El equipo Colnago femenino, camino al World Tour

Noticias destacadas de Ciclismo

La escuadra colombiana, financiada desde los Emiratos Árabes, también pretende convertirse en el mejor equipo sub 23 masculino del planeta. El proyecto.

La pandemia hizo pasar, casi por alto, una noticia relevante para el ciclismo: el grupo de inversión Chimera Investment LLC, de los Emiratos Árabes, el mismo que está detrás del UEA Team Emirates en el World Tour y el UAE Team Colombia en nuestro país, adquirió la mayoría del paquete accionario de la legendaria fabricante de bicicletas italiana Colnago, inmortalizada por Eddy Merckx, el mejor ciclista de todos los tiempos, cuando impuso el récord de la hora en México 1972 montado en una de sus bicicletas.

Todo empezó en 1952 en Cambiago, en las afueras de Milán (Italia). Cuando Ernesto Colnago, hijo de granjeros, tuvo que dejar el ciclismo debido a una fatídica caída que le causó una delicada fractura en una pierna. Abrió un taller y en 1954 construyó su propia bicicleta, que fue utilizada por el recordado ciclista Fiorenzo Magni, con la que ganó el Giro de Italia 1955. Y dos años después, quien se quedó con la ronda italiana con una bicicleta de Ernesto fue Gastone Nencini.

La geometría y la aerodinámica de Colnago le abrieron un espacio privilegiado en el mundo del ciclismo: de 1964 a 1973 fue el mecánico de la selección italiana. Y sus conocimientos le hicieron forjar una amistad especial con Enzo Ferrari, con quien trabajó en el diseño de sus bicicletas al permitirle el uso del túnel de viento de la Fórmula 1. Desde ese momento, la empresa italiana ha conquistado innumerables triunfos. Y hoy por hoy ha puesto sus ojos en el ciclismo colombiano.

Un grupo inversor árabe, que ya tenía actividades financieras, mineras y de construcción en el país, ha decidido apostarle con una inyección económica importante al equipo Colnago CM. Una escuadra con enfoque de género que pretende convertirse en unos meses en el primer equipo femenino latinoamericano en la historia del World Tour, la máxima categoría del ciclismo mundial. Y en la rama masculina espera ser el mejor conjunto sub-23.

“Esperamos que cuando las mujeres levanten la cabeza encuentren en el Colnago un proyecto de vida. Un ciclismo con la misma calidad que hay en los hombres. Si promovemos el ciclismo femenino, vamos a contar con muchas figuras en el futuro. Comprometernos con un equipo masculino en el World Tour por ahora es irresponsable; ese camino en los hombres es muy espinoso, en las mujeres es más sencillo para un equipo colombiano. Tal vez en un futuro esa puerta se abra para los hombres”, apuntó Julio Roberto Gómez, gerente general del equipo, en que sobresalen figuras como Daniela Atehortúa, quien en febrero se consagró como la campeona sub-23 del Tour de Dubái; Catalina Gómez, campeona nacional de ruta; Laura Toconas, Daniela Giraldo, Érika Botero y Carolina Upegui, la madrina y quien más tiene recorrido en el ciclismo en una plantilla que está concentrada en Valencia (España) y con varias jóvenes de veinte años.

En el equipo sub-23 de hombres, reunido en Tarancón (España), sobresalen Víctor Ocampo y Óscar Téllez, que venían de hacer una destacada actuación en el calendario español. “No es un sueño y ya, es un proyecto realista. Tenemos las cifras en la cabeza, sobre todo con la tranquilidad financiera para que esto no se quede en un anhelo. Si no fuera así, la pandemia nos hubiera acabado; al contrario, nos ha favorecido. Pudimos devolver a los muchachos, pero aprovechamos el trabajo en equipo, para que se vuelvan familia. Hemos tenido un intercambio permanente, charlas, en fin. La idea es compartir”, agrega Gómez.

Favorecido porque el coronavirus no los ha frenado: los simuladores han sido la piedra angular de la preparación en España. Y también han aprovechado para trabajar en equipo, conocerse mejor y cimentar la filosofía del Colnago. “Antes de cualquier proceso está la identidad. Alguna vez leí el libro La pelota no entra por azar, de Ferran Soriano, director general del Barcelona, donde cuenta cómo en el equipo descubrieron que no cualquier jugador podía jugar en el Barcelona. Nosotros pensamos igual: queremos personas que sean capaces de mirar el bosque, no el árbol. Ver objetivos, no resultados”.

Ser esclavos de los resultados es el eterno flagelo de los patrocinadores del ciclismo; pero no es el caso del Colnago, que tiene la tranquilidad financiera que da el patrocinio extranjero. Sabe que tiene el respaldo y el tiempo para hacer una estructura sólida. “Afortunadamente ese es un renglón que tenemos claro, todo a largo plazo. No dependemos de condiciones cambiantes. Una vez le ganamos a Argentina 5-0 y nos fue mal en el mundial. Los resultados pueden obnubilar, el hecho de tener un equipo top es parte del camino. La empresa tiene un compromiso grande, no solo comercial. Detrás de esto hay más que un equipo, es una empresa inversora que adelanta gestiones en otros sectores de la sociedad”.

Los trámites en esa ruta para llegar al World Tour siguen su curso. El primer paso será entrar en la categoría continental, el segundo escalón más alto del ciclismo. Este mes la Unión Ciclística Internacional abre las inscripciones. “Vamos rápido; claro que quisiéramos todo ya, pero hay que cumplir un procedimiento. No hemos podido reunirnos con el presidente de la UCI por la pandemia, pero ellos ya saben de nuestro proyecto y aspiraciones. Creemos que el proceso para llegar al World Tour puede tardar un año y medio: lo que queda de esta temporada y el resto de la otra”.

Comparte en redes: