El cazatalentos del ciclismo colombiano

El director del equipo Manzana Postobón en la Vuelta de la Juventud ha entrenado a pedalistas de la talla de Nairo Quintana, Sergio Luis Henao y Esteban Chaves, entre otros.

Luis Fernando Saldarriaga, director del equipo Manzana Postobón. /Anderson Bonilla - Ciclismo en Línea

Como pedalista, el ciclismo no dejó los mejores recuerdos en la vida de Luis Fernando Saldarriaga. Aunque se destacó en categorías infantiles y prejuveniles, integrando equipos como el Castalia cuando éste era división inferior del Manzana Postobón de Pista, el antioqueño vio sus sueños escapar como agua entre los dedos en la Vuelta de la Juventud de 1993 con un equipo de Itagüí. “En esa edición, al dueño del equipo le robaron todo. Nos pasamos pidiendo agua en toda la carrera; fue algo muy duro. Aunque terminé en el puesto 12, ahí me dije: si termino en un equipo de estos, ¿después qué sigue?”, dijo a El Espectador el expedalista, que debido a este suceso y a la falta de apoyo decidió inclinarse por el estudio.

Licenciado en educación física en la Universidad de Antioquia, tecnólogo deportivo del Politécnico Grancolombiano y una especialización en alto rendimiento fueron los títulos que obtuvo este antioqueño de 43 años, quien tras dedicarse a la docencia se vinculó al programa Colombia es Pasión, donde demostró un método de trabajo para mejorar el rendimiento de los ciclistas colombianos.

“En mi método prima la docencia. Necesitamos un sujeto que sea muy cognoscente, que interactúe entre su profesión y lo que pueda dar a través de un pensamiento no abstracto. Al corredor le inculco mucho lo que es el conocer el deporte, cuáles son sus límites y los componentes que sirven para que llegue lejos”, afirmó Saldarriaga, y recalcó que separa la teoría de la práctica, lo que hace que sus corredores sean más íntegros y con conocimiento propio.

Este método se lo inculcó a pedalistas como Nairo Quintana, Sergio Luis Henao, Fabio Duarte, Esteban Chaves, Darwin Atapuma, Jarlinson Pantano y Juan Chamorro, entre otros, y fue precisamente bajo sus órdenes que Quintana y Chaves ganaron el Tour de L’Avenir en 2010 y 2011, respectivamente. “Lo que hago es un proceso que lleva a que el deportista, cuando tenga edad para rendir, lo haga de la mejor manera. Todo esto parte de la conducta, hacer que el pedalista asista a los entrenamientos puntualmente, la disciplina, el amor por la camiseta, y de darle a conocer a quién está representando”, resaltó.

Para la Vuelta de la Juventud, que empezó ayer con una etapa de 149 kilómetros entre Dosquebradas (Risaralda) y Buga (Valle del Cauca), el antioqueño regresó como director del Manzana Postobón, equipo que tiene como jefe de filas a Wílmar Paredes. “Es un buen corredor. Lo entreno desde hace tres años. Conoce mi método y estamos profundizando en un contenido temático para sacar todo su potencial”, finalizó Saldarriaga.

Gracias a los métodos de enseñanza de Luis Fernando Saldarriaga, este pedalista, que está cerca de cumplir los 19 años y ya se coronó campeón de la Clásica de Marinilla y ganó cuatro medallas de oro en el Panamericano Juvenil de Ciclismo en Aguascalientes, México, es el nuevo diamante en bruto de un forjador de talento que todo lo que ha tocado lo ha convertido en oro para el ciclismo colombiano.

 

 

[email protected]

últimas noticias