El día que Fausto Coppi hizo vibrar a Bogotá

El pedalista italiano antes de correr el clásico ‘El Colombiano’ estuvo en en el velódromo internacional Primero de Mayo. Ganó dos pruebas en su primer día.

Fausto Coppi, ciclista italiano que se coronó en cinco oportunidades del Giro de Italia. AFP

Regrese al especial del Tour de Francia

En la noche del 17 de diciembre de 1957, Fausto Coppi partió de Milán hacia Bogotá. Su escala fue en Zúrich. Fueron un poco más de 15 horas de viaje las que tuvo que aguantar el italiano. Arribó a las seis de la tarde del 18 de diciembre a la capital de la república en el vuelo 266 de la línea Aero Postal de Venezuela. Su primera estadía fue corta. Entrenó en la mañana del día siguiente de su llegada por los alrededores de Bogotá, acompañado de Luigi Casola, Bruno Sivilotti, Jorge Batiz y algunos aficionados de la capital.

El italiano encabezó una caravana que salió poco después de las 9 de la mañana desde el hotel Tequendama y tomó rumbo hacia el norte, atravesó más de media ciudad. Se entrenó por un poco más de dos horas por lo que ahora se conoce como la autopista norte y regresó al hotel después del mediodía. Días después viajó a Buenos Aires y regresó en enero al país. Su primera competencia fue en Bogotá el 5 de enero de 1958 en el velódromo internacional Primero de Mayo. (Conozca otros personajes históricos del Tour de Francia)

En esa competencia apabulló a sus rivales. Ni extranjeros, ni nacionales pudieron frenar al italiano, quien le demostraba a los colombianos todo el potencial que tenía. Que en aquella época era la máxima expresión del ciclismo. El espectáculo fue notable. No defraudó a la expectativa. Los aficionados bogotanos colmaron las graderías del velódromo, como nunca antes se había registrado. Las pruebas corridas por los ciclistas invitados llenaron de emoción a los asistentes, registrando escenas delirantes, especialmente en aquellos momentos en donde los ciclistas colombianos peleaban de igual a igual con las figuras europeas.

En pocas palabras, el espectáculo fue uno de los más selectos y extraordinarios que jamás haya presenciado la afición colombiana (hasta esa época). No menos de cinco mil personas -como escribió este diario en su edición del 6 de enero de 1958- arribaron a Bogotá procedentes de otros departamentos y poblaciones vecinas para ver a Coppi, Batiz, Silviotti, Casola, Milano, Hoyos, Forero, entre otros.

Las victorias de Coppi

 

El italiano debutó en una prueba en la que se realizaron 20 vueltas a la pista, para cuatro embalajes. El público al verlo alinear en compañía de su coequipero, Ettore Milano, se puso de pie para ver a tan fantástica estampa del deporte mundial. También hicieron parte de esa competencia Luigi Casola, Ramón Hoyos, ‘Zipa’ Forero, entre otros ases nacionales de esa época. En las primeras vueltas Coppi estudió a sus contendores, sin prestarle mucha atención al primer sprint de los cuatro programados.

Sin embargo, después dominó los últimos tres embalajes. Todos los finalizó en la primera posición. Dominó el lote a su antojo. En las últimas vueltas se fue del pelotón, con una potencia tal que nadie fue capaz de agarrarle la rueda. Ante esta acción, los demás parecían quedarse quietos sobre la pista. Milano también se destacó. Escoltó a Coppi en todos los momentos difíciles; en ocasiones lo llevó a rueda y lo soltó sobre la raya y en otras contenía la escapada.

En la segunda prueba en la cual compitió el italiano fue una a la australiana, con eliminación cada dos vueltas. Se trata de eliminar, en este número de vueltas, en este número de vueltas, al último en cruzar la raya. Los últimos tres ciclistas en competencia fueron Coppi, Casola y Hernán Herrón. Coppi, como en la primera competencia, se fue cuando quiso, y como quiso, para ganar con una ventaja notoria. El público, impresionado por la actuación, rompió en aplausos para el más completo de los ciclistas. Segundo fue Herrón y tercero Casola.

últimas noticias