Egan Bernal, el mejor colombiano en la primera etapa de la Vuelta a Cataluña

El pedalista nacional finalizó en la octava posición, a 2:42 minutos del ganador del día, Thomas de Gent. Se ubica en la quinta posición en la general.

Egan Bernal, reciente campeón de la París Niza, es el mejor colombiano en la Vuelta a Cataluña. EFE

Thomas de Gendt (Lotto) fue el encargado de mover la primera etapa de la Vuelta a Cataluña. Protagonizó la escapada del día y después contragolpeó en Coll Formic para irse en solitario por más de 60 kilómetros y quedarse así con su cuarta victoria de etapa en la ronda catalana. Sorprendió a todos. No dejó espacio para que el pelotón principal asimilara su ataque y al final superó a todos por más de dos minutos. Entre ese lote, que llegó a 2:42 del ganador, se encontraba Egan Bernal, quien se ubicó en la octava posición. 

De Gendt cruzó la meta con una ventaja de 2:38 minutos sobre el alemán Maximilian Schachmann (Bora), mientras que Grega Bole (Bahrain Mérida) llegó cuatro segundos más tarde como cabeza de un pelotón en el que favoritos como Alejandro Valverde y Nairo Quintana, del Movistar, así como Egan Bernal y Chris Froome, del Sky, no apretaron el acelerador. Por las bonificaciones Alejandro Valverde se ubica en la cuarta posición y en quinta a Egan Bernal, dos de los principales aspirantes al triunfo final.

La Vuelta a Cataluña es el territorio favorito de De Gendt, que, con el de este lunes, sumó su cuarto triunfo de etapa en la ronda catalana después de los conseguidos en 2013, 2016 y 2018. El ciclista belga brilló en la localidad mediterránea de Calella, que por octava vez consecutiva acogía la salida y la llegada de la primera etapa.

En la línea de salida, primeros espadas como Chris Froome, Egan Bernal, del Sky, así como Simon Yates (Mitchelton - Scott), Enric Mas (Deceuninck - Quick Step), Richie Porte (Trek Segafredo) y Thibaut Pinot (Groupama - FDJ), entre otros, afrontaban la ronda catalana con el objetivo de discutir el teórico favoritismo del Movistar.

En esta ocasión, sin embargo, los organizadores plantearon una primera etapa de media montaña, muy distinta a la de 2018, cuando el colombiano Álvaro Hodeg alzó los brazos en un esprint masivo. Precisamente, el velocista del Deceuninck-Quick Step fue uno de los damnificados de la jornada y quedó cortado del gran grupo.

Y es que esta vez el perfil, con cinco altos (tres de primera categoría y dos de tercera), era ideal para que se vieran movimientos. El que tampoco tuvo un buen día fue el colombiano Jarlinson Pantano (Trek Segafredo) que, debido a una indisposición, abandonó a las primeras de cambio.

Ya en el primer puerto de la jornada (Collsacreu, de tercera categoría), seis corredores, entre los que sobresalían De Gendt y el español Luis Ángel Maté (Cofidis), probaron suerte con la primera fuga de la 99ª edición. Bajo un sol radiante y una temperatura primaveral, los escapados llegaron a gozar de una renta superior a los 4 minutos antes del alto de Santa Fe del Montseny (50 km), de primera categoría.

El pelotón rodaba tranquilo, sin nervios, con el Movistar, dominador de las últimas tres ediciones, marcando el ritmo y trabajando para Alejandro Valverde, vencedor de las dos últimas ediciones, Nairo Quintana y Marc Soler, sus tres bazas. El ritmo del gran grupo engullía a los aventureros. Solo De Gendt, centrado en arañar puntos en la clasificación de montaña, mantenía viva la fuga y a unos 50 kilómetros de meta, entre el Alt de Muntanyà y el Collformic, ambos de primera categoría, se despegó de Mate.

En el descenso al último puerto de primera categoría de la jornada, el belga apretó los dientes y no sólo mantuvo sino que aumentó la ventaja con respecto al pelotón hasta los 4 minutos y medio. En el Collsacreu, última ascensión, a 18 kilómetros de meta, se mantuvo sólido para confirmar, en solitario, un triunfo que le sitúa líder destacado en la general.

Goza el belga de una ventaja en la general de 2 minutos y 48 segundos con respecto a Maximilian Schachmann (Bora-Hansgrohe), que terminó segundo con una renta de cuatro segundo con respecto al gran grupo. Descartada la llegada masiva, el pelotón rodó a medio gas y solo Valverde y Bernal movieron el avispero en el último esprint intermedio de la jornada. El español sumó dos segundos, mientras que Bernal cruzó tercero y rascó el otro segundo que estaba en juego.

La primera toma de contacto del pelotón con el asfalto catalán acabó con un triunfo incontestable de un habitual de la Volta, algo que, previsiblemente, este martes no se repetirá entre Mataró (Barcelona) y San Feliú de Guíxols (Barcelona), una etapa ideal para los pocos velocistas presentes. Una jornada tranquila antes de las dos etapas consecutivas de los Pirineos, cuando los favoritos entrarán en escena y discutirán los cerca de tres minutos de ventaja De Gendt.

Sin muchas esperanzas de luchar por la victoria final, el belga tiene claro sus objetivos: acabar la Volta, sumar la quinta victoria de etapa y enfundarse el maillot de la montaña. Palabra de uno de los animadores habituales de la tercera carrera por etapas más longeva del circuito.