"Celebraremos los triunfos de mi hermano Darwin y mi hijo Duván": Remigio Atapuma

El hermano mayor del ciclista del BMC, fue su primer entrenador, es su mayor consejero y desea que su primogénito siga los pasos del ciclista que fue el séptimo colombiano en vestirse con la camiseta roja en La Vuelta a España.

Remigio se ilusiona con las presentaciones de su hermano en La Vuelta a España y de su hijo en la Vuelta a la Juventud.

A Remigio Atapuma en Nariño lo conocen como ‘El Profe’. En Túquerres, donde ha vivido toda su vida tiene un taller de bicicletas convertido en escuela. Ahí le ha trasmitido la pasión por el ciclismo a cientos de jóvenes desde el 2000. Quien le inculcó el amor por este deporte fue su hermano mayor, Alirio. Desde muy temprano se levantaban a oír por radio las hazañas del francés Laurent Fignon y Bernard Hinault en el Tour de Francia; Marino Lejarreta y Pedro Delgado en La Vuelta España. Luego salían por las calles del municipio que los vio nacer a pedalear. Soñaban con estar en el Alpe d'Huez o en los Lagos de Covadonga. Querían que su nombre y apellido sonara en la voz ronca de todos los narradores de ciclismo.    

No fue para ellos, pero su apellido sí fue nombrado en las grandes competenciones del mundo. El menor, Darwin, desde los ocho años fue entrenado y preparado por su hermano Remigio. Él fue el precursor de su escuela y quien cumpliría el sueño de toda una familia. Con sacrificio, dedicación y mucho apoyo entre ellos, los Atapuma son sinónimo de ciclismo en Nariño. Pero ‘El Profe’ es quien educa y trasmite la dedicación que se necesita en este deporte.

Aún lo hace con Darwin y lo está repitiendo con su hijo de 19 años Duván. Con una voz pausada y mucha tranquilidad al hablar, casi como si quisiera pasar desapercibido ante la gente que lo reconoce y admira todo su conocimiento, Remigio le inculca toda la sabiduría a su primogénito. Segundo en la pasada Vuelta a Nariño, debuta este año en la Vuelta a La Juventud. En la primera etapa llegaría en quinto lugar, y así lograba vestirse con la camiseta del mejor novato.

Remigio habló con El Espectador de su vida en el ciclismo. Analizó la presentación de su hermano en la actual Vuelta a España y se puso en el papel de entrenador y padre a la hora de dialogar sobre su hijo Duván.    

¿Qué tan difícil ha sido conformar lo que han logrado hasta ahora?

La verdad el apoyo lo hemos tenido a medias en las administraciones que pasaron. Camilo Romero, el actual gobernador, afortunadamente las cosas han cambiado y el apoyo se ha evidenciado. Y este año todo parece indicar que nos van a seguir colaborando con la escuela que tenemos.Pero la verdad son sólo los padres los que dan los recursos. A nosotros nos toca competir en Ecuador por la cercanía y porque allá al ser en dólares la premiación es mejor que en Colombia. 

¿De dónde viene la pasión por el ciclismo de parte de la familia Atapuma?

Mi hermano mayor practicaba ciclismo. A partir de ahí me empezó a gustar a mí y la pasión se manifestó en el resto de la familia. Está Darwin, mi hijo Duván que va a correr la Vuelta a la Juventud y tenemos otros sobrinos que también quieren seguir con los mismos pasos.

¿Cuántos hermanos son ustedes?

Somos cuatro. Alirio, es el mayor, sigo yo y Darwin es el menor. Alirio fue el que nos inculcó todo el amor por el ciclismo. Siempre se levantaba el Tour de Francia y La Vuelta a España, a las 4 de la mañana que en ese tiempo se trasmitía por radio y ahí todos seguimos con la misma tradición.

En ese tiempo todavía no había nacido Darwin, por lo que cuando nació yo fui quien desde los ocho años empecé a inculcarle la pasión por este deporte y desde ahí se puede decir inició su formación como ciclista. Los frutos se recogieron, integró varios equipos aquí en el país y ya hoy en día toda la familia está muy feliz por lo que se encuentra realizando.

¿Cuál fue la preparación de Darwin? ¿Se puede comparar con la que en la actualidad está recibiendo su hijo Duván?

Primero está la responsabilidad y después el sacrificio. Luego están los entrenamientos, deben ser constantes y a conciencia. Afortunadamente los resultados a todo esto se han venido presentando. Ya Darwin con la experiencia que tiene le ha brindado varios consejos a Duván. Día a día hablan y afortunadamente mi hijo los cumple.

Y claro que ambas preparaciones han sido iguales. Lo principal es el apoyo de la familia que siempre ha estado. Darwin por ejemplo le regaló hace unos años una bicicleta a Duván, es feliz cada que compite y quiere que su sobrino siga los mismos pasos de él.

¿Qué fue lo primero que usted le dijo el primer día que Darwin se puso la camiseta de líder de La Vuelta a España?

Yo habló con él todos los días en la tarde. A penas terminó la etapa me llamó y la verdad es que el hombre no lo podía creer. Estaba feliz y todos estábamos igual que él. Yo tampoco me lo creía. Los cuatro días que estuvo con la camiseta roja fue como un sueño para toda la familia. Darwin no se cambiaba por nadie.

¿Se puede decir entonces que usted es el principal consejero de su hermano?

Sí yo lo saque a practicar ciclismo y ganamos varias competencias en todas las categorías infantiles y juveniles. Lo ganó todo a nivel departamental y a nivel nacional siempre estuvo figurando. Vuelta al Futuro, Vuelta al Porvenir, Campeonatos nacionales y de ahí salió para el equipo Orgullo Paisa, luego al Colombia Coldeportes antes de dar el salto al BMC.

¿Darwin fue el primero de varios que salieron de su escuela para el profesionalismo?

Sí, la escuela la iniciamos en el año 2000 y Darwin arrancó con nosotros. También Darwin Pantoja, que luego pasó al Team Colombia, Ever Rivera salió de aquí a competir a Francia. Nosotros le apostamos únicamente a deportistas nacidos en Túquerres, Nariño. En este momento tenemos 35 ciclistas, todos menores de 15 años y repartidos en las categorías infantiles.

¿Después de 10 años qué pasó, por qué no continúo en el ciclismo?

Sé todo el sufrimiento y lo duro que es este deporte. La verdad es que me retire muy joven, tenía 21 años. No continúe porque desafortunadamente no encontré el apoyo necesario para continuar realizando ciclismo. Por lo que tocó hacer un paso al costado y seguir velando por el bienestar de la familia.

Y hoy en día se ven los réditos de ese apoyo que le brindó a la familia. Por eso me imagino que estará con un ojo en la Vuelta de la Juventud y otro en La Vuelta a España.

Sí, lastimosamente ambas competiciones parten y terminan relativamente a la misma hora. Será una semana en la que nos perderemos la última grande del año, pero esperemos que al final las noticias desde España sean positivas para Darwin.

¿Cuáles son las sensaciones de la presentación de Duván tras la primera etapa? ¿Usted cómo la vivió?

Me quedé en la zona de hidratación (kilómetro 54). Observé a Duván cómodo dentro del pelotón. Igual yo a él ya lo miró como entrenador, dejo el papel de papá a un lado, por eso uno ve cosas que está haciendo bien y otras que debe mejorar.  

¿Y como padre qué siente al ver a su hijo llegar en un quinto lugar y vestirse con la camiseta de mejor novato?

Con apenas 19 años me siento profundamente alegre de verlo llegar con los favoritos de la competición, ya que hechos son competidores de mucha experiencia y con grandes carreras encima. Igual lo que queremos es verlo es ver hasta dónde es capaz de llegar en esta vuelta. Y le cuento que si llega dentro de los cinco primeros es uno de los ciclistas que pronto estarán en Europa.

Al finalizar la premiación, Duván nos comentaba que no se encontraba desgastado, que no estaba cansado. Tampoco sabía muy bien qué había pasado en La Vuelta a España con su tío. ¿Usted como analizó la jornada tanto de su hijo como de su hermano?

Duván se veía tranquilo y sin cansancio. Ahora estamos entre familia mirando cómo le fue a Darwin. Lastimosamente nos enteramos que se cayó y pues esperamos que los que resta de competencia pueda recuperarse y alcanzar a entrar al top 10.

Mientras que Duván sabe qué carrera tras carrera debe mejorar muchas cosas. Pero lo más importante es que él es consciente que la confianza la debe mantener porque hasta ahora viene trabajando bien.

¿Usted va a continuar acompañando a Duván durante toda la carrera?

Yo llego hasta la segunda etapa (Pasto – El Bordo) porque me tengo que devolver a preparar a los ciclistas de mi escuela para la Vuelta del Futuro y la Vuelta del Porvenir. Cada uno debe seguir su camino y continuar con su trabajo. Espero que ustedes me traigan buenas noticias de Duván y deseo que Darwin culmine bien La Vuelta a España.

Temas relacionados

 

últimas noticias