El equipo Sky se la juega por Egan Bernal en el Giro 2019

El ciclista cundinamarqués comandará a la escuadra británica en la primera de las tres grandes de la temporada. Con 22 años (los cumple el 13 de enero), asumirá la responsabilidad de ser el capo del mejor equipo del mundo.

El corredor que cumplirá 22 años el próximo 13 de enero disputará su segunda grande, después del Tour de Francia 2018. Team Sky

En 2014, cuando el Movistar le dio la responsabilidad a Nairo Quintana de ser el líder en el Giro de Italia, el boyacense tenía 24 años, había deslumbrado la temporada anterior con su segundo lugar en el Tour de Francia y, según la prensa europea, cargaba en sus hombros con todo el continente. En lo que fue su debut en la Corsa Rosa el corredor boyacense se quedó con el título, logró su primera corona en una de las grandes (en 2016 se impuso en la Vuelta a España) y demostró que la juventud, bien respaldada, es un arma muy poderosa en la carrera de tres semanas, sobre todo si las piernas responden a lo que la cabeza dictamina. Lo anterior puede servir como motivación, hasta como premonición para los más supersticiosos, de lo que vivirá Egan Bernal este año al mando del Sky, el equipo más poderoso del mundo y que en los últimos dos años lo ha ganado.

Luego de organizar su calendario de 2019, la escuadra británica tomó ayer la decisión de apostarle de nuevo al Tour con Geraint Thomas (actual campeón) y Chris Froome, y de ver en el pedalista cundinamarqués el carácter y los atributos necesarios para quien está llamado a ser el hombre más fuerte en unos años. Egan, el mismo que asumió el papel de gregario en el pasado Tour para que sus compañeros no desfallecieran en la alta montaña, disputará por segunda vez una de las grandes vueltas, esta vez sin tener que seguir las instrucciones de un compañero, pues será él quien las dé, quien tome la decisión de atacar o, por el contrario, de resguardar fuerzas. El tiempo de crecer libremente, como lo tenía estipulado desde un principio el Sky, ha terminado gracias a sus cualidades, a su manera de correr como si se tratara de esos ciclistas de antaño, con mucho que perder, pero también con mucho que ganar.

Le puede interesar: La historia de Egan Bernal

En Francia lo llamaron precoz por lo que hizo en 2018, dando a entender que hacía cosas muy adelantadas para su edad, que tenía la resistencia que a veces solo dan la madurez y los kilómetros en las piernas. Resaltaron su trabajo, adularon al Sky por haberlo fichado y se preguntaron cuándo tendría su primera gran oportunidad. La respuesta empezará a construirse el 11 de mayo en una edición que tendrá algo especial, pues se cumplen cien años del natalicio de Fausto Coppi, el gran campeón local, el hombre de la explosividad. De hecho, el recorrido de este año le encantaría al hombre que se hizo leyenda porque hay montaña por todo lado; ascensos como el de Novi Ligure, donde trabajó como aprendiz en una carnicería, o como el Lovere-Ponte di Legno, un día en el que habrá que pedalear 226 kilómetros y subir y bajar tantas veces que el desgaste será inevitable.

“Me gusta mucho esta carrera. Además viví tres años en Italia y creo que recorrerla será algo sensacional. Conozco los caminos y a la gente, y por eso espero tener muchos aficionados haciéndome fuerza”, apuntó el colombiano recordando que fue en ese país donde dio el salto al profesionalismo en la ruta con el Androni Giocattoli. La carrera terminará el 2 de mayo en Verona con una contrarreloj de 16 kilómetros (empezará con una crono de ocho), terreno que no se le dificultará a Bernal, pues cabe recordar que es el campeón nacional de la modalidad. Por eso la confianza de Dave Brailsford, mánager del Sky, en él, porque en cualquier terreno puede responder como un especialista y puede ser una amenaza para ciclistas más experimentados.

La lucidez mostrada en 2018 (ganó la primera edición de la Colombia Oro y Paz, hoy Tour Colombia, fue segundo en el Tour de Romandía, primero en el Tour de California y 15 en el Tour de Francia) es suficiente para que el Sky vean en él al ciclista idóneo para retener el título que logró Chris Froome, para que el talentoso colombiano demuestre que hace un tiempo dejó de ser promesa para convertirse en el presente, para estar a la altura de Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Esteban Chaves y Miguel Ángel López, sus compatriotas que también tuvieron un comienzo anticipado, pero no tanto como él.

Con nueve años menos que Martín Emilio Cochise Rodríguez, el primer corredor nacional que participó en el Giro (en 1973 con 31 años) y con dos menos que Rafael Antonio Niño, quien en 1974 lo hizo con 25, Bernal no solo tendrá la dura misión de comandar al mejor equipo del mundo, sino de brillar en una carrera que tendrá por todos lados el nombre de Fausto Coppi y la misma mística de siempre con la atmósfera que solo se genera en Italia a causa de la bicicleta.