Buscando una estrella

En los partidos Medellín-Tolima (5:00 p.m., por RCN) y Cali-Millonarios (7:30 p.m., por WIN) se definen hoy los dos finalistas de la Liga Águila.

Leonel Álvarez, DT del Medellín; Alberto Gamero, DT del Tolima; Fernando “El Pecoso” Castro, DT del Cali; Ricardo Lunari, DT de Millonarios.
“Estamos ilusionados, pero no confiados”
 
Leonel Álvarez ha dirigido cuatro partidos con el Medellín en este torneo. Le ganó a Envigado, luego empató frente a Júnior, en Barranquilla, y lo superó en el Atanasio Girardot. Y el miércoles empató en Techo ante Tolima. El equipo aún no juega como él quiere, pero ya se nota su mano.
 
“Tenemos que mejorar en muchas cosas si queremos llegar a la final. La tenencia de la pelota debe ser más clara. En Bogotá estuvimos incómodos en la cancha, no supimos presionar”, admite el técnico paisa, que salió campeón con el poderoso de la montaña en 2009.
 
Leonel admitió que “tenemos la ventaja de jugar como locales, ante nuestra hinchada, que será fundamental, pero no podemos confiarnos, la serie está abierta porque Tolima es un gran equipo”.
 
Agregó que “hay que mejorar en la presión en campo rival. Vamos a hacer una propuesta que nos permita generar muchas opciones de gol y mantener las cosas buenas que ha venido mostrando el equipo. En Techo, Tolima propuso más, porque tenía la obligación, pero ahora nos toca a nosotros”.
 
El estratega reconoció que “en el juego de ida por momentos nos vimos mal, porque ellos no nos dejaban hacer cinco toques seguidos. Las pocas veces que lo hicimos, generamos peligro”.
 
Agregó que “el grupo está ilusionado, pero no confiado. En estas instancias la parte mental y la motivación son muy importantes y en eso estamos trabajando. Estamos cerca, pero a la vez lejos del objetivo, que es salir campeones, no es momento de relajarse, ni de presionarse en exceso. Hay que tratar de disfrutar el momento y darlo todo por el sueño que tenemos, aunque seguramente los jugadores y el cuerpo técnico del Tolima estarán pensando igual”.
 
“Venimos mejorando”
 
Alberto Gamero ganó en 2008 el título de la Liga con el Boyacá Chicó. En ese entonces no era favorito para derrotar al América, pero lo consiguió. Hace tres semanas su equipo ni siquiera estaba entre los ocho y ahora disputa ante Medellín el paso a la final.
 
Está optimista y siente que ha cumplido con las expectativas del club, pero no se conforma y quiere más. Colgar una estrella en el escudo pijao sería un cierre fenomenal para una temporada que comenzó mal, pero en la que viene de atrás hacia adelante, como los caballos purasangre. El Tolima completó nueve fechas invicto y espera sumar una más en el Atanasio Girardot.
 
“Vamos a buscar el partido, porque siempre tenemos una propuesta ofensiva, como la del Medellín en Bogotá. Es una serie muy pareja. Nosotros estamos mentalizados en que enfrentaremos a un equipo que llevará 45.000 personas al estadio y eso será bonito. Estamos muy emocionados con ese compromiso y nuestra meta es hacer un buen partido allá. Queríamos irnos ganando, llevarnos una ventaja para la vuelta, pero por cosas del fútbol no se pudo. Los muchachos hicieron todo por ganar el partido en Techo y eso me dejó tranquilo. Ojalá que para el domingo las opciones de gol que generemos las podamos concretar. Ahí está la clave”.
 
Gamero destacó el buen momento de sus dirigidos y advirtió que eso podría beneficiarlos. “Nuestro equipo viene en forma ascendente, mejorando, pero con muchos errores todavía. Este no es el plantel perfecto. Venimos con una confianza importante, pero está claro que hay cosas por mejorar. Si lo hacemos y jugamos serios, podemos soñar con seguir avanzando”, señaló el estratega, que el año pasado levantó la Copa Postobón con el elenco vinotinto y oro.
 
Sobre la otra semifinal, en la que se enfrentan Cali y Millonarios, Gamero advirtió: “los cuatro equipos instalados en las semifinales han hecho méritos para alcanzar un lugar en la gran final, las dos llaves están muy parejas”.
 
“En casa todo  será  distinto”
 
El único título que ha ganado Fernando El Pecoso Castro como técnico fue en 1996, cuando justamente dirigía al Deportivo Cali, equipo del que hoy está al frente. El 14 de julio de ese año es una fecha inolvidable para los hinchas azucareros, porque tras 22 años pudieron volver a obtener  un título. Desde 2005 no han vuelto a celebrar y ya son diez los años de espera, la cual anhelan termine este semestre cuando nuevamente El Pecoso les dé la alegría. 
 
Ya en semifinales la derrota en el juego de ida ante Millonarios no cayó tan mal. Todo lo contrario, al ser sólo por diferencia de un gol, el positivismo es máximo, y esta noche ante su gente en el estadio de Palmaseca la remontada es esperada con convicción. “Con el equipo completo y en nuestra casa las cosas serán muy distintas. Voy a trabajar mentalmente el grupo con el video del partido anterior, en el cual goleamos como locales 5-1 a Millonarios. Espero que en Cali podamos darle la vuelta al resultado para alcanzar el objetivo”, advirtió el técnico Castro tras la derrota 3-2 en Bogotá.
 
Cali ha sido un excelente equipo en la Liga Águila, con juventud ha demostrado que la experiencia es necesaria pero que lo que realmente marca diferencia es la actitud y capacidad de los jugadores. El Pecoso ha sabido llevar a muchos juveniles a destacarse y eso ha sido gracias a su capacidad de convencimiento. “Yo les digo a los pelaos que se sientan tranquilos y hagan lo que saben hacer”, reconoció el técnico manizaleño de 66 años, quien podrá contar con el argentino Cristian Nazuti, quien vio la tarjeta roja en el juego de día pero gracias a la presencia de Rafael Santos Borré y Juan Sebastián Quintero con la selección de Colombia Sub-20 en el Mundial de Nueva Zelanda, podrá actuar hoy. “En la vuelta no podemos regalar la banda derecha como lo hicimos en la ida. Millonarios aprovechó esa ventaja y por ahí nos atacaron casi todo el segundo tiempo. Tendremos que corregir eso si queremos ganar la serie”.
 
“La vuelta es a otro precio, vamos a darlo todo”
 
La última vez que Millonarios visitó el estadio de Palmaseca vivió una verdadera pesadilla. Transcurría la fecha siete de la fase todos contra todos de la Liga Águila y el Cali no tuvo piedad de los dirigidos por Ricardo Lunari. Ese día los golearon por 5-1 y se presentó un amago de crisis en el equipo embajador.
 
Han pasado tres meses desde aquella goleada y con el paso de las jornadas Millonarios fue encontrando una versión mejor. Por ello, más que una revancha, en el cuadro bogotano consideran que el partido de hoy será una oportunidad para alcanzar el segundo tiquete a la gran final del fútbol colombiano.
 
“Yo creo que ambos equipos son muy diferentes a los del 5-1. En Millonarios estamos más maduros, jugamos diferente. En ese momento nos costaba contener los rivales. El Deportivo Cali también es otro y eso cambia las condiciones para el duelo de esta noche”, afirmó Ricardo Lunari en la previa del decisivo duelo.
 
“A pesar de la victoria que obtuvimos en la ida, somos conscientes de que la vuelta será a otro precio. Tenemos que afrontar un partido durísimo. Cualquiera puede ganar y nosotros lo vamos a intentar como visitantes”, añadió el argentino.
 
Sobre la diferencia con la que llegan para el partido de vuelta de esta semifinal, Lunari afirmó que querían una ventaja mayor para viajar a Cali más tranquilos, pero que el haber cumplido el objetivo de ganar en casa lo dejó muy satisfecho. “Millonarios sacó adelante el partido del jueves pasado con puro amor propio. Se trató de abrir la cancha, de jugar por los costados para que ellos se cansaran porque teníamos un jugador más. Dimos el primer paso. En Cali empezaremos ganando”, indicó el técnico de 45 años.
 
“Tenemos que estar tranquilos para completar la clasificación. Dimos un paso adelante en El Campín y ahora aprovecharemos que estamos en buenas condiciones. Confiamos en lo que tenemos”, puntualizó.