Carlos Betancur, un 'bananito' de exportación

En su estreno en las clásicas de las Ardenas, en Bélgica, el ciclista antioqueño fue gran protagonista. Tercero en la Flecha Valona y cuarto en la Lieja-Bastogne-Lieja, nada menos.

Betancur, derecha, en la Vuelta al País Vasco, con Sergio Luis Henao.
Betancur, derecha, en la Vuelta al País Vasco, con Sergio Luis Henao.

Y en ambas, el pedalista de 23 años corrió con ambición y desparpajo. De hecho, fue él quien encendió la mecha en las dos pruebas. Fue el primero en atacar en el Muro de Huy y el domingo en Saint-Nicolas.

Su balance no puede ser más que positivo. “Quiero dar las gracias a todos mis compañeros, que han trabajado muy duro, y mis directores deportivos, que me apoyan. Había analizado bien la carrera del domingo y cuando vi que no había ataques y que no pasaba nada, pensé: bueno, intentaré jugármela. Yo lucho y luego veremos. Fue difícil atacar antes de eso y sabíamos qué podía pasar en el ascenso final. Me alegro por mi rendimiento. Progreso año a año y espero que sea aún mejor la próxima temporada”, resume Betancur, uno de los jóvenes valores colombianos que han explotado en 2013, junto con Nairo Quintana y Sergio Luis Henao.

Su temporada promete y su fichaje por el Ag2r La Mondiale ya está más que justificado. En la Vuelta al País Vasco se destapó. Segundo en la Lejana, cuarto en Arrate y séptimo en la general final. Y en las Ardenas ha dado un paso más. Ahora le esperan el Tour de Romandía, a partir de hoy, y el Giro de Italia, en el que luchará por ganar una etapa y la camiseta blanca de mejor joven.

Su adaptación al conjunto francés ha sido incluso mejor de lo esperado. “Quería fichar por una escuadra que me permitiera correr carreras como la Lieja-Bastogne-Lieja para progresar. Era una decisión difícil, pero Vicent Lavenu (mánager de Ag2r) me hizo una buena oferta y el equipo me gustaba. Fue la decisión correcta, porque me llevo bien con todo el equipo y como hay varios corredores italianos me siento como en casa”, afirma el paisa, quien corría antes por el Acqua & Sapone.

“Me siento muy bien en el equipo y creo que mejoré mucho al venir. Me llevo bien con todo el mundo, tanto con los miembros del staff como con los corredores, y creo que ese sentimiento bueno en el equipo contribuye a mis resultados”, añade.

Bananito, como le dicen, fue subcampeón sub-23 del mundo en 2009, ganador del GiroBio en 2010, y en su primer año profesional en 2011 venció en el Giro Emilia y fue noveno en el Giro de Lombardía.

Su brillante trayectoria continuó el año pasado con tres victorias: una etapa del Tour de Bélgica, el Trofeo Melinda y una etapa en el Giro Padania.

Betancur es un pedalista muy astuto en carrera, potente y habilidoso. Necesita mayor experiencia para administrar mejor sus fuerzas en pruebas de varias semanas, pero sin duda seguirá dando que hablar en el Viejo Continente, en donde ya lo miran con otros ojos y lo respetan.

Temas relacionados