El ciclismo colombiano está ya en el primer plano

Con pasos de gigante avanzan los ciclistas colombianos en la búsqueda de grandes resultados tanto en las tres grandes Vueltas como en las distintas pruebas que se realizan a lo largo del año en territorio europeo.

Egan Bernal finalizó sexto en la contrarreloj individual de la París Niza. EFE

Lo poco que les faltaba para superar sus deficiencias comienza a superarse gracias a los magníficos avances de esta nueva generación que amenaza con dejar muy atrás los logros de quienes los precedieron. Ya no va a ser una rareza que uno de los nuestros gane Vuelta o Giro y ya hay dos corredores con todas las condiciones para ganar un Tour de Francia. Hasta podemos decir que hay corredores para batirse en grande en las grandes Clásicas de un día.

La primera generación dorada, la que comandaron Lucho Herrera y Fabio Parra, consiguió mucho más de lo que se podía esperar de ella. Casi que fue un milagro que el fusagasugueño se impusiera en la Vuelta a España y que el boyacense se metiera al podio del Tour como tercero. Es que tenían dos grandes deficiencias: Además de su inexperiencia y falta de historia y de conocimiento de las pruebas en Europa no contaban con las fuerzas y la viveza para meterse en los abanicos de los días en que soplaba el viento y, en forma especial, sus resultados en las cronómetros eran mediocres.

En las etapas con viento quizás el único que medio se defendió y consiguió trabajosamente meterse en los primeros abanicos fue Fabio Parra. Los demás eran barridos sin compasión por las ráfagas como si fueran hojas sueltas en la primavera de la Ronda Ibérica. En esta París-Niza vimos cómo Nairo Quintana se defendía muy bien a pesar de que se quedaba sin equipo y especialmente nos sorprendió Egan Bernal, quien no solamente aguantaba al frente sino que era uno de los que rompía la carrera con una fortaleza y unas agallas que mostraron su extraordinaria condición para todos los terrenos. Hoy no sólo es el gran favorito para ganar esta carrera(a no ser que el actual líder, Michael Kwiatkoswki, su compañero de equipo, resista en los ascensos que faltan) sino que pinta como candidato principal para vestirse de rosa el Giro de Italia.

En cuanto a la cronómetro los resultados en el pasado eran desastrosos con la excepción de Alvaro Mejía, ganador de una etapa en solitario en el Dauphiné Liberé y Santiago Botero, quien llegó a ser campeón mundial de la especialidad en Zolder, Bélgica; los demás perdían muchos minutos en unas cronos que entonces eran bastante largas.

Ayer tuvimos la sorpresa de ver al final de la jornada a dos colombianos entre los seis primeros (Daniel F. Martínez y Egan Bernal) y cuatro entre los 20 (Esteban Chaves 14 y Nairo Quintana 17). El bogotano Chávez dio la primera señal de que su recuperación va por buen camino y Nairo únicamente perdió 53 segundos cuando su etapa de preparación está lejos de la de Egan ya que su objetivo está centrado en el Tour de Francia que se corre en el mes de Julio.

Técnicos y periodistas del viejo mundo vienen anunciando en los últimos meses la avanzada extraordinaria de los ciclistas colombianos y hasta se han atrevido a señalar que en un futuro muy cercano se pelearán entre ellos los grandes títulos. Parece que no se equivocan y en los próximos meses lucharán a muerte por la consagración: Egan Bernal en el Giro de Italia y Nairo Quintana en el Tour de Francia… Pero no hay que echar las campanas al viento porque en las pruebas ciclísticas hay mil factores y hasta la suerte que pueden influir en un resultado. Van bien, muy bien, pero eso no quiere decir que van a ganar todo ya que tienen unos rivales muy poderosos.