Chalapud dio la sorpresa en el Nacional de Ruta

La fiesta estaba preparada para que alguno de los corredores del World Tour se llevara el título de la ruta, sin embargo, el nariñense del equipo Orgullo Antioqueño ganó en el embalaje.

Róbinson Chalapud (a la izquierda) celebra medalla de oro en el Nacional de Ciclismo, en Medellín. / Óscar Pérez

La fiesta la armaron unos, pero celebraron otros. Los responsables de que las carreteras del oriente antioqueño estuvieran repletas de gente no fueron quienes terminaron con los brazos en alto en la prueba de fondo del campeonato nacional de ruta. En el deporte siempre hay sorpresas, y en esta oportunidad fue el nariñense Róbinson Chalapud, de 30 años, quien la dio. Nadie había hablado de él. Cuando iba a partir la prueba, ni una sola voz se lo mencionó como favorito. Los apellidos que se oían eran Urán, Quintana, Betancur, Arredondo, Anacona y demás corredores de la categoría World Tour, pero ninguno de ellos terminaría con la medalla de oro en su cuello. Es más, tampoco de plata ni de bronce, porque Daniel Jaramillo y Jeffry Gómez fueron los otros dos galardonados.

A pesar de la lluvia y el frío que hacía en Medellín y en cada uno de los municipios por los que pasó la carrera, la gente llenó las vías y les dio ánimo a cada uno de los ciclistas. El regionalismo no existió, lo importante era el pedalismo colombiano. Cuando Nairo Quintana se bajó del bus de su equipo para ubicarse en la línea de salida sólo se oían voces de apoyo. “Sos el mejor, vamos por el Tour”, le gritaban unos, mientras que otros, a pesar de tener camisetas de la marca de Rigoberto Urán, Go, Rigo Go, le decían: “Esta es tu casa, bienvenido”. Los diez pedalistas del World Tour fueron homenajeados al comienzo y posaron para la foto, la misma que quedará para el recuerdo porque por primera vez participaron ciclistas de tal categoría en este evento nacional.

Entre esos titanes se destacaron los percances que vivieron Miguel Ángel López, del equipo Astana, quien perdió su bicicleta en el viaje a Colombia y tuvo que pedir una prestada para tomar la partida, además de lo vivido por Julián Arredondo, que estuvo hasta el último segundo buscando su número para poder partir, pues nadie en representación suya había ido al congreso técnico a recoger las escarapelas. Claro que todo eso no fueron más que anécdotas, porque al final cada uno de ellos puso su ingrediente para lo que fue una fiesta que ahora se volverá costumbre en cada febrero, como lo anunció el presidente de la Federación Colombiana de Ciclismo, Ramiro Valencia Cossio.

El protagonista de la jornada fue un Quintana. Todos preveían que sería Nairo, pero su hermano menor, Dayer, quien tuvo una destacada actuación en el Tour de San Luis y venía con ritmo de competencia, se metió en la fuga desde los primeros kilómetros y estuvo a tan sólo tres de quedarse con la camiseta que tenía como gran objetivo su equipo, el Movistar. Un triunfo de Rigo llegó a ilusionar a la gente en su momento, pues estaba bien ubicado para el embalaje final, pero Chalapud, un hombre que voló tan rápido como los aviones que constantemente pasan por esta región en la que queda el aeropuerto de Rionegro, alzó los brazos primero que nadie.

Chala llegó esta temporada al equipo Orgullo Antioqueño gracias a la gestión del técnico Gabriel Jaime Vélez, quien creyó en su talento para liderar el conjunto que en esta temporada participará en la categoría continental. “Él es nuestro gran baluarte. Comenzó muy bien la temporada con este título. No cualquiera puede darse el lujo de tener en su escuadra al campeón nacional de Colombia”, destacó Vélez. “Esto es un sueño hecho realidad. Les gané a todos los chachos de Colombia. Nunca olvidaré este momento”, afirmó por su parte el campeón, quien relevó al bogotano Miguel Ángel Rubiano, del Team Colombia, que fue el dueño de la tricolor en 2014 y la lució por las grandes carreteras de Europa.

Temas relacionados
últimas noticias