Cali vibra con el ciclismo de pista

Con una docena de Copas del Mundo organizadas y el velódromo más rápido del continente esta ciudad es modelo de gestión para otros deportes en Colombia.

Cada año la capital del Valle recibe durante al menos una semana un baño de popularidad y buena imagen a nivel internacional cuyo valor se tasa en varios millones de dólares. Sin embargo, a la ciudad le sale gratis. Al menos no paga por esa campaña de buena prensa que realizan los periodistas acreditados para cubrir la parada de la Copa Mundo de Ciclismo de Pista que desde el 2008 realiza la Unión Ciclista Internacional, UCI, en Cali.

Según datos de la oficina de prensa de esa organización, en la cual participa también la Federación Colombiana de Ciclismo, un total de 320 profesionales de medios de comunicación cubren el evento, divididos entre 180 periodistas y 140 técnicos de radio o televisión.

“La cantidad de notas en periódicos, revistas, noticieros de radio y televisión, así como medios online, que destacan no solo la información deportiva de las justas, en la que nos concentramos los últimos tres días, sino que registran el ambiente de la ciudad, sus bondades y su desarrollo; como se dice popularmente: No tiene precio”, señala Gonzalo Hernández, director de comunicaciones del evento.

Además de lo que puedan difundir los reporteros que están en Cali, buena parte de la campaña publicitaria que recibe la ciudad sale de la propia boca de los extranjeros que la visitan. Así lo hacen cada vez que dan una entrevista los competidores, el personal de apoyo de las delegaciones, los técnicos y sus familiares, a quienes durante la semana previa a las competencias se los ha visto en centro comerciales y lugares de interés turístico como el zoológico, el parque de la caña, los barrios gastronómicos como Granada y El Peñón, entre otras actividades.

Y es que según la Unión Ciclista Internacional y el Comité Organizador, este año se inscribieron 38 Federaciones Nacionales y 3 equipos profesionales, los que oficialmente quedaron registrados para competir por los puntos que otorga esta parada y que son necesarios para clasificar al Mundial Francia que se disputará en febrero de 2015 y para los Juegos Olímpicos Río 2016.

“En total quedaron inscritos 308 ciclistas, un verdadero récord en inscripciones, siendo Europa con 146, el continente con el número más alto de representantes, seguido por América con 72, Asia con 53 y Oceanía con 28 ciclistas”, recalca Hernández.

Juan Peralta Gascón, ciclista español que visita la ciudad por sexta vez y llegó hace una semana con la delegación ibérica: “Me lo paso muy bien, agradezco mucho el clima y también el calor de la gente. En las tardes aprovechamos para tomar algo y caminar por la ciudad. Me encantan los jugos de fruta que hacen aquí porque en España no se consiguen”.

Por su parte, Amy Roberts, del equipo profesional USN de Gales, quien visita por segunda vez la ciudad ya que asistió a la Copa Mundo realizada en 2013, dice que “hemos encontrado muchas facilidades para nuestros entrenamientos, estamos muy concentrados para competir de la mejor forma y por eso es una pena que no hemos podido conocer mucho más de la ciudad”.

Cali también recibe beneficios desde el punto de vista económico. Tal vez el sector que más provecho obtiene es el hotelero que durante esta temporada alcanza una ocupación superior a las mil camas por parte de las delegaciones extranjeras. A ese dato hay que sumarle los turistas que vienen de Bogotá y Medellín, de los cuales la organización no tiene cifras exactas.

“Todas esas personas requieren alimentación, transporte, visitan las atracciones turísticas, generan un dinamismo en la economía de Cali que por la fecha es muy importante ya que es temporada baja y comienzo de año, cuando los presupuestos escasean”, explica Juan Esteban Ángel, secretario privado de la Alcaldía de Cali, entidad que patrocina el evento y ofrece la boletería gratuita durante las competencias con 5.500 cupos diarios.

La pista más veloz de América

Con esta competencia ya son doce las paradas de la Copa Mundo de Ciclismo de Pista organizadas en Cali, así como un Mundial de la misma modalidad que se llevó a cabo el año pasado, una experiencia acumulada que la muestra como potencia en este tipo de eventos. Pero para entender por qué Cali hace parte del circuito mundial de ciclismo de pista y hay que remontarse 45 años atrás, cuando la ciudad realizó los VI Juegos Panamericanos.

Para esas justas se le encargó la construcción del escenario al ingeniero alemán Xavier Kurgan, cuyo resultado fue una de las pistas de madera (africana originalmente) más veloces del mundo con sus 11 grados de inclinación en las rectas y los 46 grados en los peraltes. Pero dicha pista no fue descubierta para el ciclismo internacional hasta 1995 cuando los dirigentes deportivos de Cali y el Valle, entre ellos el actual presidente de la Liga Vallecaucana de Ciclismo, Hernando Zuluaga, luego de realizar un insistente lobby ante la UCI, lograron por primera vez la sede del Mundial para la ciudad.

“Aprovechamos la visita a Cali del presidente de la UCI, en ese entonces, el holandés Heinz Berbruggen para inspeccionar las obras de remodelación del velódromo, meses antes de inaugurarse los Primeros Juegos del Océano Pacífico”, recuerda Zuluaga.

La UCI concedió a Cali la oportunidad de realizar la primera parada de una Copa Mundo en 1996 junto a ciudades como La Habana, Atenas, Busto Garolfo (Italia) y Cottbus (Alemania). Desde entonces y hasta el 2001, la capital del Valle fue la única ciudad del mundo en organizar de manera consecutiva una de las paradas anuales.

Pero en julio de 2001 parte del techo colapsó por una falla estructural ante los fuertes vientos de la zona donde está ubicado el escenario, dañando dos partes de la pista. Las competencias se interrumpieron durante seis años por falta de presupuesto para las reparaciones hasta que en 2008, luego de que Coldeportes, la Alcaldía de Cali y la Gobernación del Valle, hicieran una ‘vaca’, el velódromo volvió a recibir la Copa Mundo de Ciclismo de Pista.

“En la primera refacción que se le hizo a este escenario la pista no quedó bien y tenía parches que dificultaban el rodaje de los ciclistas. Allí es cuando aparece el famoso Francisco Andrade, mejor conocido como ‘Pacho Tablas’, pues fue quien se le midió a cambiar la madera original traída del África, por una madera del Chocó, por eso ahora la pista es de Abarco”, explica Zuluaga.

“El mantenimiento del velódromo es muy complejo, solo en reparación de goteras nos gastamos $200 millones, y eso sin contar los ajustes que se debe hacer a la estructura de anclajes así como a la pista de madera”, dice Hernando Zuluaga, director de la Copa Mundo de Ciclismo de Pista en Cali, y agrega  que “Los buenos ciclista de velocidad en el mundo, cuando conocen el Alcides Nieto Patiño, se emocionan y tratan de sacar sus mejores tiempos. Así ocurrió en el pasado con campeones mundiales como Francesco Moser, Chris Hoy, Victoria Pendleton y ahora con François Pervis, el ciclista más rápido del mundo con una marca de 56 segundos y 800 milésimas en el kilómetro no lanzado”.

¿Quién fue Alcides Nieto Patiño?

El velódromo de Cali fue bautizado en honor a un periodista y cronista deportivo que ejerció su oficio en los ya desaparecidos periódicos caleños “Diario del Pacífico” y “Relator”. Así mismo, fue colaborador permanente en El Espectador.

Alcides Nieto Patiño no solo es recordado en Cali como un hombre cívico sino también como un deportista consumado que en su vida deportiva fungió como boxeador aficionado, pasó por el atletismo y terminó entregando sus mejores esfuerzos a la causa del ciclismo, donde se destacó por ser un entusiasta practicante recreativo de esta disciplina hasta que llegó a convertirse en comisario internacional.

En varias ocasiones fue presidente de la Liga Vallecaucana de Ciclismo y Vicepresidente de la Federación nacional del mismo deporte. También subsecretario de Obras Públicas del Valle del Cauca.

Fundador del primer club atlético, Nieto Patiño fue un incansable propulsor de la construcción del velódromo para la ciudad de Cali bajo el lema de: “El velódromo para Cali no es una necedad, sino una necesidad”. Frase que incluía en todas sus columnas de opinión.