Brillante defensa de Nairo

Froome atacó sin descanso y sin resultado en los pavés.

Nairo Quintana previo a la etapa 4 del Tour de Francia. Foto: AFP

Tras cuatro días de competencia Nairo Quintana mantiene casi intactas sus posibilidades de victoria en el Tour de Francia y cada vez se ven más lejanas las opciones de Chris Froome y Vincenzo Nibali de conseguir una ventaja amplia que les permita respirar tranquilos antes de encarar las etapas pirenáicas.

Aún quedan cuatro jornadas llanas en el norte del país y una fracción contra el reloj por equipos, pero a primera vista se ven menos complicadas que las que ya se corrieron. Quizás la escuadra de Movistar tendrá que estar muy atenta en la etapa de este jueves, cuando de nuevo la caravana ciclística rodará al borde del mar y el viento puede ocasionar sustos si es lateral ya que de inmediato se formarán los temidos abanicos y así mismo tendrá que llevar bien colocado a su líder el sábado cuando se terminará en el Mur de Bretagne, una subida corta y dura, como la que llegó a Huy.

Para los colombianos el balance es más que satisfactorio: Quintana tras realizar una buena cronómetro sorteó bastante bien ese segundo día de tormentas, vientos, abanicos, cortes y caídas. Es cierto que perdió más de minuto y medio pero el trabajo del Movistar fue brillante al mantenerlo relativamente cerca de sus tres grandes rivales. Y lo ocurrido ese día hizo que se activaran las medidas de seguridad, que tuviera una mejor colocación en el lote y ello le permitió librarse de la caída masiva del tercer día y así mismo el que pudiera pasar los tramos de pavé de la cuarta etapa sin demasiados sustos. Así mismo hay que resaltar que aunque Rigoberto Urán se vio involucrado en la rodada del lunes se ve fuerte y animado y promete ser una preocupación más para quienes quieren ganar el Tour. Por primera vez en la historia dos “escarabajos” llegan en el grupo puntero en una etapa con pavés.

Y la batalla no ha sido fácil. Alberto Contador ha puesto a trabajar muy duro a su equipo al frente del pelotón buscando un corte que deje atrás a Quintana mientras que en el pavé Chris Froome se puso en cabeza en casi todos los tramos con la esperanza de cortar a sus rivales. Solamente lo logró en el último pero quienes quedaron a su rueda se negaron a colaborarle. El español y el británico pueden estar echándose la soga al cuello, el primero porque por el desgaste al que está sometiendo a sus compañeros seguramente no va a tener ni un escudero en la montaña –como le ocurrió en el Giro- y el británico puede acusar el esfuerzo realizado en el llano cuando enfrente los ascensos.

La batalla por el título cada día se pone más interesante. Por ahora la balanza parece inclinarse en favor de los escaladores. Nairo sube cada día en las apuestas y las declaraciones de “Perico” Delgado, de Eddy Merkx y de Bernard Hinault, que lo consideran como el gran favorito seguramente le subirán la moral para enfrentar las dificultades que aún le quedan en esta primera semana de la carrera.