Una Serie Mundial probable: Dodgers vs. Yanquis ¿Por qué no?

Al llegar a la mitad de la temporada, una semana antes del Juego de las Estrellas, las condiciones están dadas para pensar en el Clásico de Octubre, con probables rivales.

Hyun-Jin Ryu, de los Los Ángeles Dodgers.AFP

Todo el mundo recuerda los Clásicos de Octubre de los años 50 entre los Dodgers de Brooklyn y los Yanquis de Nueva York. Luego la rivalidad se trasladó, en los años 60, a los Dodgers de Los Ángeles y los Yanquis, siempre de Nueva York. Y ahora se habla, con muchas posibilidades de acertar, de la probable Serie Mundial 2019, entre los Dodgers y los Yanquis.

Bueno. Todo eso hace parte de las especulaciones, porque estando a mitad de camino de la temporada del béisbol de las Grandes Ligas, nos parece a nosotros, por decir lo menos, una gran aventura decir que los Dodgers y los Yanquis pueden ser los rivales para el Clásico de Otoño.

Las actuaciones de las dos novenas, permiten presumir esa gran final de campaña, aun cuando es difícil olvidar a los Mellizos de Minnesota y a los Cachorros de Chicago, cuando de análisis se trata, para otra posible gran final del béisbol de las Grandes Ligas.

Arrasan los Dodgers

Superando la barrera de los primeros 81 partidos, los Dodgers han dado una muestra irrefutable de que están en camino a disputar, por todos los medios a su alcance, la tercera Serie Mundial de manera consecutiva, desde luego, clasificándose antes para la postemporada; luego ganar el título de la Liga Nacional, y, finalmente, arribar a la Cita de Otoño.

Los Dodgers tienen, a 30 de junio de este año, la mejor marca entre todas las novenas en lo que va de la campaña, con 57 triunfos y 29 derrotas; y con un handicap que nadie puede olvidar: en su casa de Los Ángeles, prácticamente han sido imbatibles: 34 triunfos frente apenas a 9 derrotas. ¡Mejor, imposible!

Dave Roberts no quiere darse por vencido, y quizás, la tercera sea la de la victoria, con ese puñado de peloteros que lo están dando todo sobre el terreno de juego, con la excepción de que su cuerpo de relevistas ha fallado en 14 ocasiones, pues apenas han salvado 26 partidos de las 40 oportunidades en donde han podido salir adelante.

Los ‘’Esquivadores’’ que cuentan con la mejor marca en carreras limpias por juego en la Liga Nacional, con 3.41 de efectividad, suman también tres segundos lugares en las estadísticas más destacadas del Viejo Circuito.

Son segundos en ofensiva, con promedio de 267 al bate, por debajo de los Rockies de Colorado que tienen 269; son segundos en cuadrangulares conectados, con 139 ‘’bambinazos’’ conectados, detrás de los Cerveceros de Milwaukee, que han despachado 141 tablazos de circuito completo; y son segundos en carreras impulsadas, con 447 remolcadas, detrás de los Rockies, que suman 458 empujadas.

Es que la rotación de los Dodgers mete miedo de verdad, con cuatro lanzadores zurdos y dos derechos, todos dentro de la capacidad de juego que se necesita para compilar más triunfos que derrotas.

El zurdo surcoreano Hyun-Jin Ryu, con 9 victorias y 2 derrotas, y la raquítica efectividad de 1.83; el derecho Walker Buehler, con 8-1 y 3.43; el estelar zurdo Clayton Kershaw, superando muchas dolencias, con 7-2 y 3.23; el derecho japonés, Kenta Maeda, con 7-4 y 3.78; el veterano zurdo Rich Hill, con 4-1 y 2.55; y el joven zurdo mexicano, Julio César Urías, con 4-2 y 2.50.

Ahora súmenle la formidable actuación ofensiva de la novena, con Cody Bellinger, con 102 indiscutibles en 295 turnos para 346 con el bate, 27 jonrones y 67 remolcadas, uno de los grandes a la ofensiva en la temporada; de Alex Verdugo, con 311, 9 cuadrangulares y 37 impulsadas; David Freese, con 308, 8 jonrones y 23 remolcadas; Justin Turner, con 301, 9 ‘’bambinazos’’ y 33 impulsadas; Max Muncy, con 279, 20 tablazos de circuito completo y 58 empujadas; y Corey Seager con 278, 8 cuadrangulares y 38 remolcadas.

Y otra cosa más destacada: los Dodgers tienen el mejor registro de todas las Grandes Ligas en materia de carreras producidas contra las recibidas: nada más y nada menos que 128 a su favor.

Los Dodgers recibieron criticas de cierto sector de la prensa cuando dejaron ir de su nómina al veterano Matt Kemp, a los cubanos Yasmani Grandal y Yasiel Puig, pero esas ausencias, por el momento, no se han notado de manera decisiva.

De los Yanquis

Si bien es cierto que a los Yanquis de Aaron Boone se les otorga un buen handicap para ganar el título de la Liga Americana, la verdad de todo, es que los ‘’Bombarderos’’ del Bronx necesitan, mañana es tarde, por lo menos un abridor más para su rotación, cuando se ha confirmado que el derecho dominicano, Luis Severino, no estará a la vuelta de la esquina para subir a la lomita de los suspiros.

Sin embargo, los Yanquis son los Yanquis, y vienen dando de qué hablar, camino a encontrar la posibilidad de asegurar su presencia en la postemporada, lo que aparentemente tienen definido hasta este momento; y la conquista una vez más del banderín de la Liga Americana para llegar a la Serie Mundial, algo que no alcanzan desde el 2009.

Con lo que tienen los Yanquis en lo que va del recorrido de la temporada, se puede pensar seriamente que pueden llegar al Clásico de Otoño, y disputarla, en este caso del análisis que estamos haciendo, con los Dodgers de Los Ángeles.

Primeros en el Este de la liga, los Yanquis tendrían que pensar seriamente, tal como están las cosas, en que para capturar el título del circuito, necesitarán derrotar a los formidable Mellizos de Minnesota, que vienen desarrollando una admirable campaña.

Pero mientras llega la ronda de las definiciones, digamos que los Yanquis tienen el mejor registro de la Americana, con 54 victorias y 28 derrotas en sus primeras 82 presentaciones de la temporada, incluyendo el par de triunfos en Londres frente a sus eternos rivales, los Medias Rojas de Boston.

Los Yanquis a la ofensiva, están igualados en la tercera casilla con los Astros de Houston, con 267 al bate, en donde los Mellizos son líderes con 270 y los Medias Rojas ocupan la segunda casilla con 269.

Igualmente los Yanquis son terceros en la producción de cuadrangulares, con 138 tablazos de circuito completo, en donde nuevamente los Mellizos son líderes, con 157, y los Marineros de Seattle son segundos, con 150 estacazos de vuelta completa.

Con 453 carreras remolcadas, los Yanquis son segundos en ese departamento, en donde una vez más los Mellizos son los punteros con 456 impulsadas.

La rotación de los Yanquis está careciendo de una nueva pieza de manera urgente, dadas las dificultades por las cuales está atravesando.

El dominicano Domingo Germán, su mejor carta entre los abridores, por fuera de la nómina por lesión, tiene marca de 9 victorias y 2 derrotas, y 3.86 carreras limpias por juego; y luego aparecen, los zurdos J.A. Happ, con 7 y 4, y 5.23 de efectividad; James Paxton, con 5-3 y 4.34 y C.C. Sabathia, con 5-4 y 4.04; y finalmente el derecho japonés Masahiro Tanaka, con 5-5 y 3.74 de efectividad, de quien se espera una mejor actuación en el segundo tramo de la campaña.

Los Yanquis son sextos en la tabla de efectividad, con 4.24 carreras limpias por juego, en donde los Rayas de Tampa son líderes, con 3.21 de efectividad; y los relevistas han perdido 12 desafíos camino al cierre, al salvar 29 encuentros de 41 posibles.

No hay duda alguna que D.J. LeMahieu es ‘'la bujía’’ de los Yanquis con el uso del bate, promediando 345, con 108 inatrapables en 313 turnos, incluyendo 12 cuadrangulares, 2 triples, 19 dobles y 61 carreras remolcadas. Detrás de él, aparecen Cameron Maybin, con 314, 5 cuadrangulares y 14 impulsadas; el colombiano Giovanny Urshela, con 303, 6 jonrones y 38 remolcadas; Aaron Judge, quien acaba de regresar a la nómina, con 299, 7 tablazos y 17 fletadas; el venezolano Gleyber Torres, con 295, 19 cuadrangulares y 47 empujadas; Didi Gregorius con 290 al bate; Luke Voit, con 280, 19 cuadrangulares y 50 impulsadas; el dominicano,  Gary Sánchez, con 261, 23 ‘’bambinazos’’ y 54 remolcadas; y Brett Gardner, con 236, 12 jonrones y 36 impulsadas.

Con 105 carreras a su favor en la tabla, los Yanquis son segundos en esas estadísticas, donde una vez más los Mellizos los superan, con 113 carreras más anotadas de las que ha recibido en la temporada.

A pesar del ‘’hospital ambulante’’ que han tenido los Yanquis, sus seguidores están más que satisfechos por la labor realizada hasta ahora, pero esperan más ¡…llegar a la Serie Mundial y ganarla…!

Nada fácil pero tampoco imposible.

Otras combinaciones

No podemos dejar de lado las otras opciones que sobre el papel se están dando a estas alturas de la campaña, porque los Mellizos de Minnesota y los Cachorros de Chicago, acreditan méritos para llegar a la Serie Mundial.

Nada raro sería un Clásico de Octubre entre los Mellizos y los Cachorros; como tampoco lo sería entre los Mellizos y los Dodgers; ni que decir de otra entre los Cachorros y los Yanquis, porque como están las cosas, esas combinaciones son factibles.

Los Mellizos deben llegar a la postemporada, dentro de lo normal, y seguramente, disputar el título de la liga frente a los Yanquis, pues con destacados numeritos como lo son, líderes de bateo, con 270; líderes en cuadrangulares con 157; y líderes en carreras impulsadas con 456, y terceros en efectividad de sus lanzadores con 3.91 carreras limpias por juego, nadie se atreve a descartarlos.

En la nómina de los Mellizos sobresalen varios peloteros latinos que le han dado solidez a la novena. Por ejemplo, los dominicanos, Jorge Polanco, con 320 al bate, 11 cuadrangulares y 39 carreras impulsadas; Nelson Cruz, con 284, 16 tablazos de circuito completo y 46 remolcadas; y Miguel Sanó, quien se está recuperando de todas sus dolencias, con 214, 12 cuadrangulares y 22 fletadas hasta el plato; y el puertorriqueño, Eddie Rosario, con 282, 20 jonrones y 60 impulsadas.

Pero además cuentan con el alemán Max Kepler, quien batea para 269, con 21 ‘’bambinazos’’ y 53 impulsadas; con C.J. Cron, con 271, 17 jonrones y 52 empujadas; y, finalmente, Jonathan Schoop, con 251, 13 jonrones y 34 remolcadas.

Jake Odorizzi encabeza la rotación, con 10 ganados y 3 perdidos, con 2.73 de efectividad; seguido por el puertorriqueño José Berríos, con 8-4 y 2.89 carreras limpias por juego; luego Kyle Gibson, con 8-4 y 4.21 de efectividad; el venezolano Martín Pérez, cuarto en la rotación, con 7-3 y 4.15 carreras limpias por juego, y termina la nómina de los abridores, el dominicano Michael Pineda, con 5-4  y 4.78 de efectividad.

Lo mismo sucede con los Cachorros, que son octavos a la ofensiva, con 252; son cuartos en cuadrangulares, con 131 jonrones; son igualmente cuartos en carreras impulsadas con 419 remolcadas; pero son terceros en efectividad de sus lanzadores, con 3.94 carreras limpias por juego.

Kris Bryant es su mejor bateador con 287 de promedio, 85 indiscutibles en 296 turnos, con 16 cuadrangulares y 11 impulsadas; el venezolano Wilson Contreras, con 285, 17 jonrones y 48 remolcadas; el puertorriqueño Javier Báez, con 284, 20 ‘’bambinazos’’ y 56 empujadas; Jason Heyward, con 271, 14 cuadrangulares y 37 impulsadas; Anthony Rizzo, con 270, 19 jonrones y 56 fletadas; David Bote, con 257, 9 tablazos y 34 impulsadas; y, finalmente, Kyle Schwarber, con 234, 18 cuadrangulares y 40 carreras empujadas.

Los Cachorros que han desperdiciado 12 partidos en el cierre, esperan que con la llegada de Craig Kimbrel a ocupar el puesto de taponero, las cosas cambien; y la rotación se vea fortalecida en los tramos finales de los juegos.

Kyle Hendricks, con 7 ganados y 5 perdidos, y 3.36 de efectividad, es el actual líder de la rotación; luego aparecen, Jon Lester, con 7-6 y 3.89 carreras limpias por juego; Cole Hamels, con 6-3 y 2.98 de efectividad; el colombiano José Quintana, con 5-7 y 4.21 carreras limpias por juego; y cierra el grupo el japonés Yu Darvish, con 2-4 y 4.98 de efectividad.

Los Cachorros están llamados a obtener el pasaporte para la postemporada, y posiblemente, disputar el título de la Liga Nacional con los Dodgers.

Y para quienes tienen buena memoria, recordemos que en 1987, los Mellizos de Minnesota, que no eran favoritos en nada, llegaron hasta ganar la Serie Mundial de ese año. Por eso y por lo que están desarrollando en la campaña, no los podemos echar a un lado, y porque además, sería una grata sorpresa.

Estar en la primera casilla de sus respectivas divisiones, tener los buenos numeritos que muestran hasta ahora y pensar en que la oportunidad está muy cerca para ir a la postemporada, es cosa fácil de decir. Otra cosa es llegar a ella, porque de aquí a la última semana de septiembre, el camino por recorrer es largo, y seguramente, tortuoso.

¡Qué tal que ninguna de estas cuatro novenas lleguen a la Serie Mundial! Pues no pasará absolutamente nada, porque en el béisbol, como en todos los deportes, cualquiera cosa puede suceder en los resultados del inmediato futuro.

869305

2019-07-04T16:53:50-05:00

article

2019-07-04T16:53:50-05:00

sarenas_262225

none

ANTONIO ANDRAUS BURGOS

Béisbol

Una Serie Mundial probable: Dodgers vs. Yanquis ¿Por qué no?

62

13324

13386