Una verdadera prueba de fuego para el béisbol colombiano

Noticias destacadas de Otros Deportes

Vaqueros de Montería participa desde este sábado en la Serie del Caribe, en Puerto Rico. Hace tres años, en el Clásico Mundial, la selección nacional dejó una muy buena imagen. Ahora les toca a los campeones de la liga local ratificarlo ante los mejores clubes de la región.

El béisbol colombiano pasa por uno de los mejores momentos de su historia. En 2019 nuestro país tuvo hasta 11 peloteros en las Grandes Ligas de los Estados Unidos, además de un centenar en las Menores. Y después de que la selección nacional participara en el Clásico Mundial, en 2017, el campeón de la Liga Colombiana fue invitado a la Serie del Caribe, que se disputará desde mañana en el estadio Hiram Bithorn de San Juan de Puerto Rico, con la participación de los campeones de seis de las ligas más importantes de la región.

Lo hará porque ante la ausencia obligada de la novena cubana, que afrontó problemas de visado para sus integrantes, la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe evaluó los países candidatos y se inclinó por Colombia. Según en comisionado de la entidad, Juan Francisco Puello, “los méritos deportivos son evidentes, así como el desarrollo organizativo. Sabemos que le va a dar lustre a la competencia”.

En el evento estarán los Cardenales de Lara (Venezuela), primer rival de los Vaqueros de Montería, Astronautas de Chiriquí (Panamá), Toros del Este (República Dominicana), Cangrejeros de Santurce (Puerto Rico) y un equipo mexicano que se definía anoche entre Tomateros de Culiacán y Venados de Mazatlán.

Lea también: Derek Jeter, una leyanda con asiento de lujo en el Salón de la Fama

“La Serie del Caribe representa un torneo, a pesar de ser muy corto, de gran valor competitivo para los peloteros, porque muchos de ellos van a los campeonatos invernales de los países de la región pensando en mejorar y prepararse para la temporada de las Grandes Ligas, y, en otros casos, muy pocos por cierto, cuando están llegando al ocaso de su carrera pero quieren mantenerse vigentes en el béisbol”, asegura Antonio Andraus Burgos, uno de los mayores conocedores del deporte de la pelota en el país.

“Para Colombia significa mucho. Nunca antes había participado, ni siquiera cuando el béisbol profesional invernal de nuestro país, en los años 50, contaba con prospectos de mucho valor para las Grandes Ligas, pues vinieron a participar, probar su calidad y condiciones de juego, mejoraron su capacidad de competencia y de jerarquía, para después llegar a las Mayores”, agrega.

Será una verdadera oportunidad de evaluar el nivel de nuestra liga local, pues los rivales serán de mucha tradición y roce internacional.

El camino de Vaqueros de Montería

Aunque existió antes una franquicia con el nombre de Vaqueros y Montería tuvo hasta hace poco al equipo de Leones, el nuevo campeón del béisbol colombiano tiene apenas un año de vida.

Se creó como sociedad anónima por iniciativa del entonces alcalde de la ciudad, Marcos Daniel Pineda y un grupo de empresarios de la región. “Leones era propiedad de Édison Rentería y era inviable financieramente, así que decidimos organizar un club con gente de acá, con más arraigo. Y con el nombre de Vaqueros porque es como conocemos a los campesinos de nuestra zona, que es la más ganadera del país”, explica Loriam Argumedo Dau, la gerente de la entidad.

Lea también: Don Larsen y su perdurable hazaña

Vaqueros jugó la Liga Colombiana con la intención de ganarla y para eso contrató al experimentado mánager venezolano Ozney Guillén, hermano del campeón de la Serie Mundial Ozzie Guillén, además de un plantel de jugadores con recorrido y refuerzos extranjeros de cartel.

“Hicimos una inversión grande, pues una temporada nos cuesta cerca de mil millones de pesos, pero queremos ser un ejemplo de cómo manejar un equipo con proyección internacional”, agrega Loriam, agradecida con la afición cordobesa que llenó durante todo el torneo el estadio Dieciocho de Junio.

Esta temporada el campeonato colombiano contó con seis equipos y no cuatro como era tradicional. Y precisamente los dos debutantes llegaron a la final, pues Vaqueros superó a Gigantes de Barranquilla.

Las ligas de invierno en los países del Caribe se realizan entre noviembre y enero, porque es el periodo de descanso de los equipos del béisbol de los Estados Unidos y lo peloteros profesionales pueden participar. Uno de los proyectos de Vaqueros es promover también torneos o intercambios durante el resto del año para promover y motivar a los jugadores locales y los prospectos de las categorías menores.

Las expectativas en Puerto Rico

“Para esta Serie del Caribe podemos esperar una actuación decorosa de Vaqueros, pues sin duda alguna cuenta con una nómina competitiva y tiene a un experimentado capataz. Eso no significa que la vaya a ganar, aún cuando no hay nada para descartar, ya que en una serie tan corta cualquier cosa puede pasar. Pero los otros cinco equipos cuentan con más recorrido y quizás con peloteros de más valía”, admite Antonio Andraus.

“Sabemos que ese torneo es otro nivel, pero hemos estudiado a los rivales y pensamos positivo, queremos ser campeones”, agrega la gerente de Vaqueros, Loriam Argumedo.

Vea también: Los orígenes de Gio Urshela, el cartagenero de los Yanquis de Nueva York

Lo cierto es que para el béisbol colombiano el hecho de participar ya es un gran logro, pues los peloteros criollos que no pertenecen a organizaciones de las Gran Carpa, podrán mostrarse ante los los ojos de muchos cazadores de talento de Estados Unidos y el Caribe. Además, nuestros dirigentes y entrenadores tendrán también la posibilidad de codearse y aprender de sus pares de países con mayor desarrollo en este deporte.

En la primera vuelta de esta edición 63 de la Serie los seis equipos jugarán todos contra todos (ver gráfico con partidos de Colombia) y los cuatro primeros disputarán las semifinales, a un juego.

Comparte en redes: