Descanso antes de los Alpes en el Tour de Francia

Aún no se ha definido la carrera francesa. Quedan cuatro etapas de alta montaña en la que las diferencias podrían variar.

Nairo Quintana, cuarto en la clasificación general. / AFP
Nairo Quintana, cuarto en la clasificación general. / AFP

El día de descanso es más importante para la cabeza que para las piernas. Es la jornada en la que el corredor se instala en una especie de burbuja fuera de la carrera, entra en contacto con su familia, se somete a masajes y el resto del día es libre. Y aunque se monta un par de horas en bicicleta para soltar piernas, pensando en el futuro, es el momento más anhelado para todo ciclista que participe en una carrera de tres semanas. Este martes, en Berna, Suiza, los 183 pedalistas que continúan en competencia tendrán su merecido descanso tras más de 70 horas sobre una bicicleta.

Esta edición del Tour de Francia ha sido particularmente exigente, en la mayoría de las etapas que en teoría son llamadas de transición, factores externos han hecho las cosas más difíciles para el pelotón. Los vientos cruzados han sido los culpables de que la concentración haya tenido que ser máxima e incluso en largos recorridos no se hayan podido distraer los ciclistas alimentándose o haciendo sus necesidades. La jornada de este lunes, por ejemplo, tuvo un exigente tramo de pavé, en el que los grandes favoritos al título tuvieron que ser muy conservadores hasta cruzar la meta.

Por eso la importancia de este día de receso, pues faltan cinco jornadas para el final del Tour y cuatro de ellas serán con montaña. Los Alpes nuevamente serán los que decidirán al campeón. Aunque el británico Chris Froome parece el virtual ganador, en la tercera semana cualquier cosa puede pasar y coincidencialmente en el remate de la carrera es cuando más ha flaqueado el líder del Sky en las dos ediciones anteriores en las que participó y ganó. Por su parte, es cuando mejor se ha visto a Nairo Quintana, quien aprovechará el descanso de este martes para replantear su carrera y buscar un tercer podio de manera consecutiva en la ronda gala.

La jornada de este miércoles será de 184 kilómetros entre Berna y Finhaut-Emosson, con llegada en alto, en un puerto fuera de categoría. Luego, el jueves, será la cronoescalada de 17 kilómetros, en donde se decantará aun más la clasificación general y se definirá gran parte de la carrera. El viernes otra vez se hará presente la alta montaña, en el recorrido de 146 kilómetros entre Albertville y la cima del Mont Blanc. Serán dos puertos de primera, uno de segunda y otro fuera de categoría. El sábado, en la etapa definitiva, se correrán 146 kilómetros entre Megève y Morzine-Avoriaz. Serán dos puertos de primera, uno de segunda y uno fuera de categoría, a 12 kilómetros de la meta, que será en bajada. Finalmente, el domingo será el paseo de la victoria en París.

Una semana en la que todo podría cambiar, en la que se vale creer en el sueño amarillo de Nairo. Si el boyacense se muestra igual de fuerte que en las ediciones anteriores en la tercera semana, el podio es una gran posibilidad. Por otro lado, por sus cualidades para ascender, no sería difícil obtener un triunfo de etapa más para Colombia.

últimas noticias