Gaviria cedió el liderato, Nairo ya es sexto en la general

Comenzó la selección en el Giro de Italia

Fernando Gaviria cedió el liderato y Nairo Quintana ya es sexto en la general. En la primera etapa de montaña el esloveno Jan Polanc logró una merecida victoria en el volcán Etna.

El esloveno Jan Polanc coronó una larga escapada y se impuso en la cuarta etapa del Giro de Italia, en la isla de Sicilia. AFP

El ciclista esloveno Jan Polanc, de 25 años, ganó en solitario la cuarta etapa del Giro de Italia, que terminó ayer en el ascenso al volcán Etna, en una jornada en la que el colombiano Fernando Gaviria le cedió el liderato al luxemburgués Bob Jungels, su compañero en el equipo Quick-Step, mientras que el boyacense Nairo Quintana llegó con los demás favoritos a pelear el título de la prueba.(Puede ver el especial del Giro de Italia Centenario)

Polanc rompió los pronósticos en la prestigiosa etapa que finalizó en el refugio de Sapienza, a unos 1.900 metros de altitud, en la vertiente sur del mítico volcán. El corredor del equipo EAU había formado parte de una escapada con otros tres pedalistas e inició la subida definitiva con cuatro minutos de ventaja sobre el lote principal, en el que ya no estaba Gaviria, especialista en embalajes, pero flojo en los grandes ascensos.

El esloveno fue capaz de mantener su ventaja, terminando con 19 segundos sobre el ruso Ilnur Zakarin, que partió al contraataque antes del último kilómetro, mientras que el británico Geraint Thomas fue tercero, a 29, y encabezó el grupo de favoritos, en el que hubo pocos ataques.

Apenas el italiano Vincenzo Nibali y el holandés Tom Dumoulin intentaron soltarse en los últimos tres kilómetros, pero fueron bien controlados por el costarricense Andrey Amador, gregario de lujo de Quintana.

Al final de la dura jornada, primera de las cinco de gran montaña en la carrera, Jungels logró la camiseta rosada al término de los 181 kilómetros, tal y como lo había pronosticado Fernando Gaviria desde que ganó la etapa del domingo. “Era lo normal. Mi fuerte es el plano, las llegadas masivas, así que en los ascensos no me debo desgastar. Habrá otros días para pelear un triunfo parcial y debo ahorrar fuerzas”, aseguró el antioqueño.

“Hemos pasado tres días de muchos nervios y estrés y este martes ya era otra cosa. El objetivo en esta primera etapa montañosa era estar con los rivales y no perder tiempo respecto a ellos. Creo que hemos controlado bien la carrera. La falta de ritmo de competición se nota mucho y yo me tengo que poner a su altura todavía, aunque el problema fue el viento de cara, que ha sido lo que ha evitado que se hiciera una gran selección en el lote”, analizó Quintana al final del día.

En la general, Jungels le lleva seis segundos de ventaja a Thomas y 10 a los otros grandes favoritos, entre ellos Nibali y Quintana, que es sexto.

Esas posiciones seguramente se mantendrán durante varias etapas tras el baile de líderes de los primeros días (Postlberger, Greipel y Gaviria), pues entre miércoles y sábado no habrá grandes dificultades en ascenso. La próxima gran batalla se librará el domingo, con un premio de montaña de primera categoría en la meta, en el Blockhaus.

Jungels, que ya había sido líder del Giro en 2016, aseguró que “es increíble volver a vestir la camiseta rosa. Para ser honesto, no lo esperaba porque era una subida difícil y había muchos rivales de calidad, pero he progresado mucho y he hecho un ascenso inteligente, sin sobresaltos”.

La de hoy será una fracción propicia para los embaladores y Fernando Gaviria podría volver a figurar. Será un recorrido plano de 159 kilómetros, entre Pedara y Messina, en la isla de Sicilia.

El Giro del centenario terminará el próximo 28 de mayo en Milán, luego de poco más de 3.000 kilómetros y 21 etapas.

 

últimas noticias