Boxeador mexicano murió tras recibir fuertes golpes en una pelea

Marco Antonio Nazareth salió del cuadrilátero con un derrame cerebral.

El boxeador mexicano Marco Antonio Nazareth, de 23 años, falleció el miércoles como consecuencia de los golpes recibidos el pasado sábado en una pelea de la división de los súper-ligero ante su compatriota Omar Chávez, hijo del mítico púgil Julio César Chávez, informaron fuentes médicas.

Nazareth perdió por la vía rápida en el cuarto asalto del pleito del que salió con un derrame cerebral que lo llevó al salón de operaciones en un hospital en Puerto Vallarta, en el oeste de México.

A pesar de enfrentar a un contrario más experimentado, en el octavo combate de su vida, Nazareth llegó a tomar la iniciativa en el tercer asalto, pero la furiosa respuesta de Chávez lo puso en malas condiciones luego de recibir numerosos golpes en la cabeza.

Los médicos habían pronosticado que sólo después de 72 horas se podía hacer pronósticos sobre la evolución del peleador, y poco después de cumplirse ese plazo señalaron que su estado era muy crítico porque sólo el 10 por ciento de su cerebro funcionaba.

Omar Chávez, hijo menor del ex campeón mundial Julio César Chávez, visitó junto a su padre el hospital donde estuvo recluido el púgil, que recibió muestras de apoyo de algunos centenares de aficionados que oraron por su vida.