis imparables y ponchó a seis en siete entradas y dos tercios.

Para el abridor fue su primer triunfo en fase final desde el 2006, poco tiempo antes de que dejara a los Atléticos y firmara contrato de siete años y 126 millones de dólares con los Gigantes.

"No puedo estar más feliz por él, realmente lo merece, él ha hecho muy bien las cosas, y era de esperarse un triunfo", declaró el piloto de los Gigantes, Bruce Bochy. "Su labor simplemente nos permitió seguir con vida".

Pero Zito tuvo el apoyo de su ofensiva, cuando el segunda base venezolano Marco Scutaro pisó la registradora, con lo que inició el racimo de cuatro, aprovechando un mal lanzamiento de Lynn.

El campocorto Brandon Crawford pegó sencillo al central para remolcar dos anotaciones, el mismo Zito conectó sencillo a tercera y remolcó la cuarta carrera de los Gigantes para cerrar el racimo.

En el octavo episodio el antesalista venezolano Pablo Sandoval (2) pegó jonrón solitario contra el relevista Mitchell Boggs y le botó la pelota por todo lo alto del jardín derecho.

La victoria se la quedó Zito (1-0) que en siete entradas y dos tercios, permitió seis imparables, dio una base por bolas y recetó seis ponches.

El relevista dominicano Santiago Casilla sacó el último "out" del octavo episodio y el cerrador Sergio Romo se encargó de trabajar perfecto el noveno para asegurar la victoria de los Gigantes.

"Era el partido que teníamos que ganar y lo conseguimos", declaró Zito. "He tenido una gran concentración en el montículo y luego recibí todo el apoyo del ataque y la defensa que jugó el equipo".

Mientras que los Cardenales, campeones defensores de la Serie Mundial, de momento perdieron la oportunidad de pasar al Clásico de Otoño por segunda temporada consecutiva.

Lynn se equivocó en el lanzamiento y provocó la derrota de los Cardenales, aunque el manejador de los Cardenales, Mike Matheny, lo justificó.

"Nuestro segunda base estaba colocado en el lugar correcto, pero Lynn hizo un lanzamiento demasiado bajo", consideró Matheny. "Ahora hay que pensar en el sexto partido y volver a ganar en San Francisco como ya lo hicimos en el primero".

Lynn es un ganador de 18 juegos en su primer año dentro de la rotación, pero tuvo falló en el momento preciso por segunda vez en lo que va de la serie e impidió que los Cardenales se hicieran de la liga por dos años consecutivos por primera vez desde 1967-68.

Con un triunfo de los Cardenales, se habría asegurado una revancha de la Serie Mundial del 2006 contra los Tigres, cuando San Luis se apoderó del Clásico en cinco juegos.

 

últimas noticias