Opinión

Carapaz, un símbolo de unión entre Ecuador y Colombia

Noticias destacadas de Ciclismo

El ciclista de Movistar consiguió la primera victoria de un corredor del vecino país en una de las tres grandes vueltas. Este domingo comienza la batalla frontal de los ases.

En momentos en que las relaciones internacionales entre Ecuador y Colombia pasan por momentos muy difíciles por la absurda guerra impulsada por el narcotráfico, que se vive en la zona fronteriza entre los dos países, el deporte una vez más los reúne en un abrazo sincero y en un momento de profunda alegría. Las dos naciones sienten y celebran un triunfo que sienten como propio porque si nació allá no es menos cierto que se hizo como un ciclista de primer nivel acá.

Richard Carapaz, nacido en la provincia del Carchi, vecina de Ipiales, se vino a correr en Colombia y poco a poco mostró sus extraordinarias dotes de escalador en numerosas competencias, pero en especial en la Vuelta de la Juventud del 2015 en la que se impuso en gran forma sobre esa legión de jóvenes promesas que hoy tiene el ciclismo nacional.

Es el único extranjero que ha ganado esta carrera, creada por El Espectador cuando el pionero de periodismo deportivo en Colombia, don Mike Forero Nougués, era el editor de deportes. Gracias a esa victoria y al Campeonato Panamericano de los sub-23, desde el año pasado forma parte del equipo Movistar de España en el que el gran líder es Nairo Quintana. En la actual temporada ganó la Vuelta a Asturias en la que obtuvo una victoria de etapa.

Le puede interesar: Carapaz le dio a Ecuador la primera victoria en una de las tres grandes

Este sábado el ecuatoriano saltó del gran lote con un ataque fulminante a 1500 metros de la meta, sin que nadie pudiera ponerse a su rueda para sobrepasar a los últimos héroes del día, siete corredores que encabezaron la jornada más de 200 kilómetros entre los que se encontraba el colombiano Rodolfo Torres. La cuesta final, que era bastante tendida fue demasiado para ellos luego de su esfuerzo descomunal.

Los grandes marcharon juntos, quizás pensando en la etapa del domingo,  la que terminará en el durísimo y prolongado ascenso al Gran Sasso de Italia, en la que todavía no vamos a saber quién va a ganar el Giro, pero si nos vamos a enterar de quiénes perderán toda opción de vestirse con la camiseta rosa en Roma. Por ello este sábado ninguno de los ases se movió ya que presentían que en los 60 kilómetros del ascenso final van a enfrentar el primer gran reto. Son 225 kilómetros por un terreno muy accidentado tras el que se encontrará un ascenso final de 47 kilómetros en el que se la van a jugar todos.

Para los colombianos es muy importante saber en qué condiciones para el ascenso duro llega Simon Yates, el actual líder, pues de lo que pase con él dependerá en buena parte la opción de victoria de Esteban Chaves. Únicamente en el caso de que desfallezca el británico podrá buscar el liderato el corredor bogotano ya que no puede atacar a un compañero de equipo.

— Movistar Team (@Movistar_Team) 12 de mayo de 2018

Comparte en redes: