La capital se vistió de rojo

Las autoridades distritales reportaron normalidad en el transcurso de la celebración que culminó en el Parque Simón Bolívar.

Los hinchas del Independiente Santa Fe se prepararon durante toda la semana para realizar “una fiesta sin precedentes”, como lo repitieron varios de ellos en los alrededores del estadio El Campín y el Parque Simón Bolívar, escenario que el Distrito dispuso para la celebración de la final del fútbol profesional colombiano, donde se reunieron más de 20.000 personas para ver la transmisión en vivo del encuentro en el que resultó victorioso el equipo capitalino.

Una de las quejas de los hinchas del Santa Fe fue la venta de boletas falsas por parte de los revendedores que se agolparon alrededor del estadio. La Policía confirmó la situación y hacia el mediodía advirtió a los aficionados que no compraran a estas personas. Después de las 2:30 p.m. hubo algunos desórdenes en las entradas del escenario deportivo, pues los validadores se retiraron del lugar y “las personas entraron a su antojo”, como aseguró Milena Rueda, una de las seguidoras de Santa Fe.

El domingo se incautaron  606 armas blancas y cinco de fuego por porte ilegal, según señaló la Policía Metropolitana. Pero aparte de estos hechos, las autoridades reportaron total normalidad.