Bolt, a la conquista de los 100 metros

El seis veces medallista en Pekín 2008 y Londres 2012 intentará este domingo colgarse su primera presea en esta edición de las justas olímpicas. Su objetivo es la triple corona.

Usain Bolt, el hombre más rápido del mundo, sueña con despedirse con honores en Río 2016. / AFP
Usain Bolt, el hombre más rápido del mundo, sueña con despedirse con honores en Río 2016. / AFP

En el Mundial de Atletismo en Osaka, en 2007, Usain Bolt sufrió una derrota que lo motivó a esforzarse para nunca perder. En los 100 metros de ese certamen su meta era ganar, se había preparado para eso, pero fue superado por el estadounidense Justin Gatlin y cruzó la meta en el segundo puesto. Decepcionado, llegó al camerino a hablar con su entrenador, quien le dio todos los argumentos sobre por qué no había sido el mejor. Entonces en ese momento, tras reconocer sus errores y aceptar lo que le decían, decidió que debía esforzarse y dar todo de sí, si realmente quería ser el mejor. Ahí comenzó a poner su corazón de lleno y decidió especializarse en los 100 metros. Fue una especie de apuesta. Le dijo a su entrenador que le dejara correr los 100 metros, prueba que solía realizar en la secundaria. Si corría fuerte, iba a poder dedicarse a esa distancia, y si no, apostaría sólo por los 200 metros. Y desde ese día ha sido el más rápido.

Una mirada furtiva, un beso, el paso fugaz de un pájaro, la muerte súbita, son hechos simples que, en 9.58 segundos, se repiten decenas de miles de veces, pero hay una sola persona en el mundo que puede recorrer una distancia de 100 metros en ese tiempo. Los reflectores se encienden a pleno con la entrada en escena de Usain Bolt, un rayo que quiere cerrar su exitosa carrera ganando el triplete en estas justas olímpicas, es decir, colgarse el oro en los 100, 200 y 4x100 metros, como ya lo hizo en Pekín 2008 y Londres 2012. Este domingo, desde las 8:25 p.m., por el Canal Caracol, irá por su primer objetivo, los 100 metros.

Las grandes amenazas que aparecen en el camino del atleta jamaiquino son los estadounidenses Justin Gatlin y Trayvon Bromell, además del francés Jimmy Vicaut.

“El rayo” más familiar

Jennifer y Wellesley, los padres de Usain Bolt, lo acompañan por estos días en Río. Sus seres más cercanos quieren ser testigos del final de la carrera del atleta más rápido de todos los tiempos, quien aunque tendría la edad para ir a Tokio 2020, ya ha advertido que en Río colgará sus zapatillas. Usain Bolt será veloz ahora, pero debieron verlo cuando era un bebé, asegura su madre, Jennifer Bolt en Río de Janeiro, ciudad en la que espera que su hijo se despida como toda una leyenda. “Después de tres semanas ya estaba empujando, porque era muy fuerte”, dijo la madre del hombre más rápido de todos los tiempos. “Un día lo dejé en la cama y cuando volví estaba muy cerca de caerse de ella”, recordó Jennifer Bolt. “Así que desde entonces me pregunto: ‘¿Qué clase de chico es?’”. A los 12 años, Usain Bolt era el más rápido de su escuela.

“Usain está optimista porque dice que serán sus últimos Juegos y quiere irse con toda la gloria, así que pueden esperar grandes cosas de él”, aseguró por su parte su padre, Wellesley Bolt.

Respecto al fenomenal talento de su hijo, los Bolt se mostraron modestos sobre su influencia en Usain. “Creo que es un talento natural”, señaló Jennifer, aunque piensa que una dieta rica en batatas jamaiquinas no le puede haber hecho mal. “No sé si es un secreto, pero sé que es bueno”, afirmó orgullosa. “Probablemente sus movimientos de baile vienen de mí”, dijo entre risas su padre Wellesley.

Los padres del velocista viven en la misma modesta casa de su pueblo natal Trelawny y Bolt padre todavía dirige su tienda allí. “Necesito algo en que ocupar mi tiempo, así no me pongo perezoso, por lo que aún sigo yendo a mi tienda”, afirmó.

Y a pesar de que Usain Bolt es una de las grandes celebridades mundiales, que atrae multitudes dondequiera que vaya, ha sabido mantener los pies sobre la tierra.