Por: Hernán Peláez Restrepo

Buen augurio

En el título de estas líneas está la definición de la selección colombiana actual. Algo muy bueno para el futuro inmediato en esta Copa América 2019. Porque mientras seguimos degustando y saboreando no solamente la victoria ante Argentina, sino la manera como se consiguió, es preciso esperar con optimismo el juego del miércoles con Catar.

Si algo sorprendió a los argentinos fue la fuerza y la disposición físico-atlética comprobada en varios gestos de nuestros jugadores. Recordar el “arranque” de Roger Martínez ante Saravia en el primer gol, que demuestra mejor disposición para iniciar una jugada que concluyó en un golazo. La forma como Jefferson Lerma pasó por detrás de Roger en velocidad para servir centro o pasegol a Duván Zapata es un ejemplo contundente, lo mismo que los cierres oportunos por anticipación de Wílmar Barrios.

El verdadero equipo de Colombia no es la selección en sí misma, es conseguir que 11 jugadores comulguen con un sistema o plan de juego, tanto en defensa como en ataque. Por eso creo que el equipo que jugó al final —es decir, con el 2-0 contundente— es la mejor aplicación de lo que piensa y cranea Carlos Queiroz.

Claro que eso encierra decisiones complicadas. Por la lesión de Muriel, Roger Martínez, que no es extremo izquierdo, ingresó a ese sector y aunque se le tiene presente por su golazo, ya en la etapa inicial había colaborado para que Colombia fuera superior al esquema argentino, pobre si se quiere, en el sector de volantes.

Si revisamos y recordamos, como me apunta mi amigo y exjugador el Burrito González, del minuto 34 al 48 Messi no tocó la pelota. Dicho diferente, Colombia montó un operativo seguro sobre el generador de juego adversario. Claro que hubo una falta desconsiderada de Cuadrado sobre él, que significó a la larga su cambio por la tarjeta amarilla, que lo condicionaba.

Es buen augurio, sin triunfalismos, porque a la vuelta de la esquina, el miércoles, es el choque con los cataríes. Un triunfo y con seis puntos se puede soñar en cosas grandes. Lo difícil es sostener a Falcao con otro delantero, en cuyo caso Roger Martínez gana la primera opción. Sin embargo y sabiendo superar la molestia de dejar por fuera a Falcao, Martínez y Zapata debieran ser confirmados en la línea titular. Siempre se aseguró que deben ser utilizados aquellos jugadores que estén en buen momento y ellos están justamente en eso. Igual situación se presenta con Cuadrado. El puesto habitual que exhibe en Juventus en nada se parece al que ocupa en la selección. Ahí creo que Barrios, Matheus y Lerma conforman una línea más sólida y capaz de “desdoblar” hacia el ataque.

Buen augurio, sin exageraciones. Paso a paso. Ganar a Catar, estar instalado en la segunda ronda. Con fe y confianza, sin mirar por encima del hombro, se puede alimentar la ilusión.

 

También le puede interesar: "La Copa América que Colombia ganó en medio de la guerra"

 

866288

2019-06-16T22:00:00-05:00

column

2019-06-18T12:18:15-05:00

l[email protected]

none

Buen augurio

12

3325

3337

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Siempre que llovió...

El caso James

Dos caras

Ilusiones

Los alumnos