Mark Cavendish ganó etapa 18 de la Vuelta a España

El italiano Vincenzo Nibali se mantiene como líder de la competición.

El británico Mark Cavendish (HTC-Columbia) se impuso este jueves al sprint en la 18ª etapa de la Vuelta a España, disputada sobre 148,9 km entre Valladolid y Salamanca (centro), mientras el italiano Vincenzo Nibali (Liquigas), sigue líder de la general.

"Ha sido un final trepidante, se iba a mil por hora. He tenido que cambiar hasta cinco veces de velocidad, para saber con qué potencia tenía que disputar el sprint", dijo Cavendish tras una etapa de transición a la espera de la montaña y la etapa decisiva del sábado.

El británico ganó en un sprint masivo en la línea de meta al argentino Juan José Haedo (Saxo Bank) y al portugués Manuel Antonio Cardoso (Footon), tras marcar un tiempo de 3 horas, 27 minutos y 11 segundos.

La etapa no ha causado ningún cambio en la general, donde Nibali sigue de líder con el español Ezequiel Mosquera (Xacobeo) escolta a 38 segundos, augurando un duelo entre ambos por el triunfo final en Madrid.

"Me canso de decir que las jornadas de transición no son buenas hay que estar atentos, y puedes caer en lo más absurdo, ya no quedan casi etapas, pero he estado todo el día pendiente de Vicenzo Nibali, sobretodo para que no hubiera imprevistos", dijo Mosquera.

"Ezequiel Mosquera y yo nos jugamos la Vuelta a España en la Bola del Mundo, supongo que me atacaran otros, pero el más peligroso es él y he de controlarle", afirmó Nibali, en referencia a la decisiva etapa del sábado.

Ese día los ciclistas se enfrentarán a una etapa de 172,1 km entre San Martín de Valdeiglesias y la Bola del Mundo (172,1 km), el punto más alto de la sierra madrileña de Guadarrama, la víspera de la llegada a la capital de España.

"Echaré en falta los 30 segundos del pinchazo (en la contrarreloj del miércoles), era una buena ventaja, pero es lo que hay. Mañana (viernes) puede ser una etapa peligrosa pero tengo un equipo muy fuerte que me está apoyando continuamente, y estamos adelante controlando", dijo Nibali.

El Liquigas fue uno de los equipos que mantuvo el control del pelotón durante la etapa de este jueves, junto al Columbia y el Garmin, dos equipos que buscaban colocar bien a sus velocistas de cara a la previsible llegada al sprint tras una etapa de transición completamente plana.

Como suele ocurrir en este tipo de etapas, un grupo de ocho corredores intentó la gran escapada, prácticamente desde el kilómetro 5, aunque el intento estaba condenado desde el inicio al fracaso con un pelotón controlado bien a los fugados, a los que en ningún momento dejó irse a más de 2 minutos 50 segundos.

A falta de 50 km para la meta llegó el temido viento lateral y a 13 kilómetros de la misma empezaron las maniobras para colocar a los hombres con posibilidades de ganar la etapa.

El belga Philippe Gilbert (Omega Pharma) intentó arrancar a cuatro kilómetros de la meta, pero fue rápidamente absorbido y el pelotón se preparó para una llegada masiva, apareciendo en los últimos metros el australiano Matt Goss para lanzar a Cavendish, quien finalmente se impuso en la línea de meta.

El viernes tendrá lugar la etapa más larga de la Vuelta con 231,2 km con salida en Piedrahita y llegada en Toledo, con una única dificultad montañosa, el Puerto de la Chia, de segunda categoría.