Los ojos están puestos en la Fedeciclismo

El declive del ciclismo de pista en Colombia

En seis años la selección nacional pasó de tener 19 integrantes a tan solo tres. La modalidad de semifondo está descuidada.

El ciclismo de pista está por los suelos en nuestro país. / AFP
El ciclismo de pista está por los suelos en nuestro país.AFP

El ciclismo de pista es sinónimo de belleza. En esta modalidad la uniformidad, la velocidad y el dinamismo se conjugan para generar un cúmulo de emociones que, segundo a segundo, ondulan a la velocidad del pedalear de sus participantes: a veces, a un ritmo lento, otras con una intensidad tan severa que obligan al corazón a acelerar su palpitar.

En Colombia, esta es una actividad que cuenta con pocos recursos, como muchas otras. Pero así, como lo hacen las demás, ha respondido en la élite y lo ha hecho de una manera notable, que ha dejado escritos cinco nombres en letras doradas: los campeones mundiales Martín Emilio Cochise Rodríguez, María Luisa Calle, Édwin Ávila, Fernando Gaviria y Fabián Puerta. El primero igual de brillante al último.

Pero, como suele suceder en el país, los procesos se cortan de un momento a otro: sin explicaciones ni aclaración alguna. En octubre de 2016, dos meses después de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, José Julián el Chivo Velásquez salió de la dirección técnica de la modalidad de semifondo. La Federación Colombiana de Ciclismo, en cabeza de su entonces presidente Agustín Moreno, explicó que se trataba de una reestructuración de cara a Tokio 2020.

Desde entonces se le dejó la carga de manejar en solitario la selección de pista a John Jaime González, quien hasta ese ciclo olímpico pasado se había encargado de dirigir la modalidad de velocidad. Fedeciclismo creyó que tenía la capacidad de manejar ambas especialidades: grave error. Desde entonces el semifondo fue decayendo paulatinamente. Jorge Ovidio González, presidente de Fedeciclismo, dice que es debido al éxodo de pedalistas a la ruta.

(Lea también: Un italiano será el nuevo entrenador de pista de Colombia)

“Tocamos fondo hace rato”, dijo González. “Tenemos un problema estructural en Colombia, ya que los equipos de medio fondo se hacen con ciclistas de ruta y, a veces, los equipos no los prestan. A eso se le suma la salida del entrenador (el Chivo) hace dos años. Le estaba quedando duro a John Jaime y eso nos hizo reflexionar que tenemos que trabajar, porque ahí contamos con posibilidades de medallas internacionales”, añadió.

Hace falta un método para acercar a los ciclistas de la ruta, que sobresalen en la pista. “Falta proyectar los tiempos y los programas de cada deportista en sus modalidades. Nunca he visto que un ciclista de ruta que haga pista se niegue a ir a representar a su país. Solo hay que hacerlo con tiempo, planificar con los entrenadores de los equipos profesionales y los de las ligas”, dice el Chivo Velásquez, quien hizo lo propio con Fernando Gaviria cuando salió campeón del ómnium.

Pero si fue un tema que sobrepasó el límite, ¿por qué no se hizo nada? Por la confianza que existía de la federación hacia John Jaime González. Al menos eso dice el máximo dirigente de Fedeciclismo. Sin embargo, esa dificultad que tenía el entrenador ya se había notado en el seno del equipo.

“Es complicado que una sola persona se encargue de las dos modalidades. Aunque lo hicimos bien, hacía falta tener un poco más de atención en el semifondo”, resalta el ciclista Juan Esteban Arango, quien fue medalla de oro en el ómnium de los Suramericanos de Cochabamba y plata en persecución individual y la Madison de los Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla, entre otras.

En todo caso, ningún integrante de la modalidad de semifondo estuvo presente en el pasado Mundial de Pista, que se corrió en Pruszków (Polonia), a comienzos de marzo. La selección estuvo integrada por Martha Bayona, Kevin Ríos y Santiago Ramírez, todos en la velocidad. Bayona también participó en el ómnium. No obstante, la santandereana no tuvo su mejor presentación, puesto que venía de superar una lesión en la muñeca.

El retroceso es evidente. En 2014 para el Mundial de Pista de Cali, Colombia contó con una nómina de 19 ciclistas, mientras que al campeonato de Polonia solo asistieron tres. A partir de esto surge la pregunta: ¿cuál es el proceso del ciclismo de pista en Colombia?

El Espectador habló con representantes de tres ligas fuertes en ciclismo: Valle, Antioquia y Boyacá. Todos concuerdan en que se trabaja bien en las categorías prejuveniles y juveniles, pero que después es difícil mantener a los jóvenes interesados en la pista.

Así mismo, ocurre con Atlántico, que a pesar de las dificultades (no tiene presidente y dos miembros más de la junta directiva presentaron renuncia), cuenta con entrenadores que vienen trabajando desde julio sin pago alguno. Y bien en el fondo aparece Chocó. “La Federación Colombiana de Ciclismo no nos voltea ni a mirar. Están más metidos en realizar el Tour Colombia 2.1 que en apoyarnos”, dijo Rodrigo Henao, miembro de esa liga.

“No estamos haciendo nada, porque no tenemos nada”, resalta Henao. “Después de esos Juegos Nacionales de 2015 nos quedamos sin nada, ni siquiera una pista de patinaje para entrenar el ciclismo de pista, como se hace en Caldas. A duras penas, recientemente comenzó la construcción del Polideportivo, pero aquí trabajamos con las uñas: no hay implementos, no hay plata y la poca que destinan para el deporte se pierde en el camino. Da pena y mucha tristeza esta situación”, añadió el dirigente.

Con este panorama, Fedeciclismo accedió a contratar a un entrenador para no dejar de lado el semifondo. Se trata del italiano Cristiano Valoppi, quien tiene experiencia en selecciones como Italia y Argentina. Además, dicen tener una estrategia para que la pista vuelva a renacer: “Hace tres años le pasamos a Coldeportes un proyecto en el que buscamos la realización de eventos de pista de carácter nacional; atraer jóvenes, a través de entrenadores, monitores y eventos prejuveniles y juveniles o profesionalizar la pista”, dice Jorge Ovidio González.

En esa profesionalización, el dirigente habla de armar un equipo pagado de pista, para que no exista la necesidad de pedir prestado a un corredor que se fue a la ruta por razones económicas; sin embargo, el proyecto aún debe pasar por Coldeportes y obtener su aprobación. Por ahora el ciclismo de pista tiene sus oraciones puestas en que Valoppi y John Jaime González puedan hacer una buena llave. Ambos tienen un reto duro para devolverle al país la confianza en una especialidad que vive horas oscuras.

@J_Delahoz

Si es deportista y quiere contar su historia puede escribir al siguiente correo: [email protected]

844202

2019-03-11T06:22:12-05:00

article

2019-03-11T06:22:12-05:00

[email protected]

none

Jesús Miguel De La Hoz

Ciclismo

El declive del ciclismo de pista en Colombia

44

7078

7122