Rentería está imparable con el bate