Egan Bernal ganó la séptima etapa y es el líder del Tour de L’Avenir

El ciclista de 20 años sorprende en la competencia que es considerada el Tour de Francia de los jóvenes, la misma que ganaron Alfonso Flórez (1980), Martín Ramírez (1985), Nairo Quintana (2010), Esteban Chaves (2011) y Miguel Ángel López (2014).

Momento en el que Bernal se adjudica la jornada de ayer en Francia. Fedeciclismo

Antes de la salida de la séptima etapa del Tour de L’Avenir, Egan Bernal ocupaba el puesto 15 en la clasificación general, a tres minutos y 49 segundos del líder, el austríaco Patrick Gamper, puesto prudente para un hombre que se resguardó del viento en las etapas llanas ahorrando energía. Y eso le sirvió ayer, cuando la carretera se empinó y el trayecto llegó a la población de Hauteluce-Les Saisies, el lugar perfecto para dinamitar el lote, recuperar tiempo y de paso sacar ventaja.

El colombiano y su valentía única. Egan y su capacidad de ir para arriba con una marcha más que el resto. En los últimos 10 kilómetros de los 118,4, Bernal se fue alejando de a poco con una cadencia abismal, viendo como los otros se iban quedando regados.

El ciclista de 20 años se adjudicó la octava etapa de la prueba y de paso asumió el liderato de una competencia que es considerada el Tour de Francia de los jóvenes, la misma que ganaron Alfonso Flórez (1980), Martín Ramírez (1985), Nairo Quintana (2010), Esteban Chaves (2011) y Miguel Ángel López (2014), y que sirve para proyectar a quienes serán las figuras del World Tour en el futuro.

“Muy contento por la confianza que tuvo el equipo en mí. Controlamos de principio a fin, con un ritmo muy fuerte, y cuando la fuga ya estaba a cuatro minutos empezamos a tirar fuerte y logramos esta victoria. Nadie quiso poner un hombre, entonces nos tocó hacer todo el trabajo. Al final me dejaron a 10 km bajo mi responsabilidad y esto me motivó para hacer las cosas bien. Es una victoria grupal”, dijo Bernal luego de cruzar la meta con un tiempo de 3 horas, 14 minutos y 22 segundos, un minuto más que el británico James Knox, segundo en la etapa y ahora su escolta en la pelea por el título a la misma diferencia.

Este sábado habrá otra dura prueba, dolorosa para muchos y alegre para otros. Serán 120,5 km y tres premios de montaña, uno de primera categoría y dos de segunda. El último, el Sainte-Foy Tarentaise, es un lugar a 1.499 metros sobre el nivel del mar y donde la falta de oxígeno nubla la cabeza a la hora de pensar. “Toda mi temporada la preparé con base en esta carrera y el sueño que antes fue lejano ahora lo veo cerca”, apunta Bernal, quien el año pasado terminó en el cuarto puesto de la general, a 2:46 del francés David Gaudu, ganador de la competencia.

Como diría cualquier hombre con los pies en la tierra, Egan sigue ratificando que es uno de los mejores ciclistas juveniles del momento y por qué el poderoso equipo Sky, el mismo de Chris Froome, no dudó en buscarlo para que hiciera parte de su nómina a partir de la próxima temporada. “El campeón del futuro”, como lo llamó su actual jefe, Gianni Savio, está dando grandes resultados en el presente. Sólo restan dos días de trabajar, de dejarse llevar por los instintos para quedarse con la camiseta amarilla que abre puertas y que genera eco en el mundo del ciclismo. Un minuto no parece suficiente para este joven de 20 años que habla con la naturalidad con la que pedalea.