Una Serie de comodines

Las novenas de Kansas y San Francisco empiezan este martes (7:00 p.m., Espn) la disputa del máximo galardón del béisbol de las Grandes Ligas.

James Shields, de Kansas City. /AFP. Madison Bumgarner, de los Gigantes. / EFE

Duelo de lanzadores se prevé para la Serie Mundial de las Grandes Ligas, en la que los Gigantes de San Francisco y los Reales de Kansas City serán los protagonistas por la corona de la temporada 2014. Ambas novenas, que clasificaron a postemporada después de ganar el comodín en sus respectivas ligas, se enfrentarán por primera vez en un Clásico de Otoño.

Los Reales llegan haciendo historia a la Serie Mundial. El equipo dirigido por Ned Yost ganó todos los partidos que disputó en postemporada, dejando en el camino a las dos mejores novenas de la Liga Americana, los Angelinos de Anaheim y los Orioles de Baltimore, después de ganar la batalla por el wildcard contra los Atléticos de Oakland. “Si quieres ser el mejor tienes que derrotar a los mejores. Sin importar qué equipo sea, estoy bastante emocionado por lo que comenzaré a disputar el martes”, afirmó el mánager, de 60 años, después de ganar el campeonato del joven circuito.

Los Gigantes, entre tanto, vienen de ganar las últimas nueve series que jugaron en octubre. La novena de Bruce Bochy superó a los Piratas de Pittsburgh en el juego de comodines de la Liga Nacional y después se encargó del mejor equipo del viejo circuito, los Nacionales de Washington y de los aguerridos Cardenales de San Luis, para coronarse como campeones por tercera ocasión en los últimos cinco años. “Estos jugadores están hechos para esta clase de partidos y saben manejarse en estas instancias”, indicó Bochy después de su victoria en la serie por el campeonato. 

Su primera Serie en 29 años

En 1985, la novena de Kansas City ganó el único campeonato en el Clásico de Otoño en su historia, después de vencer en la serie al mejor de siete (4-3) a los Cardenales de San Luis. 29 años después, los Reales volvieron a clasificar a postemporada y nuevamente su destino es la Serie Mundial.

“América se enamoró de los Reales”, dijo Ned Yost sobre su equipo, que se convirtió en la primera novena desde los Medias Blancas de Chicago de 1959 en llegar a un Clásico de Otoño después de terminar la temporada como el peor equipo de la Liga Americana en cuadrangulares.

A punta de velocidad, fildeo, poder ocasional y buen pitcheo, la novena de Kansas ha cabalgado por la postemporada. Aunque terminaron en la novena posición en la temporada regular en carreras anotadas y últimos en cuadrangulares, en octubre estos números dieron un giro de 180 grados a favor y ganaron el campeonato del joven circuito liderando en jonrones, en carreras anotadas, en extrabases y en bases robadas.

Además, sus relevistas se volvieron intocables en la serie por el campeonato. Terminaron con una efectividad de 1.13 en 16 entradas, permitiendo apenas 10 imparables, lo que obligó a que el promedio al bate de la ofensiva rival fuera de .172. Kelvin Herrera, Wade Davis y Greg Holland se convirtieron en un tridente de lujo, tanto así que los números que impusieron superaron el de grandes cuerpos de relevistas, como el de los Rojos de Cincinnati de 1990, los Yanquis de Nueva York de 1996 y 1998, y el de los Astros de Houston de 2003.

Herrera, Davis y Holland terminaron la temporada con efectividad por debajo de 1.50 y con más de 50 ponches en 70, 71 y 65 apariciones respectivamente. Tan solo los Rangers de Texas de 2013, contaron con dos relevistas con estos números (Neal Cotts y Joe Nathan).

A este poder en su cuerpo de relevistas se une la velocidad en bases y la capacidad de batear en el momento oportuno, como lo demostraron en las tres series que disputaron. Contra los Atléticos el robo de bases fue fundamental para descontar cinco carreras en contra y terminar ganando el partido por el comodín en entradas adicionales. Mientras que frente a los Angelinos y los Orioles el poder fue fundamental para la ofensiva. En la serie divisional, Mike Moustakas y Eric Hosmer en extrainnings fueron fundamentales para la victoria en los dos primeros partidos; por el campeonato de la liga vencieron a los Orioles en Baltimore con batazos oportunos en la décima entrada, en el primer encuentro, y en la novena, en el segundo, para iniciar con paso firme su camino al título.

Gigantes, a ratificar su dinastía

Tres clasificaciones a Serie Mundial en las últimas cinco temporadas y dos anillos son el resumen de lo que ha hecho la novena de San Francisco en esta década. Los dirigidos por Bruce Bochy siguen imparables en postemporada, desde 2010 no han perdido ninguna serie y se consagró en dos oportunidades como el mejor equipo de las Grandes Ligas.

Como en las dos últimas postemporadas, los Gigantes dependen de lo que haga su cuerpo de lanzadores: Madison Bumgarner, Tim Hudson, Ryan Vogelson y Jake Peavy son los encargados de llevar el juego hasta la sexta entrada, donde sus relevistas, liderados por el cuarteto que busca el tercer anillo de Serie Mundial: Sergio Romo, Javier López, Santiago Casilla y Jeremy Affeldt son los encargados de cerrar el encuentro. Precisamente los últimos dos se combinaron para limitar a la ofensiva de los Cardenales en la Serie por el Campeonato de la Liga Nacional a un promedio al bate de .112.

Los cuatro fueron responsables de que el relevo de San Francisco fuera el tercero mejor en la temporada del viejo circuito con una efectividad de 3.01 y el mejor en postemporada por la Liga Nacional, con promedio de carreras por cada nueve entradas de 1.78. El cuarteto se ha combinado en octubre para lanzar 19 entradas, dos tercios, permitiendo tan sólo una carrera, que fue el cuadrangular de Kolten Wong en el segundo juego de la serie por el campeonato.

Sin embargo, la clave de esta novena de la Bahía es que nunca da un encuentro por perdido. Si sus estrellas (Pablo Sandoval y Buster Posey) no funcionan, aparece un héroe inesperado para ganar un encuentro. Contra el equipo de San Luis, Gregor Blanco, Joe Panik y Travis Ishikawa se vistieron de figuras, sobre todo el último, quien selló el campeonato al conectar un cuadrangular de tres carreras en la parte baja de la novena.

Desde hace 12 años

Por primera vez, desde 2002, dos comodines se enfrentarán por los máximos honores en el béisbol de las Grandes Ligas. Ambos equipos consiguieron lo que ninguna novena en la historia había logrado: superar tres rondas en postemporada para ganar sus respectivas ligas.

Los Reales de Kansas definieron los abridores para los primeros dos encuentros. Para hoy, en el montículo abridor, estará James Shields, quien salió sin decisión en el encuentro contra los Orioles; para el segundo, quien tomará la pelota será Jordano Ventura. Por su parte, Bruce Bochy se decidió por la misma rotación que utilizó en el campeonato por la Liga Nacional: Madison Bumgarner, Jake Peavy, Tim Hudson y Ryan Vogelson.

[email protected]

 

523273

2014-10-20T22:30:14-05:00

article

2014-10-20T22:41:32-05:00

none

Jesús de la Hoz

Béisbol

Una Serie de comodines

22

6969

6991