25 Mar 2021 - 1:47 a. m.

Ciclismo Capital: la nueva luz del ciclismo bogotano

Esta es la historia de lucha de uno de los equipos juveniles importantes y necesarios en el país, pero que puede desaparecer por la falta de apoyo. Su historia.

Thomas Blanco- @thomblalin

“La única manera para que pierda es que se caiga, porque él gana siempre”, le dijo hace cinco años la madre de Brandon Vega a Daniel Domínguez, que por esos días estudiaba periodismo en la Universidad de la Sabana. Lo entrevistó para un trabajo y el talento desbordante de aquel niño de 13 años lo sumergió por completo en el mundo del ciclismo bogotano. Un mundo selectivo, hostil y carente de patrocinadores. “¿Brandon, y si hacemos un equipo nosotros qué?”.

Esas fueron las palabras que bautizaron a Ciclismo Capital, una escuadra prejuvenil y juvenil que ha apoyado a varios de los futuros grandes talentos del ciclismo colombiano. Y así, sin tantos recursos y reflectores, pero con muchas ilusiones, se estrenaron en la Vuelta al Futuro de 2018, la carrera prejuvenil más importante del ciclismo del país.

Fue en ese año cuando Daniel, en la piel de mánager, gerente y todero, logró diseñar una estructura más sólida. Juan Fernando, uno de sus grandes amigos, lo llamó a tenderle una mano: su familia, aficionados del ciclismo, a través de la empresa de seguridad privada de su familia, Andiseg, se comprometió a patrocinar al equipo con cinco millones anuales. No era mucho, pero suficiente para apoyar el sueño de Daniel y de todos los jóvenes detrás de él. Jóvenes con el talento y la espalda para pelear las grandes carreras. Los resultados fueron inmediatos.

Lea: Burocracia o negligencia: las razones detrás de la suspensión de la Vuelta al Tolima

En esa Vuelta al Futuro, con Brandon a la cabeza, terminaron quintos en la clasificación general. Con una actuación sísmica detrás que no quedó consignada en las tablas, pero sí en la memoria. En la tercera etapa se pinchó en seis ocasiones, se le dañó la bicicleta y se cayó tres veces. Un desastre físico y mecánico que él compuso regresando al grupo de favoritos. “Daniel, mañana esa etapa es mía”, le confesó Brandon tras su hazaña. Y cumplió.

En 2019 se estrenaron en la Vuelta del Porvenir, la carrera juvenil más importante del calendario nacional. El duelo mano a mano era entre Brandon y Germán Gómez, campeón nacional de crono y quien venía de representar a la selección colombiana en el Mundial. Metía miedo, pero sabían que había que ganarle en la contrarreloj. Y por unas milésimas lo superaron, pero días después, tras una caída masiva, el sueño de Ciclismo Capital en la general se desmoronó. Cosas del ciclismo.

En todo ese proceso Daniel Domínguez ha conocido las entrañas del ciclismo prejuvenil y juvenil. Las pocas oportunidades, recursos, los mismos con los mismos, las decepciones, en fin, pero sabía que tenía una generación imperial con la cual pelear el título de la Vuelta del Porvenir en diciembre pasado. Tocó puertas y apareció la luz verde del Ministerio del Deporte: un patrocinio y la materialización del sueño de Ciclismo Capital. Todo quedó listo, todo estaba aprobado. Los planos, la arquitectura del proyecto...

Y de repente, a última hora, el patrocinio se cayó. Y consigo la decepción de Daniel y sus ciclistas, quienes terminaron en el músculo del Strongman y el Ministerio del Deporte, de la estructura de Luis Fernando Cely, más organizada, quien además es el entrenador del equipo Colombia Tierra de Atletas. Hernando Rojas, un entrenador que había trabajado en Ciclismo Capital en el pasado, les ofreció al grueso de ciclistas de Ciclismo Capital los asientos en el equipo del Ministerio. “Muchachos, allí les pueden dar cosas que yo no puedo. No se corten las alas”, les dijo Daniel. Seis de los nueve corredores de Ciclismo Capital terminaron allí.

Y así, a finales del año pasado, con su estructura desmantelada, con tantas limitaciones, Daniel Domínguez armó un nuevo equipo y llegó con Ciclismo Capital a la Vuelta del Porvenir a pelear la carrera frente a sus anteriores ciclistas. ¿El campeón? Johan Ramírez, del equipo Strongman y del Ministerio, el único pedalista de su escuadra que no había pasado por Ciclismo Capital. Eso sí, con un trabajo tremendo de sus compañeros. Brandon Vega ganó dos etapas, Juan Sebastián Ruiz una y Ramírez otra más. Hubo dominio absoluto de la estructura de Luis Fernando Cely: ganaron las cuatro etapas.

Lea: Tao Geoghegan Hart: “Sería feliz de ver a un equipo colombiano en el World Tour”

Pero detrás, en el segundo puesto de la general, con el subtítulo, como campeón de la montaña, erigió un pedalista de Ciclismo Capital: Santiago Garzón. Una carrera en la que mostró toda su clase y que fue su tiquete para que pueda partir este año al ciclismo italiano. Un dotado que dará mucho de qué hablar en los próximos años. Y así, esa Vuelta del Porvenir, en medio de la decepción previa, terminó con mucha alegría para Ciclismo Capital.

Hoy por hoy, con la mayoría de ciclistas ubicados, solo queda un gran talento sin equipo: César Guavita. El hombre “más consentido” de Ciclismo Capital, pues siempre fue el corredor con menos recursos. Un escalador de 19 años que se defiende en la crono y que maneja el arte de saber ubicarse en un pelotón. Vive en el barrio Turbay, al sur de Bogotá. Nunca ha tenido la mejor bicicleta. Y de hecho, como juvenil de primer año, estuvo en el ciclismo español. “Allá es muy duro, todo es muy profesional: cada detalle cuenta. Mi objetivo es llegar al World Tour”, dice quien, en tiempos de fervor por el Alto de Patios, tiene el quinto mejor registro en Strava. Hoy definirá si va con la selección bogotana a la Vuelta de la Juventud. Pasan cuatro y, entre tantos nombres reconocidos, está segundo en la general del chequeo. ¿El primero? Brandon. Sigue luchando.

Como también sigue luchando Ciclismo Capital, un proyecto honesto que amenaza con desaparecer por la falta de patrocinios y apoyo en el ciclismo colombiano.

Comparte: