Alfredo Binda, el ciclista al que el Giro le pagó para que no corriera

El ciclista nacido en Cittiglio fue el primer gran campeón del Giro de Italia. Dominó la carrera entre 1925 y 1929, años en los que se coronó en cuatro ocasiones. Su último título lo logró en 1933.

Alfredo Binda fue el primer ciclista en ganar cinco Giro de Italia.AFP

Alfredo Binda fue un ciclista sin igual. Desde su debut en 1922 hasta su retiro en 1936 dominó a placer las competencias en Italia. Fue el arquetipo del ciclista moderno. Supo combinar la fortaleza para las carreras de un día, con una increíble capacidad en el ascenso. Pocos pudieron detenerlo. Ganó tres títulos en el Mundial de ruta, cinco en el Giro de Italia, dos coronas de Milán-Sanremo y cuatro Giro di Lombardia. Por ese dominio tan marcado que demostró, en 1930 la ‘Gazzetta dello Sport’ le pagó 22,500 liras por no participar en la edición de 1930.

La razón de la organización para tomar esta decisión era simple: una victoria más de Binda podría aburrir a los aficionados. Así que no se corrieron riesgos. Y claro, el pedalista nacido en Cittiglio parecía que había nacido para imponer su ritmo en el ciclismo. Esa habilidad la demostró desde su debut en la ronda italiana en 1925, en la que con tan solo 23 años logró una victoria notable. Superó por casi cinco minutos a Constante Girardengo y por 7 minutos, 22 segundos a Giovanni Brunero. Fue un dominio casi total en la general del nacido en Cittiglio, quien lideró la competencia en ocho de las 12 etapas que se corrieron.

Pero su leyenda no paró ahí. Dos años después estuvo imparable. Ganó 12 de las 15 etapas y lideró la carrera de inicio a fin la competencia. Nadie pudo pararlo. Las diferencias con respecto a sus dos acompañantes en el podio en 1927 fueron abrumadoras. El segundo ciclista en la general fue Giovanni Brunero, a quien le sacó 27 minutos, 24 segundos, mientras que el tercero, Antonio Negrini, finalizó la competencia a 36 minutos, 6 segundos de Binda.

En 1928 aunque sus números no fueron tan estremecedores como el año anterior. Nuevamente dominó a placer. Ganó siete fracciones y dominó en la general. Superó por 18 minutos, 13 segundos a Giuseppe Pancera y por 27:25 a Bartolomeo Aimo, segundo y tercero de la general, respectivamente. Y en 1929 ganó ocho etapas consecutivas. Nadie logró controlarlo.

En 1930 con la idea de seguir los pasos de L’Equipe y el Tour, la ‘Gazzetta dello Sport’ lanza la camiseta rosada del líder para darle un nuevo aire un Giro que se estaba volviendo aburrido, repetitivo y estaba perdiendo el interés público (excepto en Varese y Cittiglio). Tan grave era el problema que los anunciantes estaban rechazando la carrera y el famoso papel rosa del rotativo deportivo. Sabían que una nueva exhibición de Binda podría acabar con la carrera.

Así que tomaron la decisión de llevarle regalos y pagarle para que no participara, por lo menos en esa edición. Una delegación fue enviada para hablar con Binda y sus patrocinadores. Y la pregunta fue clara: “¿por una pequeña suma, digamos 22,500 liras en efectivo de pago inmediato y sin hacer preguntas, usted podría considerar no competir en el Giro de 1930?”. La cara de Binda no fue de sorpresa. Simplemente se puso a reflexionar, hizo algunos cálculos rápidos y llegó a la conclusión que con esa suma podría comprar dos casas grandes en Milán como propiedades de inversión. Su respuesta no tardó más de cinco segundos: “cuenta con ello”, dijo con entusiasmo.

Ese año corrió el Tour de Francia y aunque ganó dos etapas, se retiró. Volvió al Giro en 1931 y también tuvo que retirarse. Fue hasta 1933 que logró vestirse por primera vez en su carrera de rosa. Ese fue el último Giro de Italia que ganó. El quinto en su historial. Tan grande fue su leyenda, que la marca de 41 victorias en la ronda italiana solo la pudo superar Mario Cipollini en 2003. “Nunca pensé que pudiera romper el récord de Binda, soy un campeón en el sprint y no puedo ser comparado con campeones como Merckx y Binda”, dijo el ciclista italiano con los ojos humedecidos después de la victoria que logró ese 19 de mayo.

 

últimas noticias