¿Aguantará Tom Dumoulin el liderato del Giro?

El holandés se ubica en la primera posición de la 'corsa rosa' a 2:41 de Nairo Quintana. Esta semana afronta la alta montaña.

Tom Dumoulin ciclista del Sunweb. AFP

El Giro, liderado por el holandés Tom Dumoulin, se pregunta por la capacidad del imponente rodador holandés para mantener el primer puesto en una última semana muy montañosa, comenzando por la monstruosa 16ª etapa del martes, con el Mortirolo y el Stelvio en la ruta hacia Bormio.

Posición de fuerza

 

Muy superior a los escaladores en la contrarreloj, Dumoulin dispone de un buen colchón de tiempo. La ventaja sobre Nairo Quintana (2 minutos y 41 segundos) y Thibaut Pinot (3 minutos y 21 segundos) debería aumentar en la última cronometrada, el domingo en el cierre de la carrera entre Monza y Milán (29,3 km). 

El campeón del Giro en 2016, Vincenzo Nibali (4º), está a 3 minutos y 40 segundos. Pero su mánager Alex Carera todavía no lo descarta de la carrera por el triunfo: "Las próximas etapas le convienen y está cada vez mejor. Todavía está en la pelea por la 'maglia' rosa".

Más dubitativo parece el propio ciclista: "Mis parámetros son muy buenos, pero el nivel es muy alto, hay algunos que están mejor que yo".

Equipo vulnerable

 

La llegada a Blockhaus en la novena etapa supuso un duro golpe para Dumoulin. Perdió a su compatriota Wilco Kelderman, en la caída colectiva provocada por una moto de la policía mal aparcada, su mejor aliado en la montaña.

Sin Kelderman, el equipo Sunweb puede sufrir en las etapas en las que se encadenan los puertos. Dumoulin tendrá que recurrir a sus conocimientos tácticos, jugar con las alianzas y los intereses de cada equipo, para guardar o mejorar su posición en la clasificación, como suele ocurrir en la última semana de una gran vuelta.

Actuación excepcional

 

El ciclista de Maastricht fue capaz de aguantar en la cima de Blockhaus y de asombrar a sus adversarios en Oropa. Dos subidas duras, donde culminaron dos etapas cortas.

"Oropa me convenía perfectamente", reconoció Dumoulin, que desarrolló una potencia excepcional en esta ascensión de 12 kilómetros (al 6,2 %). 

La actuación del gran rodador holandés (1,86 m y 69 kg), que recordó los tiempos de Miguel Indurain, impresionó y sorprendió a todo el pelotón. 

"Estoy sorprendido, es mejor escalador de lo que pensábamos", reconoció Quintana este lunes, en la jornada de descanso.

Máxima potencia

 

"Su prestación es compatible en términos fisiológicos con los valores que tiene en la contrarreloj. Un Ferrari puede ir tan rápido en una subida", señaló en el Corriere della Sera Fabrizio Tacchino, formador de técnicos italianos.

Entre sus cambios físicos, la pérdida de peso con respecto al ciclista que compitió en la Vuelta a España 2015, en la que rozó la victoria. Además, la meteorología le ha ayudado -sin lluvia, poco viento y una temperatura agradable-.

Si Dumoulin entra en la última semana de la 100ª edición del Giro como gran favorito, Tacchino es precavido. 

"A partir del martes es otra cosa. Hasta ahora, no ha habido altitud o dos o tres grandes subidas consecutivas. Un físico como el de Dumoulin, con un sistema inmunitario al límite, puede verse en dificultades ante ataques importantes, incluso ceder bruscamente", explica.

"Pero si sus adversarios no lo intentan el todo por el todo, Dumoulin ganará", añade.

últimas noticias