Ana Cristina Sanabria, la reina del ciclismo de ruta

Con 27 años, conquistó por segunda vez la Vuelta a Colombia Femenina.

Ana Cristina Sanabria, dos veces ganadora de la Vuelta a Colombia Femenina. / Cortesía FCC

Ana Cristina Sanabria aprendió a montar en bicicleta tarde. Tenía 17 años cuando su primo Javier Hernández le prestaba una que tenía en la vereda Santa Rita Zapatoca, en Santander, para hacer los mandados. No le incomodaba que le doblaran el trabajo, pues eran más kilómetros para practicar, más tiempo para afianzar una pasión que llegó de la mano de la locura y el amor por el deporte. Su temperamento se veía reflejado en la manera en la que obedecía sin refutar. Pura nobleza. Intentó ser atleta, pero su empuje apenas le duró unos meses, hasta que se dio cuenta de que esa disciplina no era la suya. También probó en el ciclomontañismo antes de irse a Bucaramanga, en donde comenzó su camino por el ciclismo de ruta.

Fue Federico Muñoz quien la guió en sus primeros pedalazos. No tuvo que corregirle mucho, sólo hacer una que otra sugerencia en la manera de pedalear para que fuera natural, por inercia, por puro recuerdo de las piernas. Había talento y ganas, una combinación poderosa en el deporte.

Ana Cristina personificó el anhelo de María, su madre, quien un día le confesó que también había querido ser ciclista, pero que por la falta de recursos no lo logró. En este caso, aunque tampoco tenía recursos, tocó puertas, buscó patrocinio y llegó a Tunja (Boyacá), en donde trabajó en una heladería llamada Pura Fruta. Tenía que limpiar, despulpar la fruta, vender, hacer las veces de mesera, de todo.

Todo ese esfuerzo valió la pena. El año pasado ganó la primera edición de la Vuelta a Colombia Femenina, con total superioridad. Y este domingo, en la segunda edición de esta competencia, nuevamente se coronó campeona, demostrando que es la reina del ciclismo de ruta femenino en el país. “Quiero agradecer inmensamente a la Federación por hacer este esfuerzo de una carrera sólo para mujeres. El ciclismo femenino está imponiéndose y cada vez contamos con mayor apoyo para poder crecer”, confesó la santandereana de 27 años, quien en esta carrera defendió el liderato en la etapa final, que concluyó en Manizales.

“No pensé que el cuerpo me diera para tanto. De verdad fue muy emocionante porque venía mal al comienzo de la etapa, con cansancio acumulado. Pero todas venían igual que yo y por eso logré rematar como quería hacerlo”, dijo.

Respecto al futuro, Sanabria sueña en grande y asegura que ahora “espero estar así en un Giro de Italia o un Tour de Francia. Este triunfo me da más confianza para seguir trabajando por ese objetivo. Se han abierto puertas y como este resultado seguirán más. Estamos empezando el camino que ya han dado los hombres y están triunfando en el exterior. No soy Nairo Quintana, soy Ana Cristina Sanabria. Ya oirán mucho más de mí”.

 

últimas noticias

Rafael Gutiérrez, digno heredero del downhill