Publicidad
30 Jun 2022 - 4:28 p. m.

Un Tour de Francia bien complicado

Los fantasmas de la pandemia, de los pavés, de los vientos cruzados, de los calores extremos amenazan la prueba.

Rafael Mendoza - ramendozaq@yahoo.com

Organización de la salida del Tour de Francia en Copenhague. EFE/EPA/Liselotte Sabroe DENMARK OUT
Organización de la salida del Tour de Francia en Copenhague. EFE/EPA/Liselotte Sabroe DENMARK OUT
Foto: EFE - Liselotte Sabroe

Desde 1.983 Julio es para millones de colombianos el mes del Tour de Francia. No fue necesaria más que esa participación, que tuvo ribetes épicos, para que la carrera más importante del ciclismo mundial se metiera en el corazón y en la mente de los fanáticos de este deporte. Este viernes se inicia la prueba en Dinamarca, con un recorrido de 3.200 kilómetros y de entrada no parece muy favorable para los colombianos Nairo Quintana y Daniel Felipe Martínez, las dos cartas que tendrá nuestro país en la búsqueda de los máximos galardones.

La excelente forma que han mostrado los dos grandes aspirantes a la victoria, Tadej Pogacar y Primo Roglic, los 53 kilómetros contra el reloj, la complicada etapa con 11 trayectos de pavé, el clima caluroso que se van a encontrar, la gran posibilidad de vientos cruzados que pueden formar abanicos, la guerra que tiene trastornada a Europa y la amenaza silenciosa de la pandemia son factores que hacen de esta carrera una aventura bien complicada que va a obligar a exigirse al máximo a nuestros pedalistas.

Lo invitamos a leer: Se prepara el relevo en la selección de baloncesto

Los dos corredores eslovenos se han paseado victoriosos en la primera parte de la temporada y se mostraron imponentes en su última carrera, las Vueltas a Eslovenia y a Suiza, casi anunciando que se van a sacar chispas en la prueba francesa, pues si Pogacar casi es considerado invencible por la mayoría de los expertos Roglic cuenta con un equipo más compacto que puede meter en problemas a su compatriota si tiene la colaboración de otros aspirantes al título como el ruso Alexander Vlasov, el danés Jonás Vingegaard, el español Enric Mas y los dos colombianos.

Sin esperanza de una victoria de uno de los suyos, ya que no estará Julián Alaphilippe, camiseta amarilla en buena parte del recorrido en años pasados y Román Bardet no aparece en los días gloriosos, los franceses suman ya 37 años desde su última victoria, conseguida por Bernard Hinault en 1.985. Pero su amor y su pasión por la “carrera de las carreras” los llevará de nuevo a las carreteras y calles para aplaudir al paso de la caravana.

Recorrido exigente

Por primera vez el Tour se va al norte del continente en una etapa contra el cronómetro de 13,2 kilómetros en Copenhague y dos jornadas en línea en Dinamarca casi llanas, con seis pequeñas cotas de cuarta categoría y muchas posibilidades de abanicos. El lunes se regresa en avión a Dunkerque, el martes se irá en terreno ondulado hasta Calais y el miércoles los favoritos enfrentarán una especie de ruleta rusa por los 19.4 kilómetros en once tramos de pave. Un pinchazo o una caída pueden echar por tierra cualquier aspiración.

La primera llegada en montaña será en la séptima jornada, en La Super Planche des Belles Filles con siete kilómetros con el 8.7 por ciento de desnivel. Luego, en la novena, se subirá al Col de la Croix con 8.5 kms. al 7.6 % y se concluirá en Chatel Les Portes du Soleil con 15.4 kms. Al 6.1 %.

Siga leyendo: Este es el trazado por etapas del Tour de Francia 2022

En la segunda semana se enfrentarán dos etapas durísimas con cimas que sobrepasan los 2.000 metros, la undécima con el Telegraphe de 11.9 kms. de ascenso al 7.1 %, el Galibier con 17.7 kilómetros al 6.9 % y llegada en el Col du Granon y la doce en la que se subirá el Galibier por la otra cara con 23 kms. al 5.1 %, La Croix du Fer con 29 kilómetros al 5.2 % la durísima subida a L Alpe Huez de 13.8 km al 8.1 por ciento.

Y en la tercera semana la montaña estará en las etapas 17 y 18 en las que los escaladores tendrán que echar sus restos para poner distancia de por medio antes de la contrarreloj de 40 kilómetros del penúltimo día en la que Daniel Felipe Martínez tiene mayores posibilidades de lograr un buen registro. Entre Saint Gaudens y Peryragudes se subirá a Aspin con 12 kms. al 6.5 %, luego a Val Louron con 10.7 kms. al 6.8 7 y a la llegada con 8 kms. al 7.8 %. La última fracción de montaña, entre Lourdes y Hautacam, tendrá el Aubisque de 16.4 kms al 7.1 %, Spandella con 10.3 kms. al 8.3 % y Hautacam con 13.6 kms. al 7.8 por ciento.

Sobrevivir al difícil trazado, a la pandemia, a los golpes de calor que ya golpearon a Nairo en la Ruta de Occitania y a los vientos cruzados será un reto formidable… Ganar, casi un sueño, como el que dice que llevó en sus maletas el corredor boyacense y como el que se espera de Daniel Felipe que tendrá que mostrarse más fuerte que sus compañeros Geraint Thomas y Adam Yates.

🚴🏻⚽🏀 ¿Lo último en deportes?: Todo lo que debe saber del deporte mundial está en El Espectador

Síguenos en Google Noticias